Abuso sexual infantil se agudiza silenciosamente en Honduras: “La situación es grave”

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email

*** La mayoría de los delitos sexuales contra niños y niñas son ejecutados por parientes o personas cercanas a la familia, padres, padrastros, tíos, hermanos y primos, entre otros. 

Tegucigalpa, Honduras

El abuso sexual infantil es un ilícito y conducta que se agrava silenciosamente en Honduras, debido a la falta de políticas públicas y la debilidad institucional para enfrentarlo. Las cifras son “realmente alarmantes” y se ha convertido en “algo normal” en el país, advirtió el Comité Técnico Asesor para la Prevención del Abuso Sexual Infantil.

Hondudiario participó en un conversatorio con diferentes organizaciones de sociedad civil sobre las múltiples caras del abuso sexual infantil, delito que requiere medidas urgentes para prevenirse.

En el conversatorio se expusieron varios casos de violadores que fueron denunciados por cometer este tipo de actos entre los años 2015 y 2019.

En los casos expuestos, los sospechosos, todos hombres adultos, eran violadores seriales y su modus operandi tenía un factor en común, acechar las cercanías de las escuelas.

Gracias a las denuncias y las investigaciones, los violadores fueron condenados y puestos tras las rejas, pero la aplicación de la justicia solo denota que el abuso sexual es una realidad que está ocurriendo de forma cotidiana en los barrios y colonias.

La mayoría de los delitos sexuales contra niños y niñas son ejecutados por parientes o personas cercanas a la familia, padres, padrastros, tíos, hermanos y primos, entre otros.

La situación es grave, advirtió el Comité

De acuerdo con las investigaciones realizadas por los entes operadores de justicia, se estima que el 5 por ciento de los delitos sexuales que ocurren en el país son cometidos por personas que interceptan a los niños, niñas y mujeres, cuando salen de sus trabajos, van o vienen del centro de estudios o cuando salen a comprar en la pulpería situada en las colonias donde viven. En este segmento criminal están comprendidos los violadores seriales.

También en las zonas “calientes” o peligrosas de las ciudades más grandes del país, los miembros de maras y pandillas generan innumerables crímenes sexuales, que, según un estudio, raramente se denuncian por miedo a las represalias y la falta de confianza en que las autoridades respondan a una denuncia.

Convirtiéndose en algo normal

En su intervención, Hondudiario consultó al Comité si existe una fuerza permanente o constante dentro de las escuelas que este en alerta ante este tipo de situaciones lamentables.

Se respondió que la Secretaría de Educación tiene dentro de su engranaje una subdirección de prevención de la violencia general infantil y por supuesto “este es uno de los problemas prioritarios que se esta trabajando, como en la formación, capacitación de los docentes”.

“Al final solo podemos formar al docente, como denunciar y que tratamiento se le puede acompañar al niño y a la niña”, dijo una de las especialistas a la inquietud planteada por Hondudiario.

Estadísticas periodo de estudio 2016-2020

Entonces “si hay una estructura dentro y se le está formando al docente”, agregó.

El abuso sexual en menores llega a las escuelas en las zonas más postergadas, el conversatorio arrojó el dato de que, en algunos municipios, de 10 niñas, 6 han sido abusadas sexualmente.

“Esto se está convirtiendo como algo normal y las niñas no denuncian por el temor a los victimarios”, apuntó la especialista.

Los expertos en el tema coincidieron en que “hay muchas debilidades en el sistema”, y solo un 10 o 20 por ciento de los casos llegan a un proceso judicial.  “El problema ahorita es la alta cantidad de casos y que no hay una respuesta efectiva”.

Además, señalaron que el Estado no tiene una política, no hay estrategias, más bien “son las organizaciones de sociedad las que están trabajando en los centros educativos y comunidades”.

La situación es grave

Cesia Nolasco de Casa Alianza en entrevista con Hondudiario

“El 87 por ciento de las niñas están siendo abusadas y un 13 por ciento los niños en un estudio realizado en el año el 2016-2019”, indicó Cesia Nolasco de Casa Alianza, al ser abordada por Hondudiario, quien lamentó la “situación grave” de los niños y niñas de Honduras y la cifras “alarmantes”.

Nolasco apuntó que la debilidad institucional y la falta de políticas públicas es una problemática a nivel estatal y de “altos niveles”, porque no se garantiza la protección de los derechos de la niñez y la protección de los menores que acceden al sistema de justicia, víctimas de un abuso sexual infantil.

“La situación es grave”, reiteró, al urgir acciones para cambiar la situación de la Fiscalía Especial de la Niñez y poder generar políticas públicas a nivel estatal. “Como organizaciones de sociedad civil estamos interesados en poder promover estas acciones”, apuntó.

La fuente remarcó que los niveles de impunidad de estos casos “son altos” y reflejan la debilidad en el sistema de justicia en cuanto a la investigación, atención y persecución del delito.

“Hay poco presupuesto, hay poco personal, la atención que se le brinda al niño niña que acceda a la justicia no es una atención integral, no es individualizada, no hay garantías de protección”, insistió.

En ese sentido, Nolasco hizo un llamado a las personas tomadores de decisiones a nivel de país y generar mejores condiciones para los niños y niñas víctimas de abuso.

Nolasco contó que en Casa Alianza cuentan con programas de atención, protección, promoción y defensa de los derechos de los niños.

“Creemos que lo fundamental en Honduras es la prevención”, dijo Kenneth Madrid.

El ente de sociedad civil brinda albergues donde los niños víctimas de abusos sexuales pueden permanecer temporalmente porque su vida corre peligro. También se les da acceso a los derechos integrales e interponen las denuncias.

Finalmente, comentó que, al tener nuevas autoridades de país, “nos da una esperanza”. “Creemos que hay una oportunidad para posicionar la niñez en la agenda política”, finalizó.

Una pandemia de más abusos

Por su parte, el director de Seguridad y Justicia de la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), Kenneth Madrid, lamentó que “hay casos de abuso sexual infantil frecuentemente” y más ahora con la pandemia “tenemos nosotros la preocupación de que se pudieron haber producido mucho más” en el seno de los hogares y colonias, y por las circunstancias de la emergencia sanitaria no se hayan podido denunciar.

Al respecto, reveló a Hondudiario que están capacitando a través de las iglesias, organizaciones no gubernamentales y las escuelas para poder llegar al fondo y de identificar algún abuso durante el tiempo de la pandemia, se pueda efectivamente denunciar.

Además, para “darles acompañamiento a las víctimas, que es lo más importante, porque si una víctima no es cuidada de manera acertada, puede tener un daño para toda la vida”, agregó.

“Creemos que lo fundamental en Honduras es la prevención y ahí es donde hacemos una labor fuerte con todas las familias y con los medios de comunicación ahora también para lograr insertar este tema en la agenda de toda la sociedad hondureña”, sostuvo.

¿Dónde hacer las denuncias?

Madrid acotó que desde el Comité están trabajando fuertemente con la Fiscalía Especial de la Niñez y el Misterio Público para mejorar los procedimientos, y lograr un nuevo modelo de gestión rápido y eficaz que pueda tener una correcta coordinación con la investigación realizada y obtener en el menor tiempo posible una respuesta esencial.

Para terminar, adelantó que harán llegar las iniciativas correspondientes al Poder Ejecutivo y Legislativo para que puedan tomar acciones, de tal manera, lograr una presencia más directa en el sector educativo y que todos los niños reciban orientación y puedan saber cuándo un agresor puede estar frente a ellos.

También dedicado a los padres de familia, para que puedan identificar si su hijo es una potencial persona que pueda ser abusado o está siendo abusado, y así interponer las denuncias correspondientes. OB/Hondudiario 

URL Corta: https://bit.ly/3CjUPmb
¡Escanéame!
Coma
Coma