Conferencia Episcopal de Honduras se solidariza con la Iglesia nicaragüense tras últimos hechos

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

***Este mensaje de solidaridad fue firmado por todos los obispos hondureños quienes expresaron su apoyo a la Iglesia nicaragüense.

Tegucigalpa, Honduras

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Honduras (CEH), emitieron un mensaje este lunes en torno a la crisis relacionada a la libertad religiosa en Nicaragua.

En ese sentido, la misiva expresa que “queremos unirnos a Su Santidad Francisco, al Consejo Episcopal Latinoamericano y Caribeño (CELAM), al Secretariado Episcopal de América Central (SEDAC) y las demás conferencias episcopales, expresando nuestra preocupación e indignación por los hechos que se han venido registrando en esta hermana nación y que los hace sufrir mucho, con las injusticias, hostigamiento y atropellos a los derechos humanos más fundamentales, que la Iglesia Católica ha recibido de las autoridades y diferentes órganos del Estado”.

Además, señala que estos hechos “ahora han alcanzado a un grado máxima intolerancia, con el exilio de más de doscientas personas y con la condena injusta de 26 años de prisión a que fue sentenciado nuestro querido hermano en el episcopado, monseñor Rolando Álvarez Lagos, obispo de Matagalpa”.

Este mensaje de solidaridad fue firmado por todos los obispos hondureños quienes expresaron su apoyo a la Iglesia nicaragüense.

La sentencia del monseñor Álvarez

La justicia de Nicaragua condenó el pasado viernes a monseñor Rolando Jose Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, Nicaragua, a más de 26 años de prisión por delitos como el menoscabo en perjuicio del Estado de la República y la sociedad nicaragüense y por ser presuntamente ser autor de propagación de noticias falsas. Al carecer de defensa, el obispo no se defendió de las acusaciones.

El magistrado Octavio Rothschuh, presidente de la Sala Uno del Tribunal de Apelaciones de Managua, leyó la sentencia para el prelado, quien está detenido desde agosto pasado. El presidente Daniel Ortega informó el jueves en cadena nacional que Álvarez se negó ese día a subir en el avión con los 222 presos que fueron expulsados de Nicaragua rumbo a Estados Unidos, y donde el gobierno de ese país anunció posteriormente que les otorgaría un permiso humanitario.

La sentencia más severa contra Álvarez fue por 15 años de prisión con inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos en nombre o servicio del Estado de Nicaragua o cargos de elección popular y pérdida de sus derechos ciudadanos. El magistrado explicó que esta pena se corresponde con el delito de menoscabo en perjuicio del Estado de la República y la sociedad nicaragüense.

Asimismo, al prelado —como a los 222 presos que fueron expulsados este jueves— se le ha despojado de la nacionalidad nicaragüense. Según los testimonios de los excarcelados que llegaron a Estados Unidos, a todos se les negó el derecho a tener un abogado.

Adicionalmente, de acuerdo con la sentencia leída, se le suma otra condena de cinco años prisión y una multa equivalente a US$ 1.551 por la supuesta propagación de noticias falsas.

En la audiencia llevada a cabo en el Complejo Judicial Managua, con Álvarez sentado solo en la sala, se agregó otra sentencia de cinco años y cuatro meses de prisión de obstrucción de funciones en perjuicio del Estado de Nicaragua. Por último, otro año de prisión de ser autor de desacato a la autoridad. GO/Hondudiario

En nuestra Portada...

Coma

Coma