Retiran los nombres de Eta e Iota de lista de huracanes por la muerte y destrucción que ocasionaron

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

***El Comité de Huracanes de la Organización Meteorológica Mundial retira nombres de ciclones tropicales y pone punto final al uso del alfabeto griego.

Tegucigalpa, Honduras

El Comité de Huracanes de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha suprimido los nombres Dorian (2019) y Laura, Eta e Iota (2020) de las listas rotativas utilizadas para denominar a los ciclones tropicales del Atlántico tropical a raíz de la muerte y la destrucción que causaron los eventos bautizados con esas denominaciones. Asimismo, también ha decidido que el alfabeto griego dejará de utilizarse porque es una fuente de distracción a la hora de avisar acerca de peligros y tormentas que, además, puede generar confusión.

El Comité de Huracanes, el órgano competente en la materia para América del Norte, América Central y el Caribe (Asociación Regional IV de la OMM), ha acordado los cambios en la convención de denominación en su última reunión, que se ha celebrado de forma virtual del 15 al 17 de marzo.

En ella se ha analizado la temporada de huracanes sin precedentes que se produjo en el Atlántico en 2020 y se han realizado los últimos ajustes en los preparativos para la temporada de 2021, incluido el suministro de pronósticos y avisos —así como de evaluaciones de impactos— de los peligros vinculados a vientos, mareas de tempestad e inundaciones.

El alfabeto griego dejará de utilizarse porque es una fuente de distracción a la hora de avisar acerca de peligros y tormentas que, además, puede generar confusión.

Los miembros del Comité de Huracanes, procedentes de Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales (SMHN) de toda la Región, han debatido sobre la formación de tormentas con nombre antes del inicio oficial de la temporada de huracanes fijado para el 1 de junio. El Comité ha acordado que no habrá cambios en la fecha oficial de inicio de la temporada de huracanes en el Atlántico de 2021.

La temporada de 2020 empezó pronto y cobró impulso rápidamente, dado que en el período de mayo a julio ya se registraron nueve tormentas con nombre, una cifra sin precedentes. Y terminó tarde, puesto que, por primera vez desde que se tienen registros, en noviembre se produjeron dos huracanes de primer orden, una época del año en la que la temporada normalmente está en declive. La temporada fue tan activa que la lista rotativa de la OMM formada por 21 nombres se agotó y, por segunda vez en la historia, tuvo que recurrirse al alfabeto griego, circunstancia que no se daba desde 2005.

«La labor del Comité de Huracanes de la Asociación Regional IV es fundamental para velar por la coordinación entre naciones mucho antes de que la próxima tormenta amenace a la población», dijo Ken Graham, presidente del Comité de Huracanes y director del Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos. «Los huracanes no entienden de fronteras internacionales. Todos encaramos peligros similares debidos a los sistemas tropicales. Las consecuencias de una sola tormenta pueden afectar a varios países, por lo que es fundamental que dispongamos de un plan, coordinemos esfuerzos y pongamos en común las dificultades encontradas y las mejores prácticas aplicadas».

Aunque la convención de denominación es solo una pequeña parte de la labor que el Comité de Huracanes lleva a cabo para salvar vidas, es la que más atención suscita entre la población. Las listas de nombres de ciclones tropicales formados en el Atlántico se utilizan por turno a lo largo de un ciclo de seis años, y una vez concluido ese período, se vuelven a utilizar, a menos que una tormenta provoque tantas víctimas mortales o genere tantos daños que su nombre sea eliminado de futuras listas.

En total, 93 nombres han sido retirados de las listas empleadas para la cuenca atlántica desde 1953, cuando empezó a utilizarse el sistema actual para bautizar a las tormentas.

El Comité de Huracanes ha acordado la retirada de nombres de tormentas de 2020, así como también de 2019, porque a raíz del inicio de la crisis de la COVID-19 esa cuestión no se inscribió en el orden del día de la reunión del Comité del año pasado.

«Los países en desarrollo y las pequeñas islas del Caribe y América Central son cada vez más vulnerables a los efectos de los ciclones tropicales, que pueden echar por tierra años de desarrollo socioeconómico en cuestión de horas. En 2020, volvió a producirse esta situación, que tuvo efectos trágicos», recordó Evan Thompson, presidente de la Asociación Regional IV de la OMM (América del Norte, América Central y el Caribe).

«Es imposible evitar esta increíble fuerza de la naturaleza, pero sí podemos reducir en la mayor medida posible la pérdida de vidas y bienes mediante pronósticos y avisos de última generación y una sólida coordinación y cooperación regionales», dijo Thompson, que dirige el Servicio Meteorológico Nacional de Jamaica.

Eta e Iota (2020)

En noviembre de 2020, los huracanes Eta e Iota tocaron tierra en la misma zona de la costa nicaragüense, al sur de Puerto Cabezas, con menos de dos semanas de diferencia. Los dos potentes ciclones tropicales provocaron extensas inundaciones en Nicaragua, Honduras y otros países centroamericanos adyacentes, y ocasionaron al menos 272 víctimas mortales y pérdidas por daños valoradas en más de 9.000 millones de dólares. Meteored/Hondudiario

URL Corta: https://bit.ly/3cISxRl
¡Escanéame!