Sánchez pacta la amnistía con los independentistas catalanes y desbloquea su investidura 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** El Partido Popular (PP) de Núñez Feijóo fue el más votado en las urnas en julio, pero no logró los apoyos parlamentarios para hacerse con el poder al intentar la investidura en septiembre. 

Tegucigalpa, Honduras

El acuerdo alcanzado este jueves entre socialistas e independentistas catalanes desbloquea la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno en España, en medio de una fuerte tensión en el país por la amnistía pactada para los implicados en el proceso separatista entre los años 2012 y 2023. 

Un pacto que abre una “etapa inédita” en España, en palabras del expresidente catalán Carles Puigdemont en Bruselas, donde se selló el acuerdo mientras en Madrid la derecha española clamaba contra lo que considera una traición de Sánchez al país con tal de seguir en el poder. 

Un pacto largamente negociado  

La firma entre el partido socialista PSOE de Sánchez y la formación independentista Junts de Puigdemont, que sería uno de los beneficiados por la amnistía, se cerró tras semanas de negociaciones mientras se acercaba la fecha límite. 

Pese al acuerdo, Puigdemont advirtió que la estabilidad del Gobierno español en la próxima legislatura dependerá de “una negociación permanente” con el PSOE, pues “se abre un camino incierto y lleno de dificultades”. 

“El conflicto que queremos resolver no se limita a 2017”, dijo en referencia a la declaración unilateral de independencia de ese año, cuando presidía el Gobierno regional de Cataluña, tras la que huyó de la Justicia española. 

Por ello, el documento del acuerdo, difundido por los socialistas, establece que la futura amnistía, aunque sin incluir “nombres”, será para todos los relacionados “directa o indirectamente” con el proceso independentista «entre 2012 y 2023».  

Sobre la posibilidad de un referéndum, Puigdemont comentó que será en todo caso negociado a través de un mediador internacional, aunque el documento pactado apunta que se basaría en lo que la Constitución española establece para “decisiones políticas de especial trascendencia”.  

La derecha habla de dictadura  

“España ha perdido, los independentistas están ganando y el PSOE ha desaparecido”, sentenció el líder de los conservadores españoles, Alberto Núñez Feijóo tras conocer el acuerdo que desbloquea la investidura de Pedro Sánchez. 

El Partido Popular (PP) de Núñez Feijóo fue el más votado en las urnas en julio, pero no logró los apoyos parlamentarios para hacerse con el poder al intentar la investidura en septiembre. 

Núñez Feijóo acusó a Sánchez de “ceder en un chantaje” al independentismo con tal de mantenerse en el poder. 

La presidenta del Gobierno regional de Madrid, conservadora Isabel Díaz Ayuso, fue más allá al denunciar que España está al comienzo de “una dictadura”. 

El PP tiene convocadas movilizaciones en toda España para el domingo, tras desmarcarse de las protestas que en los últimos días se han celebrado ante sedes socialistas, marcadas por incidentes protagonizados por grupos de ultraderechistas. 

Además de Junts, Sánchez cuenta con el respaldo de la formación de izquierda con la que, gobernado hasta el momento en coalición, ahora denominada Sumar, y de otras fuerzas nacionalista e independentistas catalanas, vascas y gallegas. 

El ahora presidente en funciones necesita para su investidura, aún sin fecha, aunque se espera para la próxima semana, mayoría absoluta, es decir, 176 de los 350 escaños del Congreso o Cámara baja del Parlamento español. EFE 

 

En nuestra Portada...

Coma