Detenciones en la frontera de EEUU con México caen 42% en el último mes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

***El gobierno asegura que la disminución en el número de detenidos se debe a la política temporal anunciada el 5 de enero para ciudadanos de Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela. Pero abogados temen que el nuevo sistema lesione el debido proceso migratorio.

Tegucigalpa, Honduras

El hallazgo de inmigrantes indocumentados entre puertos de entrada en la frontera entre Estados Unidos y México bajó un 42% en enero, comparado con las detenciones efectuadas en diciembre, dijo la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) en un informe publicado en su página digital.

La disminución justifica una nueva política migratoria anunciada el 5 de enero por el presidente Joe Biden, que limita la entrada de ciudadanos originarios de Cuba, Haití, Nicaragua quienes sólo pueden hacerlo si previamente cuentan con la autorización de un patrocinador e ingresen a Estados Unidos por vía aérea.

Venezuela es el cuatro país que integra la lista de restricciones de viaje cuya participación arrancó a mediados de octubre del año pasado.

Hasta principios de enero, estos cuatro países contaban “la mayor parte de las personas que viajan a través de México para llegar a la frontera con Estados Unidos e intentar cruzar”, dijo Biden cuando anunció el plan.

La cifra de detenidos en enero ilustra “claramente que las nuevas medidas de control fronterizo están funcionando, con el nivel más bajo de encuentros de la Patrulla Fronteriza entre los puertos de entrada desde febrero de 2021”, dijo Troy Miller, comisionado interino de CBP.

Miller dijo además que la tendencia de detenciones ha continuado durante lo que va del mes de febrero “con la caída en picada de los encuentros promedio de cubanos, haitianos, nicaragüenses y venezolanos”.

Las cifras de enero

El reporte revela que los encuentros de agentes de la agencia con personas que ingresaron al país entre puertos de entrada en la frontera suroeste en enero totalizaron 128,410 frente a los 221,675 detenidos en diciembre del año pasado ( un 42 % menos).

CBP señala que los registros de detenciones de enero de 2023 son los más bajos contabilizados desde febrero de 2021 (los últimos 23 meses), cuando los encuentros comenzaron a aumentar después de los impactos causados por la pandemia de COVID-19.

El reporte agrega que, más de dos tercios (69,5%) de todos los encuentros en la frontera, 108,573, fueron de adultos solteros, una baja del 33% en comparación con los detenidos en diciembre.

En cuanto a las unidades familiares (adultos en compañía de menores de edad), fueron hallados 64,499, equivalente al 41.3%. Todos ellos fueron procesados para expulsión inmediata bajo el Título 42 por la pandemia del COVID-19.

“El resto, 91,775 detenidos, fueron procesados bajo el Título 8 por causas o razones de inadmisibilidad”, indica el reporte.

Encuentros repetidos

El reporte de detenciones fronterizas indica además que en enero de 2023 se registraron 39,680 (equivalente al 25%) encuentros repetidos (personas que ya habían sido detenidas y expulsadas) y 115,226 (equivalente al 74%) de encuentros únicos (personas arrestadas por primera vez).

El diciembre el número de encuentros únicos fue de 216,429, lo que significa que en enero se registró una basa del 47% en este grupo de detenidos por los agentes federales.

De los niños o menores no acompañados, la CBO dijo que los encuentros disminuyeron un 23.5% con 9,393 hallazgos en enero frente a 12,283 registrados en diciembre. A su vez, el enero el número promedio de niños no acompañados bajo la custodia de CBP fue de 334 por día, en comparación con un promedio de 570 por día en diciembre.

Cabe señalar que los menores no acompañados de países no fronterizos son procesados bajo las regulaciones del Acuerdo Judicial Flores de 1997, que prohíbe al gobierno deportarlos de manera expedita y ordena que sean los jueces de inmigración quienes dedican sus futuros en Estados Unidos.

Este grupo de inmigrantes no debe permanecer privado de libertad en instalaciones de la CBP por espacio de más de 72 horas, al término de los cuales deben ser entregados bajo custodia del Departamento de salud y Recursos Humanos (HHS); quienes a su vez los envía a la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) que opera bajo su mando.

Los casos referidos

Al explicar las causas de la baja en el número de hallazgos en la frontera con México, CBP dijo que además de las tendencias estacionales, “es indicativo” el éxito de las medidas anunciadas el 5 de enero, que además de permitir la entrada segura de extranjeros de cuatro países “aplican consecuencias a quienes no se aprovechen de esos procesos”, quienes son expulsados de manera expedita bajo el Título 42.

El reporte explica que durante enero 11,637 extranjeros cubanos, haitianos, nicaragüenses y venezolanos (incluidos los miembros de la familia inmediata cuando corresponda) fueron puestos en libertad condicional para ingresar al país por la Oficina de Operaciones de Campo a través de los procesos de libertad condicional establecidos para los venezolanos en octubre y ampliados a las nacionalidades adicionales en enero”.

El gobierno indica que las llegadas de no ciudadanos a través de estos procesos, “que incluyen una investigación cuidadosa y requieren un patrocinador presente en Estados Unidos, son un testimonio del beneficio de estos procesos legales para promover una migración segura y ordenada mientras se reducen los encuentros a lo largo de la frontera suroeste”.

De acuerdo con los registros de CBP, los encuentros de cubanos, haitianos, nicaragüenses y venezolanos entre los puertos de entrada en la frontera suroeste se redujeron de un promedio de siete días de 1,231 el día del anuncio (el 5 de enero) a 59 el 31 de enero, una caída del 95% en solo durante tres semanas.

Debido proceso

A la pregunta respecto a la fluidez del debido proceso migratorio en la frontera tras la implementación del nuevo plan del 5 de enero, abogados de inmigración advierten que el sistema es “demasiado nuevo” como para verificar si está afectando el derecho de pedir asilo.

“Al comienzo provocó un caos entre el tiempo que se tarda una persona en conseguir un patrocinador y entrar a Estados Unidos de manera distinta a la que estábamos acostumbrados”, dice Jaime Barrón, un abogado de inmigración que ejerce en Dallas, Texas.

“Estamos aprendiendo cómo navegar por este nuevo programa. Pero lo que estamos viendo es que ahora es más ordenado. Y si bien afectó o redujo el espacio y la oportunidad para pedir asilo, una vez que la persona recibe el advance parol y entra a Estados Unidos, tiene tiempo para optar por cualquier otro beneficio legal disponible. Lo que cambió es la manera de entrar”, indicó.

Para otros la nueva política ha creado “un orden y un debido proceso diferente” en la frontera “afectando y contradiciendo la ley actual que permite que cualquier persona que llegue a la frontera pueda pedir asilo en Estados Unidos”, dice Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Ángeles, California.

“El programa del 5 de enero contradice las leyes que ya existen. Es algo temporal inventado debido a las condiciones de emergencia actuales que se viven en la frontera. Une, CBP-One anula la política de asilo vigente aprobada por el Congreso. Esperamos que la regla del 5 de enero sea demandada en los tribunales de justicia en cualquier momento”, precisó.

La nueva aplicación

CBP-One es un sistema digital habilitado por el gobierno para aquellos extranjeros que buscan asilo o cualquier otro recurso legal disponible. El reglamento indica que el extranjero que se encuentra fuera de Estados Unidos primero acceda a la página de internet, busque un beneficio para el cual califique, se inscriba y espere una respuesta del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

“Una vez obtenga la autorización, y un cita y hora en un puerto de entrada, debe presentarse. Si no se inscribe no puede hacerlo (presentarse) porque se arriesga a ser castigado con una expulsión acelerada”, dijo Gálvez.

La aplicación “permitirá a personas sin los documentos correspondientes para ingresar a Estados Unidos y que desean viajar a los Estado Unidos a través de ciertos puertos de entrada terrestres en la frontera suroeste, la capacidad de ingresar información a través de un módulo dentro de la aplicación en lugar de ir directamente a un puerto de entrada”, explicó agencia en un comunicado.

La lista incluye a cualquier extranjero que no tenga documentos para entrar legalmente a Estados Unidos, incluyendo aquellos ciudadanos de países de la lista anunciada el 5 de enero (Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela) que no tengan un patrocinador previamente autorizado, indicaron los abogados consultados por Univision Noticias.

Otras cifras del año fiscal 2023

En cuanto a los hallazgos en lo que va del año fiscal 2023, la CBP dijo que se han contabilizado 1,072,400 a finales de enero.

Durante el año fiscal 2022 agentes federales de inmigración llevaron a cabo 2,378,944 arrestos en la frontera con México, frente a 1,734,686 detenciones registradas en el año fiscal 2021, según datos de la CBP.

La agencia reportó además que:

  • En enero de 2023 hubo 41,068 (20%) encuentros repetidos y 125,811 (60%) encuentros únicos.
  • La cantidad de individuos únicos encontrados en enero de 2023 fue de 125,811 en comparación con 226,079 en diciembre de 2022, una disminución del 44%.
  • De ellos, el 20% involucró a personas que tuvieron al menos un encuentro previo en los 12 meses anteriores.

CBP también dijo que seguirá implementando el Título 42 de los CDC por la pandemia y el Titulo 8 de la Ley de Inmigración en aquellos que intenten ingresar a Estados Unidos sin autorización y que no puedan establecer una base legal para permanecer en Estados Unidos. “Las personas que han sido expulsadas bajo el Título 8 también están sujetas a consecuencias adicionales a largo plazo más allá de la expulsión, incluidas las prohibiciones de futuros beneficios de inmigración”, advirtió. Univisión/Hondudiario

En nuestra Portada...

Coma

Coma