Expertos advierten sobre la gravedad del derrame de petróleo en California

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

***Tras declarar la emergencia en el condado de Orange, el gobernador informó que viajará al condado de Orange y movilizará «todos los recursos necesarios» para proteger la salud y el ambiente. Investigadores intentan confirmar cuál fue la causa del desastre ecológico.

Tegucigalpa, Honduras

La Guardia Costera investiga si un barco comercial, de gran calado, ancló en el lugar equivocado y fue lo que dañó el oleoducto que a su vez causó el derrame masivo de petróleo en el condado de Orange, según reporta el diario Los Angeles Times.

El ancla arrastró la tubería unos 150 pies, dijo un funcionario entrevistado por ese diario que pidió mantener su anonimato. Los buques tienen instrucciones con las zonas de anclaje autorizadas para evitar que tengan contacto con las tuberías, y los investigadores de la Guardia Costera están analizando si el capitán del barco estaba al tanto de esas especificaciones.

Martyn Willshire, director ejecutivo de Amplify Energy, la compañía propietaria del oleoducto, dijo a los periodistas que esa teoría es una “posibilidad clara”.

Un funcionario le dijo a NBC News, cadena hermana de Noticias Telemundo, que las autoridades están buscando “exactamente dónde están esos barcos” que pueden haber afectado el oleoducto, que se conecta a una plataforma de procesamiento ubicada a 17.5 millas de la costa.

El derrame, que se reportó por primera vez el sábado por la mañana, se originó en un oleoducto que va desde el puerto de Long Beach hasta una plataforma petrolera de alta mar conocida como Elly. La falla hizo que unos 126,000 galones de petróleo inundaran el Canal de Catalina.

Los barcos de carga que llegan a los puertos de Los Ángeles y Long Beach, dos de los más activos de Estados Unidos, pueden anclar mientras esperan la entrada, dijo el funcionario, aunque son guiados y monitoreados mientras están en tránsito.

“Estamos investigando si pudo haber sido el ancla de un barco pero, en este momento, eso está en fase de evaluación”, dijo la teniente comandante de la Guardia Costera de Estados Unidos, Jeannie Shaye.

El gobernador de California, Gavin Newsom, declaró el lunes el estado de emergencia en el condado de Orange. “El estado está actuando para reducir la burocracia y movilizar todos los recursos disponibles con el fin de proteger la salud pública y el medio ambiente”, dijo Newsom el lunes por la noche.

“A medida que California continúa liderando la eliminación gradual de los combustibles fósiles y la lucha contra la crisis climática, este incidente sirve como un recordatorio del enorme costo de los combustibles fósiles para nuestras comunidades y el medio ambiente”, afirmó el gobernador.

Dudas sobre la actuación de la Guardia Costera

Según documentos revisados por The Associated Press, la Guardia Costera recibió el primer reporte de un posible derrame de petróleo frente a la costa del sur de California más de 12 horas antes de que la empresa informara sobre la fuga.

Los informes plantean preguntas sobre la respuesta de la Guardia Costera a uno de los derrames más grandes sucedidos en el estado y sobre cuán rápido Amplify Energy, la compañía que opera tres plataformas petroleras y el oleoducto, reconoció que tenía un problema y notificó a las autoridades.

Dos llamadas sobre el derrame llegaron al Centro Nacional de Respuesta, que cuenta con personal de la Guardia Costera y notifica a otras agencias sobre desastres. La primera fue de un barco anclado que notó un brillo en el agua. La segunda llegó seis horas después cuando una agencia federal dijo que detectó una posible mancha de petróleo en imágenes satelitales, según informes de la Oficina de Servicios de Emergencia de California.

Las autoridades estiman que la mancha de crudo creció hasta abarcar casi 40 kilómetros, por lo que se extendía desde Dana Point hasta Huntington Beach.

«Estamos hablando ya de más de 120,000 galones de petróleo que se derramaron», dijo Marce Gutiérrez-Graudins, directora ejecutiva de Azul, una organización de justicia ambiental, en una entrevista con Noticias Telemundo.

«Es muy problemático porque el área donde pasó está en un par de reservas ecológicas, entonces vamos a ver un impacto en la fauna y la gente de la zona», explicó Gutiérrez-Graudins.

Además, la experta asegura que los oleoductos tienen unos sensores de presión que avisan cuando sucede un derrame con el fin de prevenir los accidentes medioambientales.

“Dicen que no se enteraron hasta que otra gente vio el petróleo en el agua, pero ellos deben tener protocolos de seguridad y se tardaron muchísimo antes de avisar. Si no se dieron cuenta está muy mal y si se dieron cuenta, y no lo dijeron, también es terrible”, afirma.

El domingo, Oscar Rodriguez, de 27 años, planeaba asistir al show de aviones que la ciudad de Huntington Beach celebra cada año, pero cuando se enteró de que lo cancelaron comenzó a investigar en redes sociales y se enteró del derrame de crudo.

“A veces vemos cosas así en la tele y suele pasar en el Golfo de México y otras partes del mundo, pero siempre he tenido el miedo de que pase un desastre por las plataformas petroleras que tenemos cerca y que constantemente afectan el ecosistema”, explica Rodríguez, quien es vocero de Oak View Comunidad, una organización de defensa de las personas hispanas.

Rodríguez vive en Huntington Beach desde los 3 años de edad y enfatiza que “es la primera vez” que los pobladores de esa zona costera experimentan una emergencia de tal magnitud. “¿Qué culpa tienen los animales? lo que estamos haciendo los afecta porque el mar es su hogar”, asevera en una entrevista con Noticias Telemundo.

Brianna Gonzales, vecina de Huntington Beach, explicó a Efe, la agencia de noticias española, que “nunca” había visto tantos peces muertos en la costa californiana como en los últimos tres días.

“Es horrible. Hay muchos peces en la superficie del mar y lo peor es que no sabemos cuánto va a durar esto”, comentó Gonzales, de 29 años, mientras miraba el panorama marítimo desde el muelle.

Las playas en Huntington Beach están cerradas, y la ciudad de Laguna Beach, ubicada al sur del estado, también clausuró sus zonas costeras.

El cierre se produjo mientras la costa experimenta un clima cálido que habría atraído a grandes multitudes a las playas para jugar voleibol, natación y surf. Las zonas recreativas y turísticas están identificadas con cintas amarillas de precaución para advertir a las personas del peligro que corren ahí.

La alcaldesa de Huntington Beach, Kim Carr, dijo además que las playas de la comunidad, apodada Surf City, podrían permanecer cerradas durante semanas o incluso meses.

“En un año repleto de problemas increíbles, este derrame de petróleo constituye una de las situaciones más devastadoras a las que se ha enfrentado nuestra comunidad en décadas”, resaltó Carr.

El puerto de Newport está cerrado para el tráfico de embarcaciones con el fin de evitar que el petróleo ingrese a sus instalaciones, según un comunicado de Newport Beach.

Los funcionarios del condado de Orange vigilan una gran parte del petróleo que aún no llega a la costa, y los equipos de los organismos medioambientales trabajan arduamente en la instalación de barreras en las playas contaminadas. Los rescatistas de vida silvestre intentan salvar a los animales que ya son afectados por la presencia del crudo en las aguas. Telemundo/Hondudiario

URL Corta: https://bit.ly/3ld05kO
¡Escanéame!
Coma
Coma