Vinícius se le complica la carrera por el Balón de Oro

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** Los títulos le avalaban: Supercopa de España, Liga y una nueva “Champions League”.

Tegucigalpa, Honduras

Vinícius Júnior ha restado brillo a su candidatura para el Balón de Oro después de una actuación irregular en la Copa América, en la que solo destacó en un partido de los tres en los que participó, al perderse por sanción el cuarto disputado por la Canarinha en el torneo.

El extremo del Real Madrid llegó entronizado como el líder de una selección brasileña huérfana de Neymar, quien no se recuperó a tiempo de la rotura del ligamento cruzado de la rodilla izquierda.

Los títulos le avalaban: Supercopa de España, Liga y una nueva “Champions League”. Las expectativas en Brasil eran muy altas -quizá demasiado para una selección muy joven y en construcción- y el resultado se ha quedado por debajo de lo esperado.

El enemigo está en casa

Un borrón a una temporada sobresaliente con su club que puede afectar a sus aspiraciones para suceder a Lionel Messi y convertirse en el próximo Balón de Oro. En el argot futbolístico se diría que “ya no depende de sí mismo” para conseguirlo.

En la carrera por el prestigioso galardón están Kylian Mbappé, Erling Haaland, Toni Kroos, que se ha jubilado este año, y Jude Bellingham. El centrocampista inglés es ahora la principal amenaza. También ha sido fundamental en el Real Madrid y acaba de acceder a semifinales de la Eurocopa.

En octavos marcó un agónico gol de chilena, candidato a ser el mejor de la temporada, que forzó la prórroga ante Eslovaquia (2-1). En semis, se enfrentará a Países Bajos, con Francia o España como rivales en una hipotética final.

En la edición de 2021 era suplente; en el Mundial de Qatar 2022 estuvo lejos del nivel mostrado en el Madrid y lo mismo le ha sucedido ahora en la cita continental de Estados Unidos. El ex del Flamengo se estrelló con el muro de Costa Rica (0-0), siendo sustituido por decisión técnica en la segunda mitad.

Consiguió echarse el equipo a la espalda en el segundo partido de la fase de grupos ante Paraguay (1-4). En ese encuentro, quizá el mejor desde que debutó con la absoluta, estuvo en su salsa. No en vano, hasta entonces había marcado tres tantos con Brasil y ese día anotó dos en quince minutos.

Pero contra Colombia volvió a mostrar una versión más apagada (1-1) y además vio una amarilla evitable que le obligó a sentarse en la grada en los cuartos de final frente a Uruguay, que los terminó eliminando en los penaltis tras un empate sin goles en el tiempo reglamentario.

Al jugador de São Gonçalo, a punto de completar 24 años, se le ha visto marcado siempre muy de cerca por los rivales con hasta tres hombres y sin espacios para poder desbordar.

Su actitud sobre el campo también ha sido motivo de críticas por parte de algunos rivales. Él arremetió contra la Conmebol, por llevarlos a jugar a campos de fútbol americano -más estrechos-, y los árbitros, a los que acusó de ir “siempre” contra su selección.

La afición brasileña sigue esperando al mejor Vinícius. Las eliminatorias sudamericanas para el Mundial de 2026, donde Brasil atraviesa también por una difícil situación, serán la próxima prueba de fuego para el 7 de la Canarinha. EFE

En nuestra Portada...

Coma