El desempleo no fue razón para quedarse de brazos cruzados, es más, lo impulsó a emprender

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

***Para realizar compras, este emprendedor se estaciona en el costado izquierdo de la Plaza Elena de Carías de la ciudad de La Paz, y su número de celular es el 3183-3226. Él está anuente a recibir sus solicitudes para la adquisición de sus productos.

Por: Leonel Jiménez
Tegucigalpa, Honduras

El señor Miguel Umanzor, originario de Tegucigalpa, por mucho tiempo fue visitador médico y se trasladaba de una región del país a otra, sin embargo, a raíz de la pandemia fue cesado de su trabajo, y en la actualidad ya lleva varios meses vendiendo productos de bioseguridad en el porta equipaje de su carro a un costado de la Plaza Elena de Carías en la ciudad de La Paz.

El emprendedor contextualizó, como fue el inicio en este negocio y el riesgo que tomó al invertir.

“Yo trabajaba para una compañía como visitador médico equipo y insumos para rayos X, resultó que yo solo era de giras me tocaba ir una semana occidente y otra al litoral, cuando empezó la pandemia y se cerraron las ciudades, yo invertí mi sueldo por decirlo así en gel y invertí el resto en mascarillas KN-95 en ese tiempo estaban extremadamente caras”, recordó Umanzor.

También contó, que siguió trabajando, pero desde casa con teletrabajo, teleconferencias y por teléfonos, pero esto le bajó sus ingresos ya que no viajaba a visitar a sus clientes y varios beneficios los dejó de percibir.

“Realmente seguí trabajando pero por teléfono o por teleconferencias, llamadas capacitaciones, teletrabajo, pero en mi caso se me vino abajo la depreciación, el combustible los viáticos, porque yo viajaba toda la semana. Prácticamente se puede decir que mi sueldo se vino a menos de la mitad, y de allí la compañía tomó la decisión de rescindir el contrato a las personas que éramos de gira y fui despedido en septiembre del año pasado”, expresó Flores.

El acometedor inició con este rubro en la capital, pero lo hacía después de su trabajo, después que, la pandemia comenzó él se estableció en La Paz debido a que se había quedado sin trabajo y los padres de su esposa son de dicha ciudad.

“En Tegucigalpa pues me iba de 5:00 de la tarde a 7:00 de la noche, a la colonia El Pedregal afuera de un supermercado, y allí empecé a vender otro tipo de mascarillas, gel, batas todo lo que son insumos de bioseguridad. Allí empecé a medias porque lo hacía después de mis horas de trabajo y de allí ya tenía montado en un 50 por ciento lo que era lo propio”, afirmó.

“Los padres y la familia de mi pareja son de La Paz, entonces inicialmente veníamos cada quince días a vender sábados y domingos, después todos los fines de semana y a raíz que fui cesado prácticamente desde septiembre, ya en octubre ya aquí en La Paz trabajando”, contó el impulsador.

Añadió que, hay horas en específico donde hay más afluencia de gente, por la tarde noche la gente sale de sus trabajos, llega a la plaza o regresa a su casa o a los pueblos aledaños. Por la mañana realiza trámites en la alcaldía, o transacciones en los bancos.

“Poco a poco fui creciendo y poco a poco la gente se fue dando cuenta del servicio sobre todo tramité el servicio con la alcaldía para estar legal y más que todo tratamos de tener higiene seguridad cuando despachamos al cliente, en su bolsa le aplicamos alcohol y la desinfestamos y tratamos de estar con todas las medidas de seguridad”, aseguró.

“La gente como que se ha acostumbrado a verme aquí inclusive las mayores afluencias es prácticamente a esta hora digamos que entre las 5:00 y las 6:30 de la noche, la gente sale de sus trabajos o vienen al parque, vienen a la misa o obviamente vienen a hacer retiros es un punto por decirlo así estratégico y en la mañana igual la gente viene al banco viene hacer trámites a la alcaldía y es allí donde se aprovecha, o la gente que viene de afuera de los pueblos vecinos ya se da su pasadita”, reconoció.

Por otro lado, hizo alusión que, si sus productos los adquiere a un costo más bajo, también disminuirá el costo de compra del consumidor final.

Entre los productos que oferta están: mascarillas quirúrgicas, mascarillas KN-95, batas, redecillas, botas, diversidad de colores de barbijos, en tallas para niños y adultos, atomizadores con alcohol de distintos tamaños, toallas húmedas, gel de manos.

Para realizar compras, este emprendedor se estaciona en el costado izquierdo de la Plaza Elena de Carías de la ciudad de La Paz, y su número de celular es el 3183-3226. Él está anuente a recibir sus solicitudes para la adquisición de sus productos.

URL Corta: https://bit.ly/3ujFVbc
¡Escanéame!
Coma