Rusia inicia una dura ofensiva para hacerse con el control de la región ucraniana del Donbas

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

***El Kremlin lanzó una nueva ofensiva en las regiones prorrusas de Donetsk y Lugansk para controlarlas completamente y conseguir su “liberación”. La asediada ciudad de Mariupol recibió un nuevo ultimátum para su rendición.

Tegucigalpa, Honduras

Rusia ha lanzado su tan temida ofensiva a gran escala sobre la región del Donbas para conseguir su “liberación”, según el ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, y tomar el control del este de Ucrania, con ataques a lo largo de un extenso frente de 300 millas (480 kilómetros). La ofensiva marca el inicio de una nueva y posiblemente determinante fase de la guerra.

“Las tropas rusas han comenzado la batalla por el Donbas”, confrmó el presidente Volodymyr Zelenskyy en un discurso por video. Afirmó que una “parte significativa de todo el ejército ruso está ahora concentrada en esta ofensiva”.

El Donbas es el corazón industrial de Ucrania situado en el este del país, con una población mayoritariamente de habla rusa, y donde los separatistas respaldados por el Kremlin han estado luchando contra las fuerzas ucranianas durante los últimos ocho años y han declarado dos repúblicas independientes que han sido reconocidas por Rusia.

Hace pocas semanas, el Kremlin declaró que la captura del Donbas era su principal objetivo de la guerra, tras haber fracasado en su intento de llegar a Kiev. Después de replegarse de la capital, comenzó a reagrupar y reforzar a sus tropas terrestres en el este para lo que presumía sería una batalla abierta.

“No importa cuántas tropas rusas sean conducidas allí, lucharemos”, prometió Zelenskyy. “Nos defenderemos. Lo haremos todos los días”.

El Estado Mayor de Ucrania dijo que las fuerzas rusas intensificaron el lunes sus ofensivas en las regiones de Luhansk y Donetsk, las cuales pertenecen al Donbas, así como en la zona de Zaporiyia.

“Esta mañana, casi a lo largo de todo el frente de batalla de las regiones de Donetsk, Luhansk y Kharkiv, los invasores intentaron penetrar nuestras defensas”, dijo Oleksiy Danilov, secretario del consejo de seguridad nacional de Ucrania, en declaraciones reproducidas por la prensa ucraniana. “Afortunadamente, nuestro ejército está resistiendo. Pasaron por sólo dos ciudades, Kreminna y otra pequeña localidad”.

“No cederemos ninguno de nuestros territorios”, añadió.

Nuevo ultimátum a Mariupol

En tanto, Rusia dio este martes otro ultimátum a las fuerzas ucranianas que aún resisten en la asediada ciudad de Mariupol, especialmente en la acería de Azovstal, para que depongan hasta el mediodía de este martes las armas a cambio de salvar así su vida.

“Teniendo en cuenta la situación catastrófica que se ha desarrollado en la planta metalúrgica de Azovstal, además de guiarse por principios puramente humanos, las Fuerzas Armadas rusas ofrecen una vez más a los militantes de batallones nacionalistas y mercenarios extranjeros detener las hostilidades y deponer las armas a partir de las 12:00 (09.00 GMT)”, señaló el Ministerio de Defensa.

Denys Prokopenko, comandante del Regimiento Azov de la Guardia Nacional de Ucrania, dijo en un mensaje transmitido en video que Rusia ha comenzado a arrojar bombas antibúnker en la planta siderúrgica de Azovstal, en donde el regimiento se encuentra atrincherado.

El enorme complejo cuenta con una serie de túneles en los que se resguardan tanto personal militar como población civil. Se cree que es el último gran bastión de la resistencia en la destruida ciudad del sur de Ucrania.

Durante la madrugada del lunes y a lo largo de la jornada, Rusia bombardeó la ciudad occidental de Lviv y diversos objetivos en distintos puntos de Ucrania, en un aparente intento de diezmar las defensas del país.

Al menos siete personas murieron en la ofensiva con misiles en Lviv, una ciudad cercana a la frontera con Polonia que únicamente ha registrado ataques esporádicos en los casi dos meses de conflicto y que se ha convertido en refugio para civiles que huyen de los combates en otras partes del país. Para la creciente molestia del Kremlin, Lviv también se ha convertido en una importante vía para el suministro de armas de la OTAN.

El ataque ruso en Lviv fue dirigido contra tres instalaciones de infraestructura militar y un taller automotriz, según el gobernador regional Maksym Kozytskyy, quien señaló que entre las personas heridas hay un niño.

Un hotel de Lviv que alberga a ucranianos que han escapado de los combates en otras partes del país también sufrió daños importantes, declaró el alcalde Andriy Sadovyi. La ciudad ha aumentado notablemente su población tras la llegada de ancianos, mujeres y niños que intentan huir de la guerra.

“La pesadilla de la guerra nos alcanzó, incluso en  Lviv”, manifestó Lyudmila Turchak, quien escapó junto a sus dos hijos desde la ciudad de Kharkiv, en el este del país. “Ya no hay un lugar en Ucrania en el que nos sintamos seguros”.

Lviv, la ciudad más grande del oeste de Ucrania y también conocida como Lviv, se ubica a unos 50 millas (80 kilómetros) de Polonia, una nación que forma parte de la OTAN.

Rusia se ha quejado airadamente sobre el creciente flujo de armas occidentales hacia Ucrania y ha advertido que este tipo de asistencia podría tener consecuencias. En los medios de comunicación estatales rusos, algunos presentadores de noticias han acusado que el suministro de armas representa una participación directa de Occidente en la lucha contra Rusia.

Además, una gran explosión estremeció Vasylkiv, una población al sur de la capital, Kiev, que alberga una base aérea, según los residentes. De momento se desconoce cuál fue el blanco del ataque.

En Kharkiv, la segunda ciudad más grande de Ucrania, al menos tres personas murieron en un ataque de artillería, según periodistas de The Associated Press en el lugar. Una de las víctimas fue una mujer que parecía haber salido a recolectar agua de lluvia. Fue encontrada con un bidón y un paraguas a su lado.

Analistas militares afirman que Rusia estaba incrementando sus ataques contra fábricas de armas, trenes y demás infraestructura antes de su ofensiva en el Donbas.

El Kremlin informó que sus misiles impactaron más de 20 objetivos militares en el este y centro de Ucrania durante el último día, incluyendo depósitos de municiones, cuarteles y grupos de soldados y vehículos.

También reportó que su artillería impactó otros 315 objetivos ucranianos y que sus aviones de combate realizaron 108 ataques contra soldados y equipamiento militar. Estas afirmaciones no pudieron verificarse de manera independiente.

El general Richard Dannatt, ex jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Británicas, dijo a la cadena Sky News que Rusia libraba una campaña de “ablandamiento” antes de su ofensiva en el Donbas.

Un alto funcionario de Defensa de Estados Unidos, que habló bajo condición de anonimato a fin de discutir las evaluaciones del Pentágono sobre el conflicto, declaró que ahora hay 76 unidades de combate rusas, conocidas como grupos tácticos de batallón, en el este y sur de Ucrania, en comparación con las 65 unidades que había la semana pasada.

Eso podría traducirse en alrededor de 50,000 o 60,000 soldados, considerando que el Pentágono dijo al inicio de la guerra que una unidad normal contenía entre 700 y 800 elementos, pero es difícil precisar una cifra en estas etapas del combate.

El funcionario también señaló que cuatro aeronaves de carga estadounidenses llegaron el domingo a Europa con una entrega inicial de armas y otros materiales para Ucrania como parte de un paquete de 800 millones de dólares que Washington anunció la semana pasada. Además, en los próximos días daría inicio el entrenamiento de personal ucraniano para el uso de obuses estadounidenses de 155 mm.

La captura de Mariupol, donde Ucrania calcula que 21,000 personas han muerto, es vista como clave, y no sólo porque privaría a Ucrania de un importante puerto y completaría un puente terrestre entre Rusia y la Península de Crimea, la cual se anexó Rusia en 2014.

El funcionario estadounidense dijo que si Rusia tiene éxito en tomar control absoluto de Mariupol, eso podría liberar a casi una docena de grupos tácticos de batallón para ser utilizados en otras partes del Donbas. Telemundo/Hondudiario

En nuestra Portada...

Coma