El papa Francisco lamenta las “puertas cerradas” a los migrantes en su visita a Hungría 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** El líder católico pidió al país y a Europa a dar la bienvenida a quienes huyen de la guerra, la pobreza y el cambio climático, y pidió corredores de migración seguros y legales.  

Tegucigalpa, Honduras

El papa Francisco instó el domingo a los húngaros a abrir sus puertas a los demás, al concluir una visita de fin de semana pidiendo el fin de la guerra de Rusia en Ucrania y que Europa dé la bienvenida a los inmigrantes y los pobres. 

Francisco emitió el llamamiento desde las orillas del Danubio mientras celebraba una misa en la plaza Kossuth Lajos de Budapest, con el Parlamento húngaro y el famoso Puente de las Cadenas de Budapest como telón de fondo. 

La celebración proporcionó el punto culminante visual de la visita de tres días de Francisco que ha estado dominada por la preocupación del Vaticano por la difícil situación de la vecina Ucrania. 

Citando a los organizadores locales, el Vaticano dijo que unas 50.000 personas participaron en la Misa, más de 30.000 de ellas en la plaza en una brillante y soleada mañana de primavera. Entre ellos estaban la presidenta Katalin Novak y el primer ministro populista de derecha de Hungría, Viktor Orban, cuyo tibio apoyo a Ucrania ha irritado a otros miembros de la Unión Europea. 

Francisco ha expresado su agradecimiento por la reciente acogida de refugiados ucranianos en Hungría. Pero ha desafiado las políticas antiinmigración de línea dura de Orban, que en 2015-2016 incluyeron la construcción de una cerca de alambre de púas en la frontera con Serbia para evitar que la gente ingrese. A su llegada, Francisco instó a Hungría y Europa a dar la bienvenida a quienes huyen de la guerra, la pobreza y el cambio climático, y pidió corredores de migración seguros y legales. 

“Qué triste y doloroso es ver las puertas cerradas”, dijo Francisco en su homilía dominical sobre el Danubio. “Las puertas cerradas de nuestro egoísmo con respecto a los demás; las puertas cerradas de nuestro individualismo en medio de una sociedad de creciente aislamiento; las puertas cerradas de nuestra indiferencia hacia los desfavorecidos y los que sufren; las puertas que cerramos a los que son extranjeros o diferentes a nosotros, a los migrantes o a los pobres”, dijo Francisco. 

Después de la Misa, Francisco tuvo un evento final en Budapest antes de regresar a Roma: un discurso sobre la cultura europea en la Universidad Católica Pazmany Peter. 

Francisco, de 86 años, ha tratado de forjar un acto de equilibrio diplomático en sus súplicas para poner fin a la guerra de Rusia, expresando su solidaridad con Ucrania y manteniendo la puerta abierta al diálogo con Moscú. El sábado rezó con los refugiados ucranianos y luego se reunió con un enviado del patriarca ruso Kirill, quien ha apoyado firmemente la invasión de Moscú y la ha justificado como una batalla metafísica contra el Occidente liberal. 

Francisco besó la cruz del metropolita Hilarión en señal de respeto por la Iglesia Ortodoxa Rusa durante lo que el Vaticano calificó como una reunión “cordial” de 20 minutos en la embajada del Vaticano en Budapest. Hilarion, quien desarrolló buenas relaciones con el Vaticano como ministro de Relaciones Exteriores durante mucho tiempo de Kirill, dijo que informó a Francisco sobre su trabajo ahora como representante del Patriarcado de Moscú en Budapest. 

Hilarion asistió a la misa dominical de Francisco, junto con representantes de otras iglesias cristianas y la comunidad judía de Hungría, dijo Vatican News. 

La visita de Francisco a Hungría, la segunda en tantos años, lo acercó lo más que ha estado al frente ucraniano, pero también al corazón de Europa, donde el gobierno cristiano de derecha declarada de Orban se ha convertido en un baluarte contra un Occidente secularizante. 

Sin embargo, Francisco aprovechó la visita para hacer un llamado al continente a encontrar nuevamente su espíritu de unidad y propósito, haciendo referencia a los puentes de Budapest sobre el Danubio como símbolos de unidad y conexión. 

El sitio de su misa final no podría haber sido más apropiado para ese mensaje: la plaza en expansión lleva el nombre de uno de los estadistas más famosos de Hungría que se desempeñó como primer ministro después de la revolución de 1848-1849 contra el gobierno de los Habsburgo. Está separado de la orilla izquierda del río Danubio solo por el icónico parlamento neogótico de Hungría, el edificio más grande del país y sede de su Asamblea Nacional. Cerca está el Puente de las Cadenas, uno de varios puentes que cruzan el río y unen los lados de Pest y Buda de la ciudad. Infobae/Hondudiario  

 

 

En nuestra Portada...

Coma