Arzobispo de Tegucigalpa pide a curas ser humildes y sencillos  

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** En la Misa Crismal también participó el arzobispo emérito Óscar Andrés Rodríguez. 

Tegucigalpa, Honduras
El arzobispo de Tegucigalpa José Vicente Nácher

El arzobispo de Tegucigalpa José Vicente Nácher llamó a los sacerdotes a ser “humildes” y «sencillos” para recordar quiénes son y cuál es su función en la Iglesia católica.  

Nácher señaló lo anterior durante la Misa Crismal que celebró en la Basílica Menor de Suyapa este jueves Santo.  

“Puede ocurrir que, en su bondad, las personas confíen o esperen tanto de nosotros que tengamos la tentación de creernos los redentores directos en toda nuestra vida sacerdotal”, pero ser “humildes nos permitirá recordar quiénes somos y cuál es nuestra función en la Iglesia”, dijo. 

El religioso consideró que “ser sencillos nos guardará de la tentación de querer parecer lo que no somos o incluso de ocultar intenciones humanas en ropajes espirituales”. 

Nácher indicó que a los presbíteros les corresponde avisar a la comunidad cristiana “de los avatares del camino” y destacó “el cariño” hacia los sacerdotes. 

Los sacerdotes fueron “llamados entre el pueblo creyente, no por nuestras cualidades, sino por la libre voluntad del Señor, que como sabemos no elige a los más capaces, sino que capacita a los que elige”, indicó.  

En su mensaje, expresó que la “unción con el Santo crisma inspira y fortalece al sacerdote para defender al pueblo y dar la vida por él, pero también puede ocurrir que, a pesar de la sacralidad de la unción recibida, la institución sacerdotal sea utilizada para otros fines distintos”.  

Además, recomendó a los sacerdotes pedir “al Espíritu Santo que nos proteja y así podamos nosotros ser para los demás ungüento de sanación y llevar al pueblo de Dios, el consuelo y la fortaleza que necesita”. 

“En nuestro corazón haya siempre agradecimiento por el llamado y la misión recibida, recordando también que, al vivir como Cristo, somos ungidos con el óleo de la alegría y, por eso podríamos llamarnos ministros de la alegría en el Señor”, reflexionó. OB/Hondudiario  

En nuestra Portada...

Coma