Real Madrid no pudo con el Getafe y el Atlético se escapa de nuevo en el liderato

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

***El conjunto merengue quedó a tres puntos del líder de LaLiga.

Tegucigalpa, Honduras

El título de LaLiga, esa quimera que pareció acercarse a Valdebebas tras el agónico triunfo en el Clásico, se aleja para un Real Madrid castigado hasta extremos que rozan la crueldad, aunque indultado finalmente por un Getafe que encontrará múltiples razones para pensar que perdió dos puntos en el Coliseum. Sólo la figura cada vez más imponente de Thibaut Courtois, uno de los tres titulares que Zinedine Zidanepudo sacar de inicio, evitó el triunfo de los locales y permitió al equipo blanco sumar al menos un punto.

Porque el Madrid compareció en Getafe en los huesos, asolado por las desgracias que se acumulan a diario sobre las desgracias preexistentes (Fede y Mendy fueron los últimos en caer,), que obligaron a Zidane a recurrir al plan C, ó Z, con Chust y Mariano en posiciones claves (central zurdo y ariete) y vuelo para eternos secundarios como Odriozola, Marcelo o Isco.

Pese a todo, el técnico del Madrid pudo armar un 4-3-3 con Modric como mediocentro posicional y Rodrygo de interior, muy poco músculo para contener el empuje inicial del Getafe, que coleccionó ocasiones en los diez primeros minutos: una de Mata que conjuró Chust, una mano milagrosa de Courtois ante Olivera y un remate mal dirigido de Arambarri en posición franca. En la raíz de casi todas las acciones de los locales estuvo Cucurella, que volcó el campo hacia el costado izquierdo y demostró todas las costuras defensivas de Odriozola.

Los de Zidane sobrevivieron a la montaña rusa (hubo incluso en ese arranque de partido un gol anulado a Mariano por media uña) y pasaron, si no a dominar, al menos sí a alejar al Getafe de los terrenos de Courtois. Cierto es que, de nuevo desde la izquierda, llegó otro centro que Mata cabeceó al palo, con serias dudas de la enorme humanidad de Courtois hubiera sido suficiente si la bola hubiera ido con destino de puerta. Pero poco a poco Isco se fue activando, y, pese a sus evidentes carencias físicas, demostró que aún sigue siendo difícil desposeerle del balón. Lo movió con criterio, con Modric siempre en la salida, y el Madrid pasó a jugar más tiempo en campo ajeno que en el propio, aunque de Asensio y Rodrygo apenas hubo noticias.

Mariano volvió a aparecer para entrar como un búfalo al remate entre dos centrales y Soria, pero Timor sacó una palota que se colaba llorando. Tampoco supo rematar con limpieza Vinicius un buen centro de Odriozola, fácil para Soria, pero el Madrid acabó el partido mejorando sensaciones, con un Militao en plan caciue, una de las escasas buenas noticias que el partido dejó para los visitantes.

Porque fueron los locales los que opositaron con más ahínco por la victoria, y de nuevo en el arranque del segundo tiempo exigieron lo mejor del repertorio de Courtois, con tres paradas consecutivas ante Timor, Olivera y Ünal en apenas cuatro minutos, especialmente brillante la respuesta al disparo del turco, que buscaba la cruceta.

Zidane no tardó tanto como otras veces en menear el árbol, consciente, pese a las bajas, de que a su equipo se le exige siempre ganar, y más en tesituras como la actual, con la Liga en un puño y los blancos con ventaja en los duelos directos ante Atleti y Barça.

El técnico activó a Benzema, que tuvo una prestación decepcionante, pero no pudo tirar de Kroos, que vio todo el partido desde una butaca. Los cambios del Madrid fueron Antonio Blanco y Arribas, dos futbolistas que venían de jugar 90 minutos el sábado con el Castilla, y por lo tanto con las piernas cargadas de plomo. Cierto es que la entrada del mediocentro, que debutaba con el primer equipo, permitió a Modric adelantar unos metros, pero también que el Madrid perdió claridad en la salida y que a Modric empezaban a fallarle las piernas en la recta final del partido.

El Getafe se fue sintiendo cada vez más cómodo con el reparto de puntos y replegó posiciones. Bordalás sacó a Damián por Aleñá y el equipo se afirmó atrás, dispuesto a contener el prersumible arreón final del Madrid. Pero éste apenas tuvo pujanza. El plan C no dio para más en la noche la noche en la que el Madrid se dejó media Liga en el Coliseum. Marca/Hondudiario

URL Corta: https://bit.ly/3txz4Kx
¡Escanéame!
Coma
Coma