El colombiano e histórico “Pibe” Valderrama estará en el partido de despedida de “Rambo” de León

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** “Rambo” se retiró oficialmente del fútbol en abril de este año, próximo a cumplir sus 44 años, tras su paso por el modesto equipo Atlético Júnior, de la Liga de Ascenso de Honduras.

Tegucigalpa, Honduras

El exmundialista colombiano Carlos “Pibe” Valderrama participará este jueves en Tegucigalpa en el partido de despedida del hondureño Julio César “Rambo” De León, quien como jugador se puso la camisola de más de 20 equipos de América, Europa y Asia.

Natural de Puerto Cortés, en el Caribe de Honduras, donde nació el 13 de septiembre de 1979, el otrora fino centrocampista internacional hondureño se inició en el fútbol a los 16 años en el Platense, de su ciudad natal.

Su carrera como internacional la inició en Uruguay

“Rambo” se retiró oficialmente del fútbol en abril de este año, próximo a cumplir sus 44 años, tras su paso por el modesto equipo Atlético Júnior, de la Liga de Ascenso de Honduras.

Para su partido de despedida en Tegucigalpa, “Rambo” ha invitado a varios exmundialistas hondureños, entre ellos Amado Guevara, Carlos Pavón, Wilson Palacios, Emilio Izaguirre y Carlo Costly.

Según los organizadores del partid de despedida, de varios extranjeros invitados solamente el “Pibe” Valderrama ha confirmado su asistencia.

Después de tres años en Platense, “Rambo” se enroló en 2000 en el Atlético Celaya, de México, de donde tras una corta temporada regresó a Honduras para jugar con Olimpia, de Tegucigalpa y luego pasó al Deportivo Maldonado, de Uruguay.

En 2001 salió del Deportivo Maldonado y ese mismo año viajó a Italia para jugar con el Reggina, en el que estuvo hasta 2003. Más tarde, para la temporada 2006-2007, volvió a ese mismo club, que en 2007 lo traspasó al Génova.

En Italia, donde estuvo hasta 2010, jugó unos 235 partidos y anotó 41 goles con los clubes Fiorentina, Catanzaro, Sambenedettese, Avellino, Teramo Calcio, Génova, Parma y Torino.

Su vida de trotamundos del fútbol le llevó a los 31 años a jugar una temporada, 2010-2011, al Shandong Luneng, de China, del que regresó a Honduras para sumarse al Motagua, de Tegucigalpa.

Más de 70 partidos con la selección de Honduras

Después de la temporada con Motagua, en 2012 regresó a Italia para jugar con el Messina, para entonces con menos protagonismo que el que tuvo en los otros clubes de ese país.

Volvió a Honduras para jugar en 2013 con Real Sociedad y Platense, y en 2014 fue contratado por Municipal, de Guatemala.

Su carrera como internacional la terminó en Municipal Limeño, de El Salvador, en la temporada 2016-2017.

“Rambo” se caracterizó por el buen trato a la pelota, visión de campo, mucha habilidad en el regate y ser un especialista en lanzamientos libres, de los que los hondureños no olvidan el golazo que le anotó a México en el Estadio Azteca, desde fuera del área, el 20 de agosto de 2008, en partido de las eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica 2010.

Con la selección de Honduras jugó más de 70 partidos entre 1999 y 2008.

Al dejar al Municipal Limeño, entre 2017 y 2022 jugó para los clubes hondureños Olancho, Parrillas One, Platense, Broncos, San Juan y Atlético Júnior, marcando un récord entre los futbolistas hondureños que en más equipos ha jugado, dentro y fuera de su país.

“Rambo”, junto a David Suazo, otrora líder del Cagliari y campeón con el Inter, y Edgar Álvarez, exintegrante de la Roma, han sido los hondureños más destacados en el fútbol italiano.

“El Rambo de la gente”, como también se le conoce, ahora se dedica a formar jugadores en categorías inferiores.

De sus múltiples anécdotas, “Rambo”, apodo que se ganó por ser un auténtico guerrero en la cancha, recuerda la ocasión en que, en el Reggina, le tocó entrar en sustitución de Andrea Pirlo, quien ahora es entrenador.

“Rambo”, en la cancha, tenía características parecidas a las de Pirlo, con quien nunca se quiso comparar porque el italiano, era “muy bueno”.

Lo que “Rambo” disfrutaba con la pelota era hacer su fútbol para regalarle alegría a sus seguidores, principalmente a sus compatriotas “catrachos”, que ahora lo echan de menos. EFE

En nuestra Portada...

Coma