El Kremlin ordenó blindar Moscú y se profundiza la interna entre Wagner y el Ejército de Rusia

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** La tensión entre las partes alcanzó su punto máximo tras una serie de declaraciones de Prigozhin, vistas por Moscú como un intento de golpe de Estado.

Tegucigalpa, Honduras

A poco de estallar la guerra en Ucrania, entró en escena Yevgeny Prigozhin, un hombre famoso por ser cercano al presidente Vladimir Putin -alguien en quien podía confiar- y líder de una de las milicias paramilitares más temidas del mundo: el Grupo Wagner.

Lo que en un principio pareció un acierto, ya que estos mercenarios parecían funcionar mejor que las Fuerzas Armadas rusas y se adjudicaban importantes victorias, pronto devino en un obstáculo entre las tropas en el campo de batalla y la cúpula militar en Moscú.

Desde hace meses, Prigozhin ha estado apuntando contra el ministro de Defensa Sergei Shoigu y el máximo general de Rusia, Valery Gerasimov, por la falta de munición en el fuerte, la ineficacia de sus tropas y un sinfín de otras cuestiones.

Inclusive, tales fueron las diferencias de las partes que, semanas atrás, Prigozhin dispuso la retirada de sus tropas del frente, dejando las posiciones en manos de las fuerzas oficiales.

Sin embargo, en las últimas horas la situación acabó por precipitarse y la tensión se elevó al máximo.

Este viernes, Prigozhin lanzó una nueva ronda de declaraciones en contra de la cúpula militar rusa a lo que -según sostiene- la cartera de Shoigu respondió bombardeando con misiles una de sus bases en la retaguardia del frente en Ucrania en el que murió “un enorme número de nuestros combatientes”, unos 2.000 según medios locales.

Frente a esta ofensiva, que el Ministerio negó haber ordenado, el líder de Wagner prometió responder y restituir la calma en el país -el acto más desafiante al que se enfrentó Putin desde febrero de 2022- y “llegar hasta el final”, incluso si ello implica “destruir todo” lo que encuentre a su paso.

“El comité de comando del grupo Wagner decidió que hay que poner freno a quienes tienen responsabilidad militar en el país”, indicó en un mensaje y pidió no oponer “resistencia” a sus milicianos ya que serán considerados “una amenaza y los destruiremos inmediatamente. Incluido cualquier bloqueo en nuestro bloqueo”.

A continuación, aseguró que cuenta con miles de oficiales en sus filas dispuestos a accionar de inmediato y que “todos los que quieran” unirse para poner fin a la comandancia militar oficial y “acabar con el desorden” serán bienvenidos.

“Somos 25.000 y vamos a determinar las causas del caos que reina en el país (…) Nuestras reservas estratégicas son todo el ejército y todo el país”, dijo.

Estas declaraciones fueron recibidas en el Kremlin como un intento de golpe de Estado, por lo que respondió iniciando una investigación sobre Prigozhin. Infobae/Hondudiario

En nuestra Portada...

Coma