Presidente Trump suspendió negociaciones con demócratas hasta después de las elecciones

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

***“He dado instrucciones a mis representantes para que dejen de negociar hasta después de las elecciones”, tuiteó.

Tegucigalpa,Honduras

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el martes la suspensión de las conversaciones con los demócratas sobre un nuevo plan de ayuda para enfrentar la pandemia de covid-19 hasta después de las elecciones del 3 de noviembre.

“He dado instrucciones a mis representantes para que dejen de negociar hasta después de las elecciones”, tuiteó.

“Inmediatamente después de que gane, aprobaremos un importante proyecto de ley de estímulo que se centra en los estadounidenses trabajadores y las pequeñas empresas”, prometió el mandatario republicano, en carrera por un segundo mandato.

Con efecto casi inmediato, la bolsa de Nueva York terminó en rojo el martes. Según resultados provisorios de cierre, el Dow Jones perdió 1,34% a 27.772,30 puntos, el Nasdaq 1,57% a 11.154,60 unidades y el S&P 500 1,40% a 3.360,87.

Un nuevo impulso presupuestario en Estados Unidos es visto como crucial por los expertos para permitir que la primera economía del mundo levante cabeza, después de haber sido puesta de rodillas por el covid-19, que ha paralizado a muchos sectores.

La administración Trump y el Congreso habían estado tratando durante más de dos meses de acordar un nuevo plan de ayuda para hogares y empresas, pero había desencuentros sobre el monto.

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, arremetió contra el presidente Trump por suspender hasta luego de las elecciones las negociaciones del plan de ayuda por la pandemia, acusándolo de obrar “a expensas del país”.

“Una vez más, el presidente Trump mostró la hilacha: ponerse primero a expensas del país, con la total complicidad de los legisladores republicanos”, dijo Pelosi, líder demócrata en el Congreso, en un comunicado.

Al anunciar en Twitter la decisión, Trump acusó a Pelosi de no negociar “de buena fe”. «Claramente, la Casa Blanca está en un completo desorden”, afirmó Pelosi.

Y agregó que Trump estaba desoyendo las advertencias de la Reserva Federal que muy poco apoyo resultaría en una recuperación débil con dificultades innecesarias para millones de hogares y empresas estadounidenses.

El martes más temprano, el presidente de la FED, Jerome Powell, dijo que la expansión económica de Estados Unidos estaba “lejos de ser completa” luego de la profunda contracción derivada de la pandemia de coronavirus. Powell advirtió que el hecho de que Estados Unidos no brinde más alivio “conduciría a una recuperación débil, creando dificultades innecesarias para los hogares y las empresas”.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y Pelosi habían reanudado el diálogo a un ritmo diario de negociaciones desde hace casi una semana.

Pero las diferencias entre republicanos y demócratas seguían siendo demasiado grandes. La cantidad total de ayuda era un problema puesto que los republicanos querían un primer acuerdo más pequeño, incluso si eso significaba regresar luego a la mesa de negociaciones, mientras que los demócratas exigían un plan importante de inmediato.

Las dos partes estaban tratando de acordar cuánto más gastar en estímulos adicionales al expirarse los auxilios previstos en el plan de 2,2 billones de dólares aprobado en marzo por el Congreso cuando se declaró la pandemia.

La propuesta más reciente de Pelosi era de 2,2 billones de dólares. Pero Trump la acusó de querer “rescatar a los Estados demócratas con un alto nivel de morosidad y mal administrados”, y dijo que ese dinero “de ninguna manera está relacionado con el covid-19”.

“Hicimos una oferta muy generosa de 1,6 billones de dólares y, como es habitual, ella no está negociando de buena fe”, dijo el presidente.

Agregó que le había dicho al líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, que concentrara a la Cámara alta controlada por los republicanos en confirmar a Amy Coney Barrett para el asiento de la Corte Suprema que quedó vacante el mes pasado por la muerte de Ruth Bader Ginsburg, lo que daría a los conservadores una sólida mayoría de seis a tres en el máximo tribunal.Infobae/Hondudiario

URL Corta: https://bit.ly/3iKG00V
¡Escanéame!
Coma
Coma