Dora Raudales conquistó el Everest: “Ese día era mi propia película y yo era la protagonista”

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** La montañista describió la cima del mundo como un “lugar hermoso”, algo que solo había visto en películas y documentales.

Tegucigalpa, Honduras

Dora Raudales, la primera mujer hondureña en alcanzar la cima del Monte Everest, describió su hazaña como un sueño hecho realidad y una oportunidad para inspirar a otras mujeres a “soñar en grande”. En una conferencia de prensa en la que participó Hondudiario, Raudales compartió con emoción su experiencia al escalar la montaña más alta del mundo.

“Estaba ahí, de verdad que porque traía mi máscara no pude gritar así, a pulmón extendido, pero lo grité en mi corazón y dije, Dora, lo lograste, lo lograste, estás en el punto más alto del mundo”, relató Raudales, visiblemente emocionada. “Ese día era mi historia”.

La montañista describió la cima del mundo como un “lugar hermoso”, algo que solo había visto en películas y documentales. “Ese día era mi propia película y yo era la protagonista”, afirmó con orgullo, invitando a otras mujeres a vencer sus miedos y a perseguir sus sueños.

Raudales narró cómo el Everest fue un sueño que primero vio en su mente, luego en sus sueños, hasta que finalmente se convirtió en realidad. “Qué te puedo decir, que no cabía de la emoción y de la alegría, y sobre todo del orgullo de saber que era la primera mujer que lo hacía, la primera mujer hondureña”, compartió.

La alpinista también destacó la importancia de no solo lograr una meta personal, sino de abrir puertas para que otras mujeres puedan alcanzar sus propias cumbres. “Animarlas, a las que son montañistas y alpinistas, a que vayan por ese sueño, porque de verdad que llena mucho tus emociones, tu corazón, tu sentido de propósito”, expresó.

Camino a la cima

El camino hacia la cima no fue fácil. Raudales relató que en el campamento 4, a más de 8,000 metros de altura, conocido como la “zona de la muerte”, apenas se puede descansar. “Ahí no duermes. Ahí ya solo es una pasada, un tiempo de descanso para hidratarte, comer y continuar”, explicó.

En el campamento 3, Dora experimentó la crudeza de la montaña cuando un compañero falleció mientras dormía. Para evitar situaciones similares, mencionó que a partir del campamento 2, los montañistas no duermen solos. “Yo tenía mi compañera de Irán y en el campamento 4 éramos tres”, contó.

Raudales dedicó un año completo a prepararse específicamente para el Everest, apoyada por su experiencia previa en deportes como el crossfit. “Comencé a escalar montañas durante la pandemia, y de ahí empecé más arriba, más arriba, más arriba, hasta la cima”, dijo.

Una de las mayores dificultades fue la altura. “Vivo en una ciudad donde mi altura es de 500 metros sobre el nivel del mar”, comentó, refiriéndose al desafío de adaptarse a los 5,300 metros del campamento base y los dolores de cabeza causados por el mal de altura. “Gracias a Dios, se puede combatir tomándote un ibuprofeno, un paracetamol”, añadió.

La experiencia de aclimatación fue crucial para Raudales. “Este proceso de aclimatación y estas rondas que hicimos para que nuestro cuerpo se adaptara a las alturas, pues me sirvieron muchísimo”, indicó, señalando que, aunque enfrentó retos físicos como dolores de cabeza e inflamaciones, pudo superarlos.

El sueño de subir el Everest

El sueño de subir el Everest comenzó como un reto personal para Raudales. “Yo pensaba que era algo que normalmente la gente hacía”, admitió, recordando su sorpresa al enterarse de que Ronald Quintero había sido el primer hondureño en lograrlo en 2022. “Ahí me cayó el veinte y dije, ah, pues si solo ha ido un hombre y si yo lo logro, pues voy a ser la primera mujer hondureña”.

A pesar de los riegos, Dora Raudales subió al Everest sin mirar atrás, convirtiendo su sueño en realidad y motivando a otras mujeres a alcanzar sus propias cumbres. “Ese día era mi propia película y yo era la protagonista”, reiteró con una sonrisa. OB/Hondudiario

 

En nuestra Portada...

Coma