Militares de Myanmar cortan el acceso a internet en todo el país tras golpe de Estado

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

***La interrupción tuvo lugar mientras manifestantes expresaban su rechazo al golpe de Estado perpetrado por el Ejército el 1 de febrero, que derrocó al presidente Win Myint e incluyó la detención de la dirigente Aung San Suu Kyi.

Tegucigalpa, Honduras

La junta militar de Myanmar ordenó este sábado el corte del acceso a internet a escala nacional, que coincide con las primeras manifestaciones masivas contra el golpe de Estado perpetrado el lunes pasado, informaron varias fuentes.

La retransmisión en vivo en las redes sociales de las protestas fue interrumpida de manera repentina, mientras que varias personas confirmaron a la agencia de noticias EFE que las comunicaciones por aplicaciones de móvil se cayeron, aunque todavía las líneas telefónicas siguen funcionando.

La ONG Amnistía Internacional (AI) denunció que el gobierno militar ordenó a todas las compañías de telecomunicación el cierre al acceso a internet hasta el próximo lunes.

“Los militares deben restablecer todas las telecomunicaciones de inmediato y dejar de poner en peligro los derechos de las personas. Todos los operadores móviles y proveedores de telecomunicaciones de Myanmar deben solicitar una aclaración urgente a las autoridades”, expresó en un comunicado el subdirector regional de campaña de AI, Ming Yu Hah.

Miles de personas tomaron esta mañana las calles de Rangún, antigua capital y ciudad más poblada del país, para manifestar su rechazo contra la nueva junta militar, encabezada por el jefe de las Fuerzas Armadas, el general Min Aung Hlaing.

Antes de que se cortara el directo, los manifestantes se encontraban frente a varias unidades de la Policía, equipados con material antidisturbios.

“Myanmar registra un apagón de internet a estala nacional. Desde la mañana del sábado, la conexión en todo el país ha bajado un 54% sobre los niveles habituales, los usuarios están sufriendo dificultades para conectarse a internet”, indicó antes del bloqueo completo el portal de seguimiento Netblocks.

Los militares, que ya gobernaron el país de facto desde 1962 hasta 2011, tomaron el poder el lunes al alegar un fraude masivo en las elecciones de noviembre, donde el partido liderado por la Premio Nobel de la paz Aung San Suu Kyi arrasó al imponerse en el 83% de los escaños en juego.

Para tratar de frenar el incipiente movimiento civil, la junta militar ordenó en los últimos días el bloqueo al acceso a las redes sociales Twitter, Facebook, Instagram y WhatsApp.

A pesar de la celebración de elecciones y el proceso iniciado en 2011 en Myanmar hacia una “democracia disciplinada”, como la denominan los uniformados, el Ejército mantenía todavía un amplio control sobre los aspectos políticos y económicos del país.

Según EFE, un comandante de un batallón del Ejército fue arrestado tras manifestar, junto a un número indeterminado de oficiales y soldados, su rechazo al golpe de Estado, lo que suponen las primeras fisuras visibles dentro del cuerpo militar.

Varias fuentes cercanas confirmaron a la agencia de noticias la detención de Kyaw Soe Tun, al frente del batallón 903 de ingenieros de campo, que se encuentra en el nororiental estado Shan.

“Al unirnos al Ejército hicimos el juramento de proteger a los ciudadanos, a partir de hoy y junto a los birmanos resistiremos contra la dictadura militar. Nosotros somos el Ejército del país, no somos marionetas de dictadores”, sostiene un comunicado del batallón, integrado por unas 200 personas, al que tuvo acceso EFE.

De qué se acusa a la ex líder Aung San Suu Kyi y al presidente Win Myint

Ambos fueron detenidos por los militares tras el golpe de Estado del 1 de febrero. Según confirmó su partido el viernes, la exdirigente birmana Aung San Suu Kyi está en “arresto domiciliario” en la capital, Naipyidó, y se encuentra bien.

En concreto, los cargos contra ella incluyen el incumplimiento de las leyes de importación y exportación, y la tenencia de dispositivos de comunicación considerados ilegales.

La acusación de poseer walkie talkies importados ilegalmente salió a la luz dos días después de que la arrestaran.

La presentación le permite a las fuerzas de seguridad valerse de argumentos legales para justificar su detención hasta el 15 de febrero.

Mientras que el presidente depuesto Win Myint fue acusado de violar los protocolos para detener la propagación del coronavirus durante la campaña de las elecciones del pasado noviembre. El mandatario habría ordenado el desplazamiento de más de 200 vehículos para visitar distintas zonas del país en compañía de su esposa, cuando aún estaban prohibidos los encuentros de más de 30 personas. Infobae/Hondudiario

URL Corta: https://bit.ly/2YSvnkU
¡Escanéame!
Coma