España y Croacia miden fuerzas en la Eurocopa

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** En un grupo de máxima exigencia. Con la combativa Croacia para abrir boca, la vigente campeona de Europa Italia y el broche ante la sorprendente Albania.

Tegucigalpa, Honduras

El gran desafío de España, convertirse en la primera selección que conquista cuatro Eurocopas, arranca con un duelo de altura en el “grupo de la muerte” de la Eurocopa 2024, en el reencuentro con Croacia en el torneo de despedida de la leyenda Luka Modric, con cuentas pendientes tras la final de la Liga de Naciones que devolvió a la Roja a la senda del éxito.

El reto de Luis de la Fuente, décimo seleccionador que dirige a España en una Eurocopa, una figura que ganó empaque hace un año con la conquista del quinto título de la historia de la selección, se presenta en su primer gran torneo fuera del foco del favoritismo, elevando el concepto de equipo por encima de las individualidades de otras candidatas al trono.

En un grupo de máxima exigencia. Con la combativa Croacia para abrir boca, la vigente campeona de Europa Italia y el broche ante la sorprendente Albania, la selección española presenta candidatura con una mezcla de veteranía, representada por futbolistas como Jesús Navas, Álvaro Morata, Dani Carvajal, Nacho o Rodri, y con la insultante juventud de Lamine Yamal, 16 años, que hace “viejos” a Nico Williams, Pedri o Fermín, el último joven talento que derriba la puerta de la selección.

Sin una estrella mundial como carta de presentación, pero con jugadores que dominan sus demarcaciones en el fútbol europeo. Como Rodri, el cerebro de todo, el dueño de los partidos. Dani Carvajal y Alejandro Grimaldo como laterales dominantes de la temporada. Y unos extremos como Lamine Yamal y Nico Williams llamados a ser sensaciones del torneo, que aumentan la verticalidad de España y retocan el estilo del éxito.

La responsabilidad del gol recaerá de inicio sobre Álvaro Morata, con Joselu Mato y Mikel Oyarzabal, que marcó cuatro tantos en los dos amistosos ante Andorra e Irlanda del Norte, esperando su oportunidad. El capitán alteró la paz con la que España preparó el torneo confesando lo que siente al jugar con la selección. Navegando entre el orgullo de superar registros, en su tercera Eurocopa siendo ya el máximo goleador de la selección en el torneo y a punto de entrar entre los tres mejores goleadores de toda su historia, pero con un debate interno sobre su continuidad al sentir excesiva presión por el aficionado, que le lleva hasta celebrar jugar fuera del país.

De aquella Croacia de 2008 queda ya poco. Solo Luka Modric, que con 175 internacionalidades es el jugador con más partidos como absoluto. Una leyenda ante el que es probablemente su último gran torneo, su última gran oportunidad de culminar una carrera brillante y de poner la guinda del pastel de una generación dorada del fútbol croata.

Liderando la vieja guardia, escoltado por Brozovic y Kovacic que pese a su juventud pertenece a este grupo por su experiencia con la selección, Modric, que solo ha ganado una vez a España en los seis partidos en los que ha tenido minutos, se servirá también del buen momento de los más jóvenes para poder poner en aprietos a la Roja.

Especial importancia tendrán en este sentido los laterales. Josko Gvardiol, aunque puede actuar como central y no se ejercitara este jueves por una ampolla en su pie, será titular y apunta a ser el lateral izquierdo emparejado con Lamine Yamal, en lo que se presenta como el duelo más importante del partido. Por el otro lado, Stanisic, lateral propiedad del Bayern, pero cedido en el Leverkusen, intentará frenar a Nico Williams.

Croacia tiene sed de revancha por la final de la Liga de Naciones perdida en 2023. Quiere quitarse la espina de las malas actuaciones en la Eurocopa y empezar con buen pie el que puede ser el último baile de Modric en un torneo mayor con la selección. EFE

En nuestra Portada...

Coma