Al penal de El Progreso con detención judicial envían a banda de policías secuestradores

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** Los encausados han venido desde hace años operando una red criminal.  

Tegucigalpa. Honduras

La Sección Antisecuestros y Operaciones Especiales de la Fiscalía Especial Contra el Crimen Organizado (FESCCO) obtuvo la detención judicial de ocho supuestos integrantes de una banda de secuestradores, a quienes se les remitió al centro penal de El Progreso, Yoro, mientras comparecen a audiencia inicial el próximo martes 6 de junio. 

Se trata de los policías activos Lester Elías Castillo Betanco alias “Chacorta” (agente de tránsito en Choloma), Henry Roel Amaya Rodríguez alias “El Chele” (agente comunitario en la Rivera Hernández), Maudiel Rolando Ferrera Amaya (agente de tránsito en Villanueva) y Leonel Alonso Valladares Blanco alias “El Cantante” (agente de tránsito en Tegucigalpa). 

Asimismo, los civiles Eduardo Manuel Quiroz Betanco, Manuel Humberto Ramírez Sánchez, Lumbid Enrique Pacheco Flores y Ernesto Adalberto Lovo Carías. 

A todos, se les presume responsables del delito de secuestro agravado, razón por la cual ayer jueves se les dio captura mediante operativos ejecutados por la Unidad Nacional Antisecuestros (UNAS) de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) en El Paraíso, El Paraíso; El Corpus, Choluteca; Tegucigalpa, Francisco Morazán; El Progreso, Yoro y San Pedro Sula, Cortés. 

De acuerdo a las diligencias investigativas, los encausados han venido desde hace años operando una red criminal que identifica víctimas a quienes privan de su libertad con el propósito de cobrar fuertes cantidades de dinero a cambio de su liberación. 

El último caso documentado por el que el Ministerio Público le solicitó al juzgado con jurisdicción nacional de San Pedro Sula que librara las respectivas órdenes de captura data del 15 de marzo de 2023, fecha en que secuestraron a un comerciante de la zona occidental del país. 

La exigencia económica a los familiares de la víctima fue de 5 millones de lempiras.  

Por este caso, se produjo también el decomiso de dos vehículos tipo camionetas, 10 teléfonos celulares, una “sim card” y prendas de vestir utilizadas el día del hecho, todos empleados durante el secuestro. 

De esta manera, la FESCCO y la UNAS desarticularon una estructura criminal organizada que operaba a nivel nacional de forma independiente. OB/Hondudiario  

 

En nuestra Portada...

Coma