“Dejemos que venga Dios a Honduras”, clama el cardenal Rodríguez

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** El cardenal Rodríguez llama a los hondureños a rechazar el odio y acoger a Dios.

Tegucigalpa, Honduras
Cardenal de Honduras, Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga

El cardenal emérito Óscar Andrés Rodríguez instó a los hondureños a luchar contra el odio y el mal que prevalecen en la sociedad, abriendo sus corazones para permitir la llegada de Dios a Honduras. En sus recientes declaraciones, el religioso hizo un llamado a la reflexión profunda sobre los valores y la fe en el país.

El mal y el odio no puede reinar en los corazones de los hondureños, es por eso que se debe de reflexionar, rezó Rodríguez.

El religioso remarcó la necesidad de un cambio en un país donde el odio y la criminalidad se registran a diario, destacando que Honduras no puede vivir sin fe y sin incluirse en la familia de Jesús.

El cardenal planteó una interrogante sobre las prioridades en la vida de los hondureños: “¿Qué es lo más sensato, dejarnos llevar por una vida de comodidades o tener a Dios en el corazón?”. Con esta pregunta, buscó invitar a la ciudadanía a evaluar sus valores y decisiones personales.

Rodríguez advirtió que los hondureños no deben comportarse como aquellos que conocieron a Jesús y lo descalificaban, tratándolo de loco. “No solo no lo comprendían, sino lo tachan de loco y que era enemigo de Dios, cuando era todo lo contrario y esta gente no quiso entrar en su círculo”, manifestó el cardenal.

En su mensaje, invitó a los hondureños a ser parte de la familia de Jesús y a buscar un nuevo horizonte espiritual. Hizo hincapié en la importancia de la unidad y la fraternidad bajo la fe cristiana.

“Todos los hondureños somos hijos de un mismo padre, madre y todos somos hermanos, dejemos que venga Dios a Honduras”, concluyó Rodríguez, exhortando a la población a abrir sus corazones y recibir el amor divino como un medio para transformar la sociedad.

El llamado del cardenal Rodríguez recuerda que Honduras es un país que enfrenta desafíos significativos en términos de violencia y criminalidad, y busca renovar la esperanza y la fe en su camino hacia un futuro mejor. OB/Hondudiario

En nuestra Portada...

Coma