Juicio a la Organización Trump por fraude tributario y evasión de impuestos entra en fase final

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email

***La Fiscalía calcula que la Organización Trump se pudo haber ahorrado al menos 3.5 millones de dólares en pagos tributarios. Aunque el expresidente Trump no está acusado, la Fiscalía ha apuntado que sí tenía conocimiento de un esquema fraudulento de sus gerentes.

Tegucigalpa, Honduras

El jurado del juicio contra la Organización Trump por presunto fraude tributario y conspiración para evadir impuestos comenzará las deliberaciones para tomar una decisión final sobre el caso.

En Nueva York, se cerró la semana pasada la ronda de testimonios tanto de la acusación fiscal como de la defensa de las empresas del expresidente Donald Trump.

Los fiscales que han conducido la investigación sostienen que la Organización Trump ejecutó durante 15 años un plan tramado por sus ejecutivos para ocultar pagos y eludir impuestos, a través de pagos y beneficios extraordinarios no declarados.

La organización es titular de edificios, campos de golf y otros activos del magnate. Está acusada de ayudar a algunos altos ejecutivos a evadir impuestos al tiempo que se ahorraba mucho dinero en salarios.

Lo hacía, presuntamente, pagando compensaciones no declaradas en paralelo a los sueldos de los ejecutivos, incluidos apartamentos y autos de lujo.

“Si se encuentra culpable a la empresa, esta tendría que pagar una multa millonaria”, dijo el abogado criminalista Barry Deonarine, citado por Univision Noticias.

La Fiscalía calcula que la Organización Trump se pudo haber ahorrado al menos 3.5 millones de dólares en pagos tributarios al no rendir correctamente sus impuestos.

“Todo tipo de regalos a ejecutivos de empresas están sujetos a impuestos y deben presentarse (ante IRS) por el valor monetario correspondiente”, explica el asesor fiscal David Rivas a Univision Noticias.

Trump dice que ‘no sabía’ y pide anular el juicio

Aunque el expresidente no está siendo juzgado y no se espera que testifique ni asista al juicio, el juez Juan Manuel Merchán dio la semana pasada luz verde a la Fiscalía para hablar sobre el posible conocimiento de Trump de la trama después de que los abogados de la compañía afirmaran que no sabía nada al respecto.

El fiscal adjunto del distrito de Manhattan, Joshua Steinglass, aseveró que el expresidente Trump “sabía exactamente lo que estaba pasando” con el esquema de supuesto fraude.

Steinglass mostró a los jurados un contrato de arrendamiento que Trump firmó para el apartamento de un ejecutivo en Manhattan y rubricó un memorando autorizando un recorte de sueldo para otro ejecutivo.

El fiscal citó la declaración del exjefe de finanzas de la compañía, Allen Weisselberg, quien aseguró que le dijo a Trump que le devolvería el dinero después de que este accediera a cubrir el elevado costo de la matrícula de sus nietos en un colegio privado. Weisselberg ajustó entonces sus registros de nómina para reducir su salario antes de los impuestos por el coste de la matrícula.

El expresidente ha negado saber que Weisselberg y otros ejecutivos eludían impuestos. Esta semana escribió un mensaje en su plataforma Truth Social: “No hubo ganancia para ‘Trump’, y no teníamos conocimiento de ello”.

“Una firma de contabilidad tan altamente pagada debería haber recogido estas cosas de manera rutinaria, pusimos nuestra confianza en ellos. ¡MUY INJUSTO!”, dijo Trump.

Después de que Steinglass terminara su exposición ante el jurado el viernes, el abogado de la Organización Trump, Michael van der Veen, pidió al juez Merchan que declarara la nulidad del juicio, argumentando que el fiscal había perjudicado irremediablemente a la defensa al presentar efectivamente a Trump como un coconspirador en el esquema de fraude fiscal.

“No creo que sea necesario declarar la nulidad del juicio. Eso ni siquiera se piensa”, dijo Merchan, aceptando, en cambio, advertir a los jurados sobre los comentarios de Steinglass.

Pero el repentino enfoque de Steinglass en el conocimiento de Trump de la trama, justo cuando el juicio de la compañía Trump estaba llegando a su conclusión, hizo que se planteara la pregunta aún abierta: ¿Por qué no se le acusó a él también?

La declaración de dos exempleados de la Organización Trump

Donald Bender, quien fue el contable de Trump, ha confirmado muchas de las sospechas sobre prácticas fiscales fraudulentas al testificar ante el jurado que el expresidente reportó pérdidas en todas sus declaraciones de impuestos durante una década.

El exjefe de finanzas de la compañía, Allen Weisselberg, testificó que él fue quien ideó el esquema por su cuenta, sin que Trump o la familia Trump lo supieran.

Weisselberg, que testificó como parte de un acuerdo con la Fiscalía, dijo que la compañía también se benefició porque no tenía que pagarle tanto en salario. Incluso, un apartamento de Manhattan pagado por la compañía fue para el hijo de Weisselberg, Barry.

“Todo esto forma parte del paquete de compensación de los ejecutivos de Trump: autos gratis para ti, autos gratis para tu mujer, apartamentos gratis para ti, apartamentos gratis para tus hijos”, acusó el fiscal Steinglass. Univisión/Hondudiario

URL Corta: https://bit.ly/3iFyAkS
¡Escanéame!