“Vivimos en un país inundado por armas de guerra”: Joe Biden

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

***Biden recibió el lunes en la Casa Blanca a una multitud para celebrar la aprobación de una nueva ley diseñada para reducir la violencia armada, aunque al mismo tiempo lamentó un nuevo tiroteo y subrayó los límites de la nueva norma apenas 16 días después de ser aprobada.

Tegucigalpa, Honduras

El presidente Joe Biden recibió el lunes en la Casa Blanca a una multitud para celebrar la aprobación de una nueva ley diseñada para reducir la violencia armada, aunque al mismo tiempo lamentó que Estados Unidos sigue “inundado por armas de guerra” y un nuevo tiroteo subrayó los límites de la nueva norma apenas 16 días después de ser aprobada.

La ley, aprobada tras las recientes masacres en Buffalo, Nueva York y Uvalde, Texas, añade requisitos para jóvenes que quieran comprar armas, prohíbe la venta de armas a abusadores domésticos y ayuda a las autoridades a privar de armas temporalmente a quienes sean considerados un peligro.

Pero la “celebración” ocurrió después de que alguien disparó contra un desfile del Día de la Independencia en Highland Park, Illinois, matando a siete personas. El hecho demostró las limitaciones de la ley en cuanto a su capacidad de detener la violencia armada en Estados Unidos.

Y ocurre en momentos en que gobernadores demócratas han pasado a la vanguardia en la expresión de enojo colectivo ante la proliferación de la violencia armada.

Biden recibió a cientos de personas en el jardín de la Casa Blanca, incluyendo a legisladores de ambos partidos que ayudaron a redactar la ley y la aprobaron, y funcionarios estatales y locales —como el gobernador de Illinois J.B. Pritzker y la alcaldesa de Highland Park, Nancy Rotering— y familias de víctimas de la violencia armada.

“Gracias a su trabajo, su activismo, su coraje, se salvarán vidas hoy y mañana”, declaró el mandatario.

“No salvaremos a todas las vidas de esta epidemia de violencia armada”, añadió, “pero si esta ley hubiera sido aprobada antes, incluso hace unos pocos meses, se hubieran salvado vidas”.

Aun así, expresó Biden, “Vivimos en un país inundado por armas de guerra”. Repitió su llamado al Congreso a aprobar una prohibición federal sobre los fusiles de asalto y los cartuchos de alta capacidad o, como mínimo, condiciones y entrenamientos más estrictos para quienes deseen comprar armas.

Dijo también que el Congreso debe aprobar leyes que permiten demandar en los tribunales a dueños de armas que no guarden debidamente sus armas o cuyas armas sean usadas en actos de violencia. Destacó que él mismo posee cuatro rifles y que los tiene en su casa bajo llave.

Histórica, pero modesta ley

El pasado 23 de junio el Senado aprobó en discreto pero histórico proyecto de ley bipartidista sobre la violencia con armas de fuego que parecía impensable hace solo un mes, allanando el camino para la aprobación final en la Cámara de Representantes de lo que será la respuesta de mayor alcance de los legisladores en décadas a la racha de brutales tiroteos masivos en todos los rincones de Estados Unidos.

El voto final se dio con 65 a favor y 33 en contra. Ahora pasa a la Cámara Baja donde es bastante probable que sea aprobado debido a la mayoría demócrata.

Después de años de demoras en los procedimientos del Partido Republicano que descarrilaron esfuerzos para frenar las armas de fuego, demócratas y algunos republicanos decidieron que la inacción del Congreso era insostenible después de los tiroteos del mes pasado en Buffalo, Nueva York, y Uvalde, Texas.

Fueron semanas de conversaciones a puerta cerrada, pero un grupo de senadores de ambos partidos surgió con un compromiso para contener el derramamiento de sangre que ha llegado a conmocionar, pero ya no sorprender, a la nación.

Los legisladores publicaron el proyecto de ley de 80 páginas 11 días después de acordar un marco para el plan y 29 años después de que el Congreso promulgara por última vez importantes restricciones a las armas de fuego.

En qué consiste la legislación

La medida de $13,000 millones endurecerá las verificaciones de antecedentes para los compradores de armas más jóvenes, impedirá el acceso a las armas de fuego a más delincuentes de violencia doméstica y ayudará a los estados a implementar leyes de alerta temprana que faciliten a las autoridades alejar de su alcance armas a personas consideradas peligrosas.

También financiará programas locales para la seguridad escolar, la salud mental y la prevención de la violencia.

El paquete aprobado en pleno año electoral estuvo muy lejos de las restricciones de armas más estrictas que los demócratas han buscado durante años, incluidas las prohibiciones a las armas de asalto y los cargadores de municiones de alta capacidad utilizados en los asesinatos masivos en Buffalo y Uvalde.

Sin embargo, el acuerdo permite que los líderes de ambos partidos declaren la victoria y demuestren a los votantes que saben cómo comprometerse y hacer que el gobierno funcione, al mismo tiempo que deja espacio para que cada parte atraiga a sus principales partidarios.

“Esta no es una panacea para todas las formas en que la violencia armada afecta a nuestra nación”, dijo el líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, demócrata por Nueva York, cuyo partido ha hecho de las restricciones al acceso a las armas de fuego un objetivo durante décadas. El senador reconoció que «es un paso muy tarde» pero «en la dirección correcta».

«La aprobación de este proyecto de ley de seguridad de armas es realmente importante y salvará vidas», aseveró Schumer.

El líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dijo que “el pueblo estadounidense quiere que se protejan sus derechos constitucionales y que sus hijos estén seguros en la escuela”. Dijo que “quieren ambas cosas a la vez, y eso es justo lo que habrá logrado el proyecto de ley del Senado”.

El voto en la Cámara Baja se produce un mes después de que un hombre armado matara a 19 estudiantes y dos maestras en Uvalde. Solo unos días antes de eso, un hombre blanco fue acusado de estar motivado por el odio racial cuando mató a 10 personas mientras hacían compras en un supermercado en un barrio de residentes predominantemente negros cerca del centro de Buffalo.

Ambos atacantes tenían 18 años, un perfil juvenil compartido por muchos hombres armados en medio de la nueva ola de tiroteos. La proximidad de las dos masacres provocó protestas nacionales exigiendo acciones concretas contra la violencia armada. Univisión/Hondudiario

En nuestra Portada...

Coma