China advirtió que “aplastará” cualquier intento de independencia de Taiwán 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** El portavoz del Ministerio de Defensa aseguró que el gigante asiático “aplastará resueltamente cualquier forma de secesión independentista junto con los intentos de interferencia externa”. 

Tegucigalpa, Honduras

China está preparada para “aplastar resueltamente cualquier forma de independencia de Taiwán”, dijo su ejército el martes, mientras Estados Unidos se prepara para acelerar la venta de armas defensivas y otra asistencia militar a la isla democrática autónoma. 

Un aumento reciente en los intercambios entre los ejércitos de EEUU y Taiwán es un “movimiento extremadamente equivocado y peligroso”, dijo el portavoz del Ministerio de Defensa, el coronel Tan Kefei, en un comunicado y un video publicado en línea. 

El Ejército Popular de Liberación de China “continúa fortaleciendo el entrenamiento y los preparativos militares y aplastará resueltamente cualquier forma de secesión independentista de Taiwán junto con los intentos de interferencia externa, y defenderá resueltamente la soberanía nacional y la integridad territorial”, dijo Tan, en referencia al aliado más cercano de Taiwán, los Estados Unidos. 

China reclama la isla de 23 millones de personas como su propio territorio, para ser controlado por la fuerza si es necesario. 

Con la armada más grande del mundo, aviones de combate de última generación y un enorme arsenal de misiles balísticos, China ha aumentado sus amenazas al enviar aviones y buques de guerra a las aguas y el espacio aéreo alrededor de Taiwán. Con más de 2 millones de miembros, el EPL también se ubica como el ejército permanente más grande del mundo, aunque transportar incluso una parte de la fuerza en caso de una invasión se considera un gran desafío logístico. 

Junto con las incursiones aéreas y marítimas diarias alrededor de Taiwán, Beijing ha realizado ejercicios militares en y alrededor del Estrecho de Taiwán que divide los lados, visto en parte como un ensayo para un bloqueo o invasión que tendría consecuencias masivas para la seguridad y las economías en todo el mundo. 

Tales acciones buscan hostigar al ejército de Taiwán e intimidar a los políticos y votantes que elegirán un nuevo presidente y legislador el próximo año. 

Los movimientos parecen haber tenido un efecto limitado, con la mayoría de los taiwaneses firmemente a favor de mantener su estado independiente de facto.  

Los políticos y otras figuras públicas de Europa y EEUU también han estado haciendo viajes frecuentes a Taipei para mostrar su apoyo, a pesar de la falta de vínculos diplomáticos formales de sus países en deferencia a Beijing. 

Los comentarios de Tan fueron motivados por una pregunta de un reportero no identificado sobre los informes de que el presidente de los EEUU, Joe Biden, se está preparando para aprobar la venta de USD 500 millones en armas a Taiwán, así como el envío de más de 100 militares para evaluar los métodos de entrenamiento y ofrecer sugerencias para mejorar las defensas de la isla. 

Taiwán cuenta con un fuerte apoyo de los partidos demócrata y republicano de EEUU, que han pedido a la administración de Biden que cumpla con casi USD 19 mil millones en artículos militares aprobados para la venta, pero aún no entregados a Taiwán. 

Los funcionarios de la administración han culpado de los retrasos en las entregas a los cuellos de botella en la producción relacionados con problemas de la pandemia de COVID-19 a la capacidad limitada y al aumento de la demanda de armas para ayudar a Ucrania. La medida de Biden permitiría la exportación de artículos de las reservas militares estadounidenses existentes, lo que aceleraría la entrega de al menos parte del hardware que Taiwán necesita para disuadir o repeler cualquier ataque chino. 

Entre los artículos pendientes de pedido se encuentran los misiles antibuque Harpoon, los aviones de combate F-16, los misiles Javelin y Stinger disparados desde el hombro y el Sistema de Cohetes de Artillería de Alta Movilidad, o HIMARS, un lanzador múltiple de cohetes y misiles montado en un camión que se ha convertido en un arma crucial para las tropas ucranianas que luchan contra las fuerzas de invasión rusas. 

Los comentarios de Tan coincidieron con el tono estándar de Beijing sobre lo que llama el “núcleo de los intereses fundamentales de China”. Las dos partes se separaron al final de una guerra civil en 1949 y Beijing considera que tener a Taiwán bajo su control es clave para afirmar su soberanía e integridad territorial. 

Los intentos de “buscar la independencia confiando en Estados Unidos” y “buscar la independencia mediante el poderío militar” son un “callejón sin salida”, dijo Tan. 

Con las relaciones chino-estadounidenses en un mínimo histórico y los taiwaneses poco receptivos a las demandas de Beijing de concesiones políticas sobre la unificación, aumentan las preocupaciones sobre la probabilidad de un conflicto abierto que involucre a las tres partes y posiblemente a aliados de tratados de Estados Unidos como Japón. 

El apoyo diplomático y económico de China a Rusia tras su invasión de Ucrania también ha incrementado las tensiones con Washington. Se cree que Beijing está estudiando de cerca los fracasos militares de Moscú en el conflicto, mientras que la voluntad occidental de respaldar a Kiev es vista por algunos como una prueba de su determinación de ponerse del lado de Taiwán en caso de un conflicto con China. Infobae/Hondudiario  

En nuestra Portada...

Coma