Apoyo europeo y exigencias de la ONU a los países ricos en la Cumbre del Clima de África 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** Por su lado, la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula Von der Leyen, aseguró que Europa quiere ser “aliada” de África.  

Tegucigalpa, Honduras

La Unión Europea (UE) manifestó hoy su apoyo al desarrollo de las energías renovables en el continente africano mientras la ONU pidió a los países ricos que cumplan sus promesas de financiación en la segunda jornada de la primera Cumbre del Clima de África (ACS, en inglés), que se celebra en Nairobi.

“Este continente emite solamente el 4 % de las emisiones globales, pero sufre algunos de los peores efectos (…): calor extremo, inundaciones implacables y decenas de miles de muertos por sequías devastadoras”, afirmó en un discurso en la ACS el secretario general de la ONU, António Guterres.

Guterres hizo esa declaración frente a la veintena de jefes de Estado y de Gobierno africanos que participan en la reunión en la capital keniana, coorganizada por el Gobierno de ese país y la Unión Africana (UA).

El jefe de la ONU pidió “más ambición” en sus acciones climáticas a los países ricos y que “cumplan su promesa” de entregar 100.000 millones de dólares anuales a las naciones en desarrollo, para impulsar su adaptación a la crisis climática.

Por su lado, la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula Von der Leyen, aseguró que Europa quiere ser “aliada” de África de cara a la cumbre del clima COP28, prevista en Dubái para finales de año, y en su transición energética.

“Estoy aquí no solo para escucharos, sino también para traer la oferta de Europa de ser vuestra aliada en la COP28 y de trabajar juntos (…) porque, a pesar de lo diferentes que parezcan nuestros continentes, compartimos los mismos intereses respecto a la acción climática”, recalcó Von der Leyen.

En este sentido, la dirigente europea anunció el cierre este martes de un acuerdo con el presidente keniano, William Ruto, para seguir impulsando la tecnología del hidrógeno verde.

“Con vuestro enorme potencial para energía renovable, vuestras materias primas esenciales, vuestra increíble naturaleza y biodiversidad y vuestra joven fuerza de trabajo, podéis ayudar a limpiar los sistemas de energía y suministro globales, mientras creáis a la vez aquí los buenos empleos y las oportunidades económicas que vuestra gente pide”, añadió Von der Leyen.

Este es, precisamente, uno de los principales temas abordados en la cumbre, que busca destacar las “oportunidades millonarias” que, según Ruto, África puede encontrar en el despliegue de la acción climática global.

El continente posee recursos indispensables para el desarrollo de las energías renovables, como el 40 por ciento de las reservas mundiales de cobalto, manganeso y platino o el 60 por ciento de los mejores recursos solares.

La apuesta de Colombia

La vicepresidenta de Colombia, en cambio, centró su intervención en la necesidad de emprender una reforma del sistema financiero internacional que permita a los países en desarrollo hacer frente a la crisis climática.

“El problema real es financiero, no es falta de voluntad política de hacer, el problema de fondo es que no contamos con los recursos suficientes para atender este desafío planetario”, declaró la mandataria, que acudió a la cumbre en representación del presidente colombiano, Gustavo Petro.

Así, Márquez compartió una de las propuestas que está tratando de impulsar Bogotá: el “canje de deuda para la acción climática”, un mecanismo que consiste en transacciones voluntarias en las que un acreedor cancela o reduce la deuda de un gobierno a cambio de que este asuma compromisos medioambientales.

La vicepresidenta se mostró también partidaria de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) “emita bonos” que contribuyan a crear “un gran fondo global” para ayudar a los países vulnerables.

También intervino el expresidente colombiano Iván Duque, que abogó hoy no solo por convertir el 30 por ciento de la superficie del mundo en espacios naturales protegidos antes de 2030, sino por los controvertidos créditos de carbono como la “manera más rápida de movilizar fondos masivos” para proyectos en favor del medioambiente.

Los mercados voluntarios de carbono, que permiten comprar créditos o bonos para compensar las emisiones de gases de efecto invernadero, generan desacuerdos entre activistas y gobiernos, después de que varias investigaciones hayan revelado la baja calidad de algunos de esos créditos y presuntas violaciones de los derechos de las comunidades locales implicadas.

La jornada de hoy vio asimismo un nuevo anuncio financiero importante para África: los Emiratos Árabes Unidos (EAU) destinarán 4.500 millones de dólares a proyectos para promover la transición energética en el continente.

Este miércoles, al final de la cumbre, en la que también participan representantes del sector privado y de la sociedad civil, está prevista la adopción de la llamada “Declaración de Nairobi”, que busca articular una posición común africana para diferentes foros globales.

Así, los líderes de África quieren construir una perspectiva unificada frente a la COP28, la Asamblea General de las Naciones Unidas, el Grupo de los Veinte (G20, bloque de economías ricas y en desarrollo) o las instituciones financieras internacionales. EFE
 

 

 

En nuestra Portada...

Coma