Biden frena el envío de armas a Israel para evitar la invasión de Rafah

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** Estados Unidos estaría sobre todo preocupado por el uso que Israel haga de las más pesadas en zonas densamente habitadas.

Tegucigalpa, Honduras

El Gobierno de Estados Unidos confirmó este miércoles que ha retenido el envío de un cargamento de armas a Israel mientras estudia cómo procede en el enclave palestino de Rafah, una de las únicas medidas que tenía el presidente, Joe Biden, para influir sobre su homólogo, Benjamín Netanyahu.

“En estos momentos estamos revisando algunos envíos de asistencia de seguridad a corto plazo en el contexto de los acontecimientos que se desarrollan en Rafah”, afirmó el jefe del Pentágono, el general Lloyd Austin, durante una comparecencia en un subcomité del Senado.

“Nos gustaría que no ocurrieran combates importantes en Rafah, pero nuestro enfoque principal es asegurarnos de proteger a los civiles”, añadió reiterando la postura que ha defendido Estados Unidos desde hace semanas.

Este era un paso que desde hace meses reclamaban a Biden los sectores del Partido Demócrata considerados progresistas, que se oponen a la guerra de Israel en Gaza.

Unos 40 legisladores, a los que se unió por sorpresa la influyente expresidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, pidieron hace justamente un mes a la Casa Blanca que tomara esta medida de fuerza frente a Netanyahu. Lo hicieron después de que un ataque israelí matase a siete trabajadores de la ONG World Central Kitchen.

El jefe del Pentágono no dio detalles este miércoles sobre el contenido del cargamento retenido, aunque dijo que son “municiones de alto calibre”.

Según la CNN, se trataría de un paquete con 3.500 bombas: 1.800 de 2.000 libras (907 kilos) de peso y 1.700 bombas de 500 libras (226 kilos). Estados Unidos estaría sobre todo preocupado por el uso que Israel haga de las más pesadas en zonas densamente habitadas.

Austin, de hecho, sí sostuvo que “se trata de tener los tipos correctos de armas para la tarea en cuestión”.

“Una bomba de pequeño diámetro, que es un arma de precisión, es muy útil en un entorno denso y urbanizado, pero tal vez no lo sea tanto una bomba de 2.000 libras que podría ocasionar muchos daños colaterales”, explicó.

En su comparecencia, sin embargo, quiso dejar claro que el Gobierno de Estados Unidos “no ha tomado una decisión final sobre cómo proceder con ese envío”.

La senadora republicana Susan Collins le reprochó en nombre de sus compañeros la decisión: “Pausar o retrasar la entrega de armas a Israel ya es una decisión, y es una con la que la mayoría de los miembros del Congreso estarían en desacuerdo”.

Más allá de las puertas del Legislativo, la Casa Blanca se negó a comentar el freno al envío de armas y su portavoz, Karine Jean-Pierre, se limitó a repetir que el compromiso de Estados Unidos con la seguridad de Israel es “férreo”.

Todo esto ocurrió el mismo día en que el Gobierno estadounidense, a través del Departamento de Estado, tenía que hacer público un informe con su conclusión sobre si Israel ha violado o no el derecho internacional humanitario en Gaza, un documento que debía servir para evaluar futuros envíos de armas.

Sin embargo, según el digital Politico, el Departamento de Estado no tiene listo el documento, en el que lleva meses trabajando, y su publicación queda aplazada sin fecha.

Según el diario The Washington Post, desde el inicio de la guerra en Gaza tras los ataques del 7 de octubre, el Gobierno de Biden ha aprobado más de un centenar de operaciones de venta de armamento a Israel sin la aprobación del Congreso.

De ellas, solo ha hecho públicas dos: 14.000 proyectiles para tanques por valor de 106,5 millones de dólares y proyectiles de artillería tipo 155 mm por valor de 147,5 millones. Además, estaba pendiente la transferencia aprobada por el Congreso de las bombas de 2.000 y 500 libras, así como de 25 aviones de combate F-35A. EFE

 

 

En nuestra Portada...