AMLO descarta participación de la DEA en la captura del narcotraficante Caro Quintero

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email

***La detención se realizó un par de días después de la reunión del presidente mexicano con Joe Biden.

Tegucigalpa, Honduras

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, aseguró este lunes que la DEA no participó de ninguna manera en la captura de Rafael Caro Quintero, fundador del Cártel de Guadalajara, ocurrida el viernes pasado.

«No tuvieron injerencia directa», afirmó el mandatario durante su conferencia de prensa, en medio de las especulaciones sobre el supuesto papel que jugaron la agencia estadounidense y el Gobierno de Joe Biden.

«A veces la DEA participa (en operativos), tiene sistemas de información, hay cooperación, eso está establecido, está escrito cuando se le requiere, pero últimamente no ha habido», afirmó.

López Obrador precisó que hace tiempo se realizó una solicitud a través de la Cancillería mexicana para que la DEA cooperara en la búsqueda de información sobre Caro Quintero, lo que finalmente no se concretó.

«A partir de ahí, y desde antes, la Secretaría de Marina de México llevó a cabo toda la investigación y la aprehensión», insistió al explicar que la DEA suele ofrecer equipos o drones, lo que no ocurrió en este caso, por lo que descartó por completo que agentes de EE.UU. hayan ubicado a Caro Quintero para después informarle a la Marina, como se ha especulado.

Además de que no brindaron ningún tipo de información, subrayó, en el operativo tampoco participaron elementos de la DEA. «Ya no es como antes», dijo en referencia a operativos realizados en gobiernos anteriores en los que hubo una indebida injerencia de la agencia estadounidense con el aval de las autoridades.

Rumores

Las versiones sobre el papel de EE.UU. se deben a que el martes pasado López Obrador se entrevistó con Joe Biden en Washington y, solo tres días después, se logró la captura de uno de los narcotraficantes más buscados por ese país.

El mandatario mexicano reiteró que la gira no tuvo nada que ver con el operativo, ni fue un compromiso con Biden. «Un presidente no puede ir a tratar un asunto de un presunto delincuente con otro presidente. Aquí hay la decisión de que se haga valer un auténtico estado de derecho, no son negociaciones en lo oscurito con nadie», afirmó.

«Entendía que me habían pedido en Washington que yo actuara como sostienen los politiqueros del conservadurismo, (pero) somos un gobierno independiente, autónomo y actuamos de conformidad con nuestra Constitución y leyes. Ya no es el tiempo de que se arrodillaban los presidentes. Eso ya no, ya es una nueva realidad», dijo.

Por otra parte, reconoció que el pedido de extradición contra Caro Quintero, tramitado por EE.UU, está en marcha, aunque desde el sábado los abogados del narcotraficante comenzaron a tramitar amparos para liberarlo.

«Se está pidiendo la protección del señor Caro Quintero mediante recursos de amparo. Se va a actuar. Vamos a cuidar que no haya corrupción ni actos contrarios a la ley», señaló.

Caro Quintero era uno de los 10 fugitivos más buscados por el Buró Federal de Investigaciones de EE.UU. (FBI, por sus siglas en inglés), y fue detenido por agentes de la Marina en el estado de Sinaloa, al noroeste de México.

Tragedia

Horas después de la captura del narcotraficante, la Secretaría de Marina reportó la caída de un helicóptero en un predio rural en el municipio de Los Mochis, en un accidente que dejó un saldo de 14 muertos y un herido grave.

En ese sentido, López Obrador reiteró su pésame. «Es muy doloroso. Ayer se les hizo un homenaje, estuvieron sus familiares, les envié un mensaje y, aunque son pérdidas irreparables, también les planteamos que vamos a apoyarlos en todo, más de lo que se establece formalmente», dijo.

Caro Quintero era buscado por los delitos de secuestro, tortura y asesinato en 1985 del oficial de la DEA Enrique ‘Kiki’ Camarena Salazar, un agente encubierto que operaba en México. También se le imputan delitos violentos en apoyo de la delincuencia organizada.

En 1985, Caro Quintero fue detenido en Costa Rica, trasladado a México y encarcelado. Tras 28 años de prisión, fue liberado en 2013 por un tecnicismo legal. Poco tiempo después la Justicia mexicana volvió a ordenar su captura, pero el prófugo ya había desaparecido.

La detención del fundador del Cártel de Guadalajara ocurrió tres días después de la reunión entre el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, y su homólogo estadounidense, Joe Biden, celebrada en la Casa Blanca, en Washington D.C. RT/Hondudiario

URL Corta: https://bit.ly/3RURhyv
¡Escanéame!
Anuncio de Vinkmag