Confirmaron 43 muertos y 56 desaparecidos por el deslave en Venezuela

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

***Se trata del peor desastre natural del país en lo que va del siglo. Unos 3.000 socorristas coordinan esfuerzos para hallar a las víctimas, ya casi sin esperanzas de encontrar a alguien con vida.

Tegucigalpa, Honduras

Han pasado tres días y la esperanza se desvanece: las autoridades venezolanas calculan ya un “centenar de víctimas fatales” del mayor deslave en décadas, en el pueblo de Las Tejerías, con 43 cuerpos hallados y más de 50 desaparecidos, cuya sobrevivencia está descartada.

La vicepresidenta del régimen, Delcy Rodríguez, difundió el balance más reciente de las víctimas confirmando el deceso de 43 personas.

En una alocución televisada, la funcionaria actualizó el total de víctimas mortales minutos después de que el dictador, Nicolás Maduro, cifró en 39 los muertos y en 56 los desaparecidos en medio de una reunión con varios ministros que el mandatario encabezó desde Caracas.

“Y todavía hay un número importante de desaparecidos: 56 desaparecidos. Estamos llegando a casi un centenar de víctimas fatales de esta tragedia, este desastre natural”, dijo el jefe de la dictadura de Caracas.

“Tejerías va a renacer del dolor, de la tragedia, del desastre y Tejerías volverá a brillar en vida, en paz. Hacia adelante, Tejerías”, reiteró Maduro, quien ya le había prometido a los habitantes de la zona la reconstrucción del lugar durante un recorrido el lunes.

Unos 3.000 efectivos, entre policías, militares y miembros de Protección Civil, coordinan esfuerzos junto a los vecinos para excavar entre la masa de barro, ramas de árboles y rocas tras un alud que arrasó el sábado este montañoso pueblo en el estado Aragua (centro), tras largas y copiosas lluvias. Los agentes coinciden, no obstante, en que “difícilmente” encontrarán sobrevivientes en esta localidad de 50.000 habitantes al pie de las montañas.

“No sé si gritar, no sé si correr, no sé si llorar”, dijo a la AFP Nathalie Matos, de 34 años, desesperada por encontrar a su madre, de 65 años. “Ella estaba sola, me llama y en su última llamada, porque me hizo tres, me dice: ‘Hija, me estoy ahogando, se nos metió el agua, sáquenme… ¡Sáquenme, sáquenme, sáquenme, sálvame que no puedo!’”.

“La intenté volver a llamar, contestó, pero era un ruido”, rememoró.

Una cuadrilla de rescate está en la casa, tapiada de barro. “El perro hizo señas aquí, en esta área de lo que era la sala y en la cocina, lo que coincide con la seña que nos dio el familiar”, comentó un bombero en el lugar con apoyo canino.

Unos cinco compañeros excavaron con palas, pero nada consiguen. “Sé que está aquí”, insistía ella.

A pocos metros, otra cuadrilla está sobre un terreno donde antes había una casa, que fue arrastrada por el río crecido. Vecinos trataban de reconstruir la planta de la vivienda para tener una idea de donde buscar primero.

Y así, cada poco, continúan las búsquedas.

“Si no murieron por el golpe de las ramas y las piedras que trae el río, murieron de hipotermia”, dijo a la AFP un funcionario de Protección Civil Aragua que pidió anonimato.

“Uno se va guiando por el olor (a descomposición), y hoy huele en varias casas”, agrega un bombero del vecino estado de Carabobo.

PROMESAS ENTRE PÉRDIDAS

Venezuela sufre una atípica temporada de lluvias, que se ha extendido prácticamente todo el año por el fenómeno de La Niña, ondas tropicales y los coletazos del huracán Julia.

En Las Tejerías, por ejemplo, “llovió en ocho horas lo que llueve durante un mes”, apuntó el domingo la vicepresidenta Delcy Rodríguez.

La crecida del río, que fue de hasta seis metros en las estructuras más cercanas al cauce, arrastró árboles, automóviles, postes de luz, antenas telefónicas y parte de viviendas, muchas construidas en zonas de riesgo.

Maduro, que decretó tres días de luto nacional, recorrió la zona de desastre el lunes.

El deslave en Las Tejerías es el peor desastre natural de Venezuela en lo que va del siglo. En diciembre de 1999, un gran deslave en el estado Vargas (norte) mató a unas 10.000 personas.

En las últimas tres semanas, otras 13 personas murieron en diferentes regiones del país, también como consecuencia de las fuertes lluvias.

El régimen ha instalado refugios en Maracay, capital de Aragua, y anunció además la distribución de 300 toneladas de alimentos. También se instalaron centros de acopio en todo el país para recaudar donaciones. Infobae/Hondudiario

En nuestra Portada...

Coma