Las lentas labores de rescate en Miami llegan a su sexto día y desconciertan a los familiares

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

***El presidente, Joe Biden, anunció que visitará la zona del desastre este jueves. Mientras, los rescatistas evitan con máximo cuidado que colapsen huecos donde confían pueda haber alguien con vida.

Tegucigalpa, Honduras

Los lentos trabajos de búsqueda entre los restos de un edificio de departamentos de 12 plantas que se derrumbó en la comunidad de Surfside, a las afueras de Miami, Florida, llegaron a su sexto día este martes. El lunes se recuperaron solo dos cuerpos más, elevando la cifra de muertes confirmadas a 11. Más de 150 personas continúan desparecidas.

El presidente, Joe Biden, anunció que visitará la zona del desastre este jueves.

Las operaciones han sido delicadas y peligrosas, y las familias, desesperadas por ver avances, soportan la desgarradora espera de respuestas mientras se desvanecen las esperanzas y se aferran a un milagro. Los equipos de emergencia argumentan que un paso en falso podría provocar que se caigan pilas de escombros sobre huecos o espacios vacíos donde confían que pueda haber alguien con vida.

En una rueda de prensa a las 11:45 am frente a la zona de desastre, el gobernador de Florida Ron De Santis dijo que se reunió con los grupos de socorristasas y con el cuerpo de bomberos.

«Como exmiembro de las Fuerzas Armadas, uno nunca para de buscar en una operación de rescate», dijo De Santis, «y esto es lo que sucede. Se están rompiendo la espalda, han sido muy generosos arriesgando sus vidas».

De Santis dijo que también se reunió con las familias. “Escuchar las historias de quienes estaban en las torres, los que murieron o desaparecieron… Tocaron a gente en todo el mundo… rompe el corazón, es muy conmovedor. Están sufriendo un dolor increíble”.

Jeannette Nuñez, la vicegobernadora, dijo que “más de 200 personas están trabajando” “día a día, hora a hora, sin parar”.

La alcaldesa del condado de Miami-Dade Daniella Levine Cava dijo que incrementaron el equipo de rescate, que ha tenido que trabajar bajo “un clima inclemente” en turnos de 12 horas. Añadió que les hacen revisiones médicas para asegurarse que pueden regresar a trabajar de manera segura. “No saben todo lo que agradecemos ese sacrificio… esa valentía en circunstancias muy difíciles”.

“No necesitamos recursos adicionales, tenemos lo que necesitamos para hacer el trabajo”, dijo Levine Cava. Aseguró que no se han confirmado más muertes.

Levine Cava dijo que están trabajando de cerca con la fiscalía que llevará a cabo la investigación a las causas del desastre en la que podría haber un juicio con un gran jurado.

Según documentos obtenidos por la cadena CNN, la asociación de condominios Champlain Towers South había aprobado una evaluación de 15 millones de dólares en abril para hacer reparaciones requeridas bajo el proceso de recertificación que requiere el condado tras 40 años de haber sido construido un edificio.

Los miembros de la asociación recibieron un informe hace más de dos años sobre «daños estructurales importantes» en el edificio antes de iniciar el proceso de evaluación para pagar las reparaciones necesarias, según los documentos. La fecha límite para pagar por adelantado o elegir pagar una tarifa mensual de 15 años era el 1 de julio y los precios iban desde los 80,190 dólares hasta los 336,135.

La alcaldesa anunció planes para revisar otros edificios: «El sábado anuncié que una auditoría de 30 días comenzaría inmediatamente para todas las propiedades residenciales de más de 5 pisos de 40 años o más que no hayan completado el proceso de recertificación, para identificar y abordar rápidamente cualquier problema», publicó en Twitter.

Las autoridades se reúnen frecuentemente con las familias para explicarles qué se está haciendo y responder a sus preguntas. Han abordado con ellas todo tipo de cuestiones, desde cómo se dan las coincidencias de ADN que ayudan a identificar a los fallecidos a cómo se contactará con los familiares o a explicar “con todo detalle” cómo se realiza la busca en el montículo de escombros, añadió la alcaldesa.

Armadas con todos esos conocimientos, las familias están llegando a sus propias conclusiones. “Algunos se sienten más esperanzados, otros menos, porque no tenemos respuestas definitivas. Les damos los hechos. Los llevamos al lugar. Han visto las operaciones. Ahora entienden cómo funcionan y se están preparando para las noticias, de un tipo u otro», agregó la alcaldesa.

Los rescatistas retiran los escombros de forma manual y con maquinaria pesada mientras trabajan sobre la precaria pila de concreto pulverizado, acero retorcido y restos de decenas de apartamentos. En los trabajos participan bomberos, perros entrenados y expertos en búsqueda que utilizan radares, drones y dispositivos de sonar.

Las labores siguen siendo una operación de búsqueda y rescate aunque no se ha encontrado a nadie con vida desde las horas posteriores al derrumbe del jueves.

El desplome dejó una capa de escombros sobre otra, lo que obstaculiza los esfuerzos para llegar a quienes pudieran haber sobrevivido en espacios vacíos.

“En toda acción hay una reacción”, explicó el subjefe del Departamento de Bomberos de Miami-Dade, Raide Jadallah, en una conferencia de prensa el lunes. “No es cosa de amarrar un par de cuerdas a una losa de concreto, levantarla y ya”. Algunos de los pedazos de concreto son pequeñas, del tamaño de una pelota de baloncesto o béisbol. Otras pueden ser enormes.

Desde el exterior de un edificio cercano, más de una veintena de parientes observaron cómo las cuadrillas excavaban en la zona del desastre. Algunos se apoyaban en otros en señal de apoyo. Otros se abrazaban o rezaban. Algunos tomaban fotografías.

Las autoridades insistieron el lunes en que no se ha perdido la esperanza.

La decisión de pasar de un operativo de búsqueda y rescate a uno de recuperación es angustiosa, según explicó a la agencia de noticias The Associated Press el doctor Joseph A. Barbera, profesor de la Universidad George Washington. Esta decisión está plagada de consideraciones que solo quienes están en la zona pueden hacer, agregó.

Barbera es coautor de un estudio que examinó desastres en los que algunas personas sobrevivieron bajo los escombros por largos periodos de tiempo. Además, ha asesorado a los equipos acerca de dónde buscar posibles sobrevivientes y cuándo determinar “que la posibilidad de supervivencia es muy, muy pequeña”. “Es una decisión increíblemente difícil y yo nunca he tenido que tomarla», afirmó Barbera.

Por causas hasta ahora no determinadas, el ala noreste del edificio Champlain Towers, inaugurado en 1981 y con 136 apartamentos, se derrumbó en segundos a la 1:30 am (hora local) del jueves 24 de junio, cuando sus habitantes dormían.

El inmueble se desplomó unos días antes del plazo máximo para que los propietarios de los departamentos empezasen a abonar las elevadas cuotas para pagar reparaciones por más de 9 millones de dólares, recomendadas casi tres años antes en un reporte que advirtió de “importantes daños estructurales”.

La mayoría de las víctimas mortales identificadas hasta ahora tenían origen hispano, como muchos de los rescatistas, entre los que hay equipos llegados de otras zonas de EE.UU. y también de países como México e Israel.

La primera demanda contra la Asociación de Champlain Towers fue presentada el mismo día del derrumbe por una firma de abogados por «no haber sido capaz de asegurar y salvaguardar las vidas y la propiedad».

El propietario de un apartamento en Champlain Towers, Manuel Drezner, y «otros en la misma situación» que pueden sumarse a la demanda una vez interpuesta, reclaman una cifra inicial de 5 millones de dólares por daños.

El lunes, dos bufetes de abogados, Morgan & Morgan y Saltz, Mongeluzzi & Bendesky, especializados en demandas por caída de edificaciones, informaron de que están investigando y explorando posibles acciones legales con respecto al colapso del edificio.

«Estamos investigando activamente qué causó el colapso del edificio, si había señales de advertencia de antemano que se omitieron o ignoraron, y si el sistema de códigos y reglamentos de construcción, que tiene el objetivo de evitar que ocurran estos tipos de desastres, falló», dijo el abogado René Rocha. Telemundo/Hondudiario

URL Corta: https://bit.ly/3qGZAAI
¡Escanéame!
Coma
Coma