Anderson, pequeño hondureño que tuvo su segunda oportunidad para ingresar a EEUU

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

***Lloró de hambre y sed tras pasar la frontera en una balsa y rogó para poder quedarse, pero a su padre y a él los devolvieron a México. Ahora, de vuelta en EE.UU. “con los papeles en la mano”, la alegría lo desborda.

Tegucigalpa,Honduras

El niño hondureño Anderson Hernández cruzó la frontera de México con Estados Unidos desconsolado: lloraba de hambre y sed. Después de ser enviado a México el mes pasado, este martes volvió a pisar suelo estadounidense, aunque esta vez con una sonrisa grande y mostrando los papeles en la mano de su padre que acreditaban su estadía legal en el país.

“Vengo aguantando hambre del camino”, dijo el niño de 8 años a un periodista de Noticias Telemundo que lo entrevistó recién acababa de bajar de la balsa que lo había llevado a través del Rio Grande en la segunda quincena de julio.

“¿Cuántos días no comiste Anderson?”, preguntó el corresponsal Edgar Muñoz.

“Toditos los días que vengo caminando y aguantando hambre”, contestó el menor con la mirada clavada en el suelo mientras resbalaban lágrimas sobre sus mejillas.

Dijo que en su natal Honduras ya no había nada para él. Su madre había muerto ocho meses antes al dar a luz a su hermana, quien tampoco sobrevivió al parto. Por lo que su padre, Reinaldo Hernández, y él apostaron su suerte a una nueva vida en Estados Unidos, lejos de la pobreza y la violencia que plagan buena parte del país centroamericano.

Desilusionados, se instalaron en un campamento para migrantes en Reynosa, Tamaulipas, donde había más de 3,000 personas en una situación similar a la suya. Los primeros días durmieron en el suelo bajo las carpas de la plaza.

Luego llegaron a un albergue, ‘Senda de vida’. Allí, Reinaldo Hernández consiguió ayuda para enviar una solicitud a las autoridades migratorias de Estados Unidos para que consideraran su caso de asilo en el lado estadounidense de la frontera.

“Eran unas noches largas, largas, esperando una respuesta”, cuenta Reinaldo Hernández en entrevista con Noticias Telemundo. Pero al final su lucha fue exitosa.

Este martes, padre e hijo volvieron a cruzar la frontera, pero no por una balsa en medio de la noche, sino a plena luz del día por el puente que separa a Reynosa de Hidalgo, Texas, bajo la mirada de los agentes.

Con nada más que la ropa que llevaban puesta y una mochila donde guardaban sus documentos los Hernández no dejaban de sonreír a las cámaras que habían seguido su odisea.

“Me siento feliz de estar acá, con mi papi, ya tener los papeles en la mano”, aseguró Anderson Hernández.

“Quiero seguir adelante con mis estudios, ya perdí dos años, ahora quiero seguir, quiero ganar medallas y trofeos”, agregó el niño. Llevaba puesta una camiseta de fútbol con la bandera de Estados Unidos estampada en el hombro izquierdo, una prenda que había reservado para ese día. Telemundo/Hondudiario

URL Corta: https://bit.ly/3jgaQ51
¡Escanéame!
Coma
Coma