El presidente iraní afirma que no quiere empezar una guerra, pero responderá a las amenazas

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** Las advertencias de Raisí se producen en medio de las tensiones provocadas por la muerte de tres soldados estadounidenses.

Tegucigalpa, Honduras

El presidente de Irán, Ebrahim Raisí, afirmó este viernes que no quiere empezar una guerra, pero aseguró que si alguien amenaza al país responderá con fuerza, unas afirmaciones que se producen mientras se espera la réplica de Estados Unidos a la muerte de tres de sus soldados en Jordania.

“No queremos empezar una guerra, pero si alguien nos amenaza recibirán una fuerte respuesta”, dijo Raisí en un discurso durante una exhibición naval, informó el medio Iran Nuances.

“Antes, cuando querían hablar con nosotros (en una aparente referencia a Estados Unidos), decían que la opción militar está sobre la mesa. Ahora dicen que no tienen intención de empezar un conflicto con Irán”, afirmó Raisí.

El mandatario aseguró que “la República Islámica no es y nunca ha sido una amenaza para ningún país” y en realidad “garantiza la seguridad” en la región.

Las advertencias de Raisí se producen en medio de las tensiones provocadas por la muerte de tres soldados estadounidenses en Jordania el domingo pasado, llevado a cabo por una milicia proiraní.

Estados Unidos responsabiliza en última estancia a Irán y ha asegurado que responderá a la muerte de sus soldados.

“Tenemos la capacidad de responder varias veces, dependiendo de cuál sea la situación”, apuntó ayer el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin.

El Ejecutivo estadounidense no ha querido facilitar detalles aún sobre la forma en la que responderá a ese ataque que tuvo lugar en Jordania, cerca de la frontera con Siria, y que hirió a otras 40 personas.

La cadena CBS News, no obstante, dijo este jueves tener confirmación de que se han aprobado planes para una serie de ataques durante varios días contra objetivos en Siria e Irak, que incluyen personal e instalaciones iraníes.

El ataque fue reivindicado por la Resistencia Islámica en Irak y el Pentágono afirma que hay indicios de que fue orquestado por Kataib Hizbulá, la milicia proiraní más poderosa de Irak y buque insignia de la Resistencia.

Irán se ha desmarcado del ataque del domingo, asegurando que las milicias regionales que atacan intereses estadounidenses no reciben órdenes de Teherán y ha apelado a la política para solucionar la crisis en Oriente Medio provocada por la guerra en Gaza, donde han muerto más de 27.000 personas.

Teherán lidera el llamado Eje de la Resistencia, una alianza informal formada por organizaciones militantes como Hizbulá, los rebeldes hutíes, el movimiento islamista Hamás, la Yihad Islámica y las milicias en Irak, entre otros grupos. EFE

En nuestra Portada...

Coma