Cuando la fe y el amor son fuertes, no dependen de la bonanza, reflexiona arzobispo Nácher 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** Cada domingo en las iglesias católicas del país se pronuncia el sermón conocido como una homilía dominical. 

Tegucigalpa, Honduras
Arzobispo José Vicente Nácher

El arzobispo de Tegucigalpa, monseñor José Vicente Nácher, resaltó este domingo la importancia de la familia y que, para tener esperanza es necesaria la “fe y amor”.

“Qué necesitamos pues para tener esperanza; fe y amor, y eso lo podemos aplicar a todos los niveles, desde nuestro corazón hasta los más amplios”, dijo el religioso en la homilía.

Nácher reflexionó que cuando la fe y el amor son fuertes, no dependen de la moda o bonanza, porque tienen una raíz más profunda.

“Viendo tantas relaciones familiares rotas o desvirtuadas, sigamos en este mes de las familias, sigamos gritando con aquella mujer cananea, ´Hijo de David, ten compasión de nosotros, de nuestras familias”, rezó.

Cada domingo en las iglesias católicas del país se pronuncia sermón conocido como una homilía dominical. El propósito del mensaje es interpretar y explicar la palabra de Dios para la comunidad de fe.

La homilía suele basarse en las lecturas bíblicas del día, pero también puede abordar temas de actualidad o de interés para la comunidad.

Además, es una oportunidad para que los miembros de la comunidad de fe se reúnan para escuchar la palabra de Dios y para reflexionar sobre su significado en sus vidas. OB/Hondudiario  

En nuestra Portada...

Coma