Reino Unido abre la puerta al «pasaporte Covid»

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

***Más de 70 diputados de todos los partidos hacen causa común contra la medida «discriminatoria» y «autoritaria».

Tegucigalpa, Honduras

El ‘premier’ Boris Johnson anunciará este lunes la puesta en marcha de un programa piloto para implantar lo más parecido a un «pasaporte Covid» en el Reino Unido. Nueve eventos -desde la reapertura de un club de comedia en Liverpool a la final de la FA Cup en Wembley- han sido seleccionados a lo largo de un mes en lo que los analistas consideran como «un experimento de masas», para comprobar el funcionamiento de una plan de certificación que podría extenderse a los actos culturales y deportivos.

Los planes del Gobierno se han enfrentado de entrada a la oposición de más de 70 diputados de todos los partidos, que consideran la medida como «discriminatoria» y «autoritaria». El ex líder conservador Iain Duncan Smith encabeza la alianza contra los «pasaportes Covid» a la que también se ha unido el ex líder laborista Jeremy Corbyn, en su sonada vuelta al primer plano político (durante el fin de semana encabezó las protestas de «Kill the Bill» en Londres, contra la nueva ley de poderes policiales).

Tras las reacciones adversas suscitadas por los supuestos preparativos para «pasaporte Covid», el Gobierno británico matizó sus planes el domingo a través de su secretario de Estado para el Deporte Nigel Huddleston. «No vamos a pedir un tipo de certificación en los programas piloto», declaró Huddleston. «Vamos a asegurarnos, eso sí, de que la gente se somete a test antes y después de los eventos. Vamos a vigilar sobre todo las medidas de mitigación, como la ventilación, la higiene o los corredores unidireccionales».

La coalición contra el «pasaporte Covid» ha dirigido una carta personal a Boris Johnson -respaldada por grupos como Liberty, Big Brother Watch o Privacy International- advirtiendo que los planes del Gobierno suponen una amenaza contra las libertades civiles. El actual líder de la oposición, Keir Starmer, ha admitido que la implantación de una certificación Covid para tener acceso a actos públicos es algo que va «contra el instinto británico».
La posibilidad de un boicot en Westminster a la polémica medida está pues abierta, aunque el ministro del Gabinete Michael Gove ha intentado limar las resistencias dentro del ala dura del Partido Conservador con la introducción de medidas complementarias. «Hay aún medidas prácticas y éticas a las que tendremos que responder antes de poner el marcha un programa más amplio», reconoció Michael Gove a The Daily Telegraph. La discriminación por edad (la campaña de vacunación se ha centrado hasta ahora en los mayores de 50 años) y los problemas técnicos (la puesta al día de una aplicación especial en el Sistema Nacional de Salud) pueden retrasar hasta el otoño la implantación del sistema a gran escala.

Para entrar en las finales de la Copa Carabao (el 15 de abril) o la FA Cup (el 15 de mayo), los británicos deberán demostrar haber sido vacunados o haber dado negativo en una prueba previa de flujo lateral (aunque a posteriori deberán pasar también por un PCR).

«Una certificación del Covid será una medida divisiva y discriminatoria», ha advertido el conservador Graham Brady, al frente del comité parlamentario 1922. «Con los altos niveles de vacunación que protegen a los más vulnerables y hacen más difícil el contagio, deberíamos volver a nuestra vida normal y no imponer restricciones permanentes».

«Una cosa son los viajes de lujo internacionales y otra es que te nieguen tu derecho fundamental de participar en actos tu propia comunidad», ha denunciado el ex fiscal general general «a la sombra» Shami Chakrabarti, miembro de la Cámara de Lores y destacado militante laborista. «Un pasaporte Covid interno es una medida autoritaria que va demasiado lejos. No acabaremos con el virus con discriminación y opresión sino con educación, vacunación y apoyo mutuo».

Aunque los planes del Gobierno no incluyen los pubs, los restaurantes, los teatros, los cines, los gimnasios o las discotecas, se teme que las empresas decidan extender por cuenta propia las medidas y acaben exigiendo una «certificación Covid» a sus clientes.

El primer evento del programa piloto será el 16 de abril, en el club de comedia Hot Water de Liverpool, donde también se ensayará la medida en los cines Luna (de 23 al 25 de abril) y en una conferencia para empresarios en el centro de convenciones ACC. La carrera popular de Harfield House y el campeonato mundial de billar en el teatro Crucible de Sheffield serán otros dos eventos a los que también asistirán decenas de investigadores por cuenta del Gobierno, camuflados entre la multitud y estudiando el comportamiento de la gente.

Boris Johnson anticipará también el lunes el nuevo sistema para viajes internacionales que podría implantarse a partir del 17 de mayo. El Reino Unido utilizará los colores del semáforo para identificar a los países donde será factible viajar (con certificado de vacunación o PCR anteriores y posteriores). Con el verde de distinguirán a los destinos con alto nivel de vacunación (como Gibraltar, Israel, Estados Unidos o Bahrein) o bajos niveles de infección (posiblemente Portugal).

La mayoría de los países europeos podrían se calificados sin embargo como ámbar, lo que requeriría como hasta ahora el aislamiento de diez días a la vuelta en un domicilio privado. Los visitantes de países calificados con el rojo deberán seguir guardando cuarentena obligatoria de diez días en hoteles a su llegada al Reino Unido. El Mundo/Hondudiario

URL Corta: https://bit.ly/3fDsoXe
¡Escanéame!
Coma
Coma