La falta de cultura del ahorro, entre los problemas de Honduras en materia de energía

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** Otro problema que enfrenta la ENEE, según Tejada, es el robo de energía, lo que representa altas pérdidas económicas para la empresa.

Tegucigalpa, Honduras
Ministro de Energía y gerente de la ENEE, Erick Tejada

El robo y la falta de una cultura de ahorro de energía son algunas de las causas por las que muchos hondureños no tienen un eficiente servicio de electricidad, según el gerente de la estatal Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee), Erick Tejada.

“Estamos planteando una campaña de eficiencia energética y también tenemos una ley en ristre para que ingrese al Congreso (Parlamento), de uso racional y eficiencia energética. En general no hay una cultura energética y es importante incrustarlo en la gente, en el ciudadano común, el tema de ahorro de energía y eficiencia energética”, dijo a EFE Tejada en Tegucigalpa.

Otro problema que enfrenta la ENEE, según Tejada, es el robo de energía, lo que representa altas pérdidas económicas para la empresa, que desde hace varios años arrastra problemas administrativos, déficit de generación y un mal sistema de distribución y abastecimiento, entre otros no menos graves.

Auditoría a más de 8.000 grandes consumidores 

El alto cargo de la ENEE señaló que de la energía que se inyecta al sistema, el 37 % se pierde solo en la distribución, y que si a eso se suman las pérdidas de transmisión, que son técnicas, las pérdidas rondan el 40 %.

Según las autoridades de la Enee, en 2024 se espera que la demanda máxima de energía, tomando en cuenta que el país pueda sufrir una prolongada sequía, producto de la crisis climática, oscilaría entre los 1.890 y 1.900 megavatios.

El 11 de octubre de 2023, debido a un ‘veranillo’ caluroso cuando el país debió estar en invierno, Honduras registró una demanda de 1.846 megavatios, la más alta hasta entonces, subrayó Tejada.

Sobre las pérdidas de energía, Tejada dijo la semana pasada que con el apoyo de fiscales del Ministerio Público, el Ejército y la Dirección de Investigación Policial (DPI), las cuadrillas de la ENEE iniciaron una auditoría a unos 8.827 grandes consumidores, «con el objetivo de identificar anomalías e irregularidades y denunciarlos ante la Fiscalía por hurto de energía con dolo en perjuicio del Estado».

Añadió que los 8.827 grandes consumidores con un consumo promedio mensual que supera los 4.000 kilovatios hora, representan casi el 46 % de la energía que consume el país, y que a los que estén al día con los pagos se les entregará un certificado de cumplimiento, mientras que a los que se les compruebe hurto con dolo, se les demandará judicialmente.

Aún falta mucha educación para ahorrar energía 

Sergio Monroy, uno de los ejecutivos de la ENEE en la central hidroeléctrica Francisco Morazán, en el norte del país, con cuatro turbinas que generan 300 megavatios, 75 cada una, dijo a EFE que la empresa también necesita cambiar algunas líneas y transformadores para reducir las pérdidas.

Agregó que el país enfrenta el problema del “desperdicio” por parte de la población, “que no está educada en utilizar bien sus refrigeradoras, planchas y el uso de la luz”.

“La gente piensa que no gasta energía, pero al final, con una bombilla de esas que no son ahorradoras, que la dejen encendida todo el mes, es un gran gasto de energía. Falta mucha educación para ahorrar energía cada quien en su casa”, subrayó.

La hidroeléctrica Francisco Morazán, en el norte del país, es la más grande, seguida de la Patuca III.

El operador de la central Patuca III, Leonardo Soto, indicó a EFE que la hidroeléctrica, de dos turbinas, tienen capacidad para producir juntas 104 megavatios, pero solo puede inyectar a la red nacional 77 megavatios por los problemas en las líneas viejas de transmisión que van desde la estación Santa Fe, en Tegucigalpa, centro del país, hasta la subestación de Juticalpa, al este. EFE

En nuestra Portada...

Coma