Tensión entre las dos Coreas por intercambio de disparos con misiles balísticos

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

***El ejército surcoreano reportó primero que Pionyang había disparado tres misiles balísticos de corto alcance hacia el mar de Japón y que uno de ellos cayó dentro de su zona económica especial (EEZ). Seúl respondió con disparos desde cazas F-15 y F-16 «hacia mar abierto al norte de la Línea Límite Norte», que divide las aguas de ambos países.

Tegucigalpa, Honduras

Las dos Coreas intercambiaron este miércoles lanzamientos de misiles que por primera vez cayeron en sus respectivas aguas, un incidente que empeora aún más un clima de tensión regional que puede alcanzar cotas históricas.

El ejército surcoreano reportó primero que Pionyang había disparado tres misiles balísticos de corto alcance desde las cercanías de Wonsan, en la costa oriental norcoreana, hacia el mar de Japón (llamado mar del Este en las dos Coreas) a las 8:51 de la mañana (23:51 GMT del martes).

Uno de ellos cayó en alta mar, 26 kilómetros al sur de la Línea Límite Norte (LLN), la divisoria que divide las aguas de ambos países, y a 35 millas (57 km) al este de la ciudad costera de Sokcho, ubicada a 99 millas (160 km) al noreste de Seúl, dentro de la zona económica especial (EEZ) surcoreana.

«Es la primera vez desde la división (de la península) que un lanzamiento norcoreano cae en nuestras aguas nacionales al sur de la LLN», dijo en un comunicado enviado poco después a los medios el teniente general Kang Shin-chul, jefe de operaciones del Estado Mayor Conjunto (JCS), que añadió que la acción es «absolutamente inaceptable» y que el ejército surcoreano respondería «con decisión».

Suena la alarma antiaérea en Corea del Sur

Este misil norcoreano cayó además a 103 millas (167 km) al noroeste de la isla de Ulleung, donde se activó la alerta antiaérea, aparentemente porque el misil parecía inicialmente dirigido ahí.

El primer nivel de alerta, que implica la publicación de advertencias sonoras en altavoces municipales y en teléfonos móviles y televisores, se mantuvo en la isla, de unos 9,000 habitantes, durante unas cinco horas.

El JCS, que señaló que los detalles con respecto a la trayectoria inicial de ese proyectil «aún están siendo analizados», informó poco después que Pionyang disparó aparentemente hacia el este y el oeste, más de 10 misiles de distintos tipos, una cifra que podría suponer un récord de ensayos realizados en un solo día para el régimen norcoreano.

Los cancilleres surcoreano y estadounidense, Park Jin y Antony Blinken, hablaron por teléfono sobre los lanzamientos y los calificaron como «una provocación militar grave y sin precedentes» además de «deplorar» que los ensayos de misiles llegaran en un momento de duelo nacional en el Sur por la tragedia de Halloween en Seúl.

Estos lanzamientos norcoreanos pretenden ser en todo caso una respuesta a las ingentes maniobras aéreas que Seúl y Washington celebran hasta el viernes en la región.

En la víspera, el régimen de Kim Jong-un ya advirtió que tomaría represalias «más poderosas» por considerar estos ejercicios -que han supuesto el despliegue de unos 240 aviones (incluyendo cazas furtivos de última generación) y son los mayores de los aliados en cinco años- una amenaza para su soberanía.

La respuesta de Corea del Sur a los misiles norcoreanos

Tras los lanzamientos norcoreanos, el presidente surcoreano, Yoon Suk-yeol, convocó una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad Nacional (NSC) y aseguró al término de la misma que habría una rápida respuesta e instó a «prepararse para más provocaciones» del Norte.

Esa réplica llegó poco después de su anuncio, ya que el ejército surcoreano disparó después desde cazas F-15 y F-16 tres misiles de precisión aire-tierra «hacia aguas en mar abierto al norte de la LLN», lo que ha supuesto también la primera vez que Seúl envía este tipo de proyectiles a aguas pertenecientes a la EEZ de su vecino.

La tensión en la península se ha incrementado a niveles peligrosos en los últimas semanas ante los insistentes lanzamientos norteños, las grandes maniobras de los aliados que incluyen activos estratégicos de Washington, y la posibilidad de que Pionyang, tal y como apuntan los satélites, pueda realizar pronto su primera prueba nuclear en cinco años.

Aunque las cifras varían de acuerdo al tipo de clasificación, el de este miércoles es el lanzamiento norcoreano número 36 en lo que va de año (una cifra récord), según la base de datos de la ONG estadounidense Nuclear Threat Initiative. Univisión/Hondudiario

En nuestra Portada...

Coma