La Bandera de Honduras brilló en la inauguración oficial de los Juegos Olímpicos de Tokio

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

***En el Estadio Olímpico de Tokio se da el inicio oficial de la edición XXXII de la máxima cita del deporte mundial.

Tegucigalpa, Honduras

La Bandera de Honduras brilló y flameó en la inauguración oficial de los Juegos Olímpicos de Tokio. El mundo se paralizó por completo para presenciar el inicio oficial de la edición XXXII de la justa olímpica con la tradicional ceremonia inaugural.

Los hondureños Keyla Ávila Y Julio Horrego fueron los encargados de cargar el pabellón con las cinco estrellas que unen a millones de catrachos no solo en el país, sino también fuera de él.

Con su traje azul y detalles que representan a la cultura hondureña, la pequeña delegación de atletas hizo su respectivo desfiles ante los ojos de millones que presenciaron la ceremonia al rededor del mundo.

La ceremonia se llevó a cabo en el Estadio Olímpico de Tokio, mismo escenario que albergó los Juegos Olímpicos de 1964 y que en 2015 fue demolido para llevarlo a una capacidad de 68 mil espectadores.

Con menos de 1.000 invitados (debido a las restricciones producto del coronavirus), se vivió un evento lleno de tecnología como uno de los principales ingredientes.

Con un video en el que aparecían varias figuras geométricas hasta formar el Estadio Olímpico, así comenzó la ceremonia. Un viaje en el tiempo trasladó a todos los presentes al año 2013, cuando en Buenos Aires fue designada Tokio como sede de los JJOO de 2020.

Desde ese entonces comenzó un arduo trabajo para llevar adelante. Los atletas, por ejemplo, tuvieron que reinventarse y seguir entrenando pese a no poder salir de sus hogares debido a la pandemia.

Una de las protagonistas fue Arisa Tsubata, enfermera y boxeadora japonesa, quien no podrá competir debido a que su preolímpico fue suspendido por la pandemia. Sin embargo, hoy tuvo su merecido homenaje. Tras ingresar con el número 21 en su espalda, comenzó una cuenta regresiva para dar inicio a los fuegos artificiales que iluminaron toda la ciudad.

Con ella nuevamente en el centro de la escena corriendo sobre una cinta, comenzó una bella coreografía, en la que distintas personas realizaban los gestos típicos de los distintos deportes que dirán presente en esta edición.

Pese al hermetismo que suele reinar en esta clase de eventos, desde la organización adelantaron que la temática es “traer una nueva esperanza y ánimo para las personas de todo el mundo –tanto a través de la experiencia activa de los atletas como por medio del poder del deporte-”.

Como ya es una costumbre, los Juegos Olímpicos son inaugurados por el jefe de estado del país anfitrión, el cual es recibido a su llegada por el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI) y el presidente del Comité Organizador (CO). Luego accedieron a la Tribuna de Honor para poder presenciar el acto desde un punto de vista privilegiado.

Tras el ingreso de la bandera japonesa y que se entonara el himno del país anfitrión, se realizó un sentido homenaje a las víctimas del COVID-19. Tras una emotiva danza, se solicitó un minuto de silencio.

Los atletas ingresaron al Estadio Olímpico de Tokio en un orden dictado por la tradición. Grecia, como creador del evento, entró en primer lugar. La última delegación en salir a escena fue Japón, por ser la nación anfitriona.

Durante esta edición es la primera vez que ingresan siguiendo el orden katakana en japonés (en Tokio 1964 se utilizó el idioma inglés).

Tras izar la bandera olímpica se prend el pió ebetero, el cual está situado en un lugar elevado para que todos los deportistas lo puedan observar. La llama deberá estar encendida en todo momento, hasta la finalización del evento (8 de agosto). GO/Hondudiario

URL Corta: https://bit.ly/3znJJda
¡Escanéame!
Coma
Coma