Biden recibe críticas por manejo de campamento migrante fronterizo improvisado

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

***La población del campamento alcanzó un máximo de 14 mil migrantes durante el fin de semana, pero desde entonces ha disminuido.

Tegucigalpa,Honduras

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se enfrentó el martes a la ira bipartidista por el manejo de un campamento fronterizo improvisado, principalmente de haitianos, en Texas, con republicanos quejándose de que la seguridad fue laxa y los demócratas preocupados por la situación humanitaria.

Las demandas contradictorias subrayaron los desafíos políticos que enfrenta la administración de Biden mientras intenta manejar un número récord de arribos de migrantes a la frontera este año, lo que el senador republicano Mitt Romney calificó el martes como un “desastre”.

Los políticos republicanos, con la vista puesta en las elecciones intermedias del 2022, se apresuraron a retratar el campamento en expansión de unas 10 mil personas a la sombra de un puente sobre el Río Grande como resultado del impulso de los demócratas para poner fin a algunas restricciones migratorias.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, dijo que un punto poco profundo al otro lado del río era un lugar obvio para reforzar la frontera con más guardias a fin de evitar que las personas lleguen a territorio estadounidense.

Además, el líder de la mayoría en el Senado de Estados Unidos, Chuck Schumer, también aumentó la presión el martes, diciendo que “desafía el sentido común” expulsar a los migrantes a Haití y mostrando su enojo por las tácticas utilizadas por los guardias fronterizos para controlar a las multitudes.

Varias agencias de Naciones Unidas (ONU) también externaron preocupación por la deportación de migrantes a Haití, citando la inestabilidad en la pobre nación caribeña, donde un asesinato presidencial, el aumento de la violencia de las pandillas y un gran terremoto han sembrado el caos en las últimas semanas.

La agencia de la ONU para los refugiados dijo que las expulsiones sin hacer una evaluación de las necesidades de protección eran “sumarias”, “incompatibles con las normas internacionales y pueden constituir una devolución”.

La vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, dijo que la situación era compleja y que Estados Unidos necesitaba “hacer mucho más” para apoyar las necesidades básicas de la población de Haití.Aristeguinoticias/hondudiario

 

 

URL Corta: https://bit.ly/3EGnmTZ
¡Escanéame!
Coma
Coma