Cifra de muertos tras el poderoso terremoto que golpeó Turquía y Siria ascendió a más de 22.000

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

***La agencia de calificación financiera Fitch estimó que los daños económicos por el sismo superarán los 2.000 millones de dólares y probablemente alcancen los 4.000 millones.

Tegucigalpa, Honduras

La cifra de muertos por el poderoso terremoto que golpeó hace casi 100 horas Siria y Turquía ascendió a 22.375, informaron las autoridades locales. En tanto que hay al menos 80.768 personas heridas.

En Turquía, al menos 18.991 han muerto y otras 75.523 resultaron heridas, según el último balance del presidente, Recep Tayyip Erdogan. Mientras que en Siria, se confirmaron al menos 3.384 fallecidos y 5.245 heridos.

Los primeros envíos de ayuda humanitaria de la ONU llegaron este viernes a Siria, pero las posibilidades de encontrar personas con vida se apagan una vez expirado el periodo de tres días que los expertos consideran crucial.

El tiempo transcurrido, sumado a las gélidas temperaturas de la región, convierten los rescates en algo cercano al milagro, como el de la joven turca Melda Adtas, encontrada viva 80 horas después del temblor.

La chica de 16 años quedó atrapada en una especie de pozo profundo bajo un edificio derrumbado en la ciudad de Antakya. Gracias al aviso de los vecinos que escucharon su débil voz, pudo ser hallada y salvada.

“¡Que Dios los bendiga! ¡Que Dios los bendiga a todos!”, exclamó su padre llorando de alegría mientras los equipos de rescate sacaban a su hija de entre las ruinas.

En una región ya castigada por la guerra civil en Siria y el desplazamiento de millones de personas, el terremoto de magnitud 7,8 sorprendió a muchos.

El jefe de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, y el responsable humanitario de la ONU, Martin Griffiths, anunciaron que visitarán la zona próximamente.

La presidenta del Comité Internacional de Cruz Roja, Mirjana Spoljaric, se encuentra ya en Alepo, en Siria. “Las comunidades que sufrieron años de fieros combates ahora se encuentra mutiladas por el terremoto”, tuiteó.

La guerra destruyó hospitales y continúan los problemas en el suministro de electricidad y agua en Siria, pero la ONU solo puede enviar ayuda a las zonas rebeldes del noroeste a través del cruce de Bab al Hawa en la frontera con Turquía.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió al Consejo de Seguridad que autorice la apertura de nuevos pasos de ayuda humanitaria entre ambos países.

“Este es el momento de la unidad, no es momento de politizar o dividir. Es obvio que necesitamos un apoyo masivo”, afirmó.

Más allá del sombrío balance humano, la agencia de calificación financiera Fitch estimó que los daños económicos por el sismo superarán los 2.000 millones de dólares y probablemente alcancen los 4.000 millones.

El terremoto es el más importante en Turquía desde 1939, cuando 33.000 personas murieron en la provincia oriental de Erzincan.

Por ahora, el balance provisional se sitúa en más de 22.000 personas, pero los expertos consideran que el saldo subirá todavía significativamente.

Las bajas temperaturas agravan la situación tanto para las posibles personas atrapadas entre los escombros como para los supervivientes, que no encuentran camas en los albergues habilitados en gimnasios o mezquitas o que prefieren dormir en carros y tiendas que volver a sus casas.

El enfado crece en Turquía contra la respuesta del gobierno, juzgada insuficiente y tardía. El mismo presidente Recep Tayyip Erdogan reconoció “deficiencias” en la gestión.

“La gente que no murió por el terremoto ha sido abandonada a morir en el frío”, dijo a la AFP Hakan Tanriverdi en la provincia de Adiyaman, una de las zonas más castigadas.

A pesar de las dificultades, miles de socorristas locales e internacionales mantienen la búsqueda de supervivientes.

En el devastado municipio turco de Nurdagi, cerca del epicentro, los equipos de rescate usaban drones y cámaras de detección térmica y pedían silencio a los presentes cuando encontraban un posible superviviente.

“El silencio es angustiante. No sabemos qué esperar”, reconocía Emre, un vecino que esperaba junto a un edificio derrumbado en la calle principal del pueblo.

Decenas de países, desde China hasta Estados Unidos, prometieron ayuda a Turquía que, además, recibirá 1.780 millones del Banco Mundial para ayudar en la atención humanitaria y la recuperación.

En nuestra Portada...

Coma

Coma