Extraditado el expresidente JOH

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email

*** El operativo incluyó el despliegue de francotiradores, fuerzas especiales y varios helicópteros, todo con el objetivo de prevenir alguna amenaza.

Tegucigalpa, Honduras

El expresidente Juan Orlando Hernández Alvarado fue finalmente extradido este jueves hacia los Estados Unidos, país que lo acusa de tráfico de drogas y otros delitos.

Desde el inicio esta semana, se conoció que el expresidente Hernández sería extraditado mediante la operación denominada “Liberación”.

En los últimos días, la Dirección de Fuerzas Especiales conocida como “Los Cobras”, fue fuertemente custodiada por un contingente policial, por ser el lugar donde el exmandatario estaba recluido.

La seguridad para el exjefe de Estado se incrementó en los últimos días, haciendo suponer que su extradición era inminente.

En la antesala del proceso, se ejecutaron intensos movimientos en el cuartel de operaciones especiales de Los Cobras ubicado en la colonia 21 de Octubre. El miércoles 20 de abril se realizó un simulacro, algo que fue criticado por algunas opiniones.

El operativo incluyó el despliegue de francotiradores, fuerzas especiales y varios helicópteros, todo con el objetivo de prevenir alguna amenaza.

Eventualmente, Hernández Alvarado fue trasladado desde Los Cobras hacia la base aérea Hernán Acosta Mejía en la capital a eso de las 11:36 de la mañana de este jueves.

Luego de ser sacado de su celda, rodeado de policías y el ministro de Seguridad, Ramón Sabillón, Hernández caminó unos 100 metros hacia el helicóptero que lo llevó hacia la base aérea.

Durante el pequeño recorrido, el exjefe de Estado no dudo en saludar a los medios de comunicación, y al caminar lo hacia con la frente en alto. Su rostro estaba escondido bajo una mascarilla de bioseguridad y unos lentes para sol. El exmandatario parecía tranquilo e iba vestido con una chaqueta deportiva color azul y jeans del mismo color.

El trayecto del helicóptero que lo transportaba hacia la base aérea duró alrededor de cinco minutos. Al aterrizar, Hernández fue llevado a un cuarto, donde no tuvo acceso la prensa.

En ese lugar, al exmandatario tuvo una revisión médica para confirmar si estaba apto para viajar y también completo los demás procedimientos a seguir en el caso de extraditables. Posteriormente, tuvo que esperar a la llegada del avión de la Administración de Control de Drogas (DEA por sus siglas en ingles).

Los medios de comunicación, Hondudiario entre ellos, daban cobertura y esperaban en la base militar por el avión que llevaría a Hernández hacia los Estados Unidos.

Asimismo, en los alrededores de la base se apersonaron muchos ciudadanos para atestiguar la extradición del expresidente. En declaraciones a medios televisivos, algunas personas lamentaron la mala imagen que queda para el país con este tipo de situaciones.

Al filo de la 1:10 del mediodía la aeronave de la DEA inició el descenso al aeropuerto Toncontín. El avión tocó pista a las 1:18, seguidamente ejecutó las maniobras para acercarse a la base aérea Hernán Acosta Mejía.

La aeronave color blanco, con matrícula N430JT, apagó su motor a las 1:28, y mientras se le cargaba combustible, los agentes de la DEA desabordaron el avión para saludar e iniciar la coordinación con las autoridades hondureñas.

Los Agentes de la DEA fueron recibidos por las autoridades hondureñas para concretar la entrega y posteriormente el traslado del expresidente Juan Orlando Hernández hacia los Estados Unidos.

Para las 2:02 de la tarde, se confirmó que el expresidente había terminado de completar toda la documentación migratoria, previo a ser entregado a la DEA.

Finalmente, 2:14 de la tarde, JOH (como se le conoce popularmente) fue entregado a la DEA. El expresidente Juan Orlando Hernández salió del lugar en donde esperaba y caminó bajo el sol hasta el avión de la DEA. Al avanzar hizo gestos con su cabeza, y seguidamente subió a la aeronave, la cual minutos después arrancó su motor para iniciar vuelo.

El avión, con el expresidente Hernández y cuatro agentes de la DEA en su interior, comenzó su despegue a las 2:20 de la tarde. Por varios minutos estuvo estacionado, esperando la orden de la torre control, antes de alzar vuelo.

Después de todo, a las 2:28 de la tarde, el avión de la DEA que vino para llevarse al expresidente Hernández, despegó de la pista del aeropuerto Toncontín.

El exgobernante fue trasladado en un Beech B300C King Air operando por la DEA y que arribó desde Florida, este tipo de aeronave ha sido la predominante en operaciones de extradición anteriores.

Sin despedidas de ningún tipo, el exmandatario abandonó el país en calidad de extraditable. Después de gobernar por ocho años, se conoció que ningún exfuncionario de su gobierno se acercó para, por lo menos, darle acompañamiento.

Además, ningún familiar estuvo presente durante el proceso que lo llevo desde Los Cobras, hasta el momento de abordar al avión que lo transportó hasta el país de las barras y las estrellas.

No obstante, autoridades policiales informaron que a su familia se le permitió una visita un día antes (miércoles 20 de abril) para poder despedirlo.

Finalmente, Hernández envió un mensaje previo a completar su extradición hacia los Estados Unidos.  “La verdad es una fuerza liberadora cuando se revela”, dijo. “Soy inocente”, aseguró.

El proceso legal

Un Juez de Extradición de Primera Instancia ordenó el 13 de abril la entrega a los Estados Unidos del exmandatario Juan Orlando Hernández Alvarado, luego de cumplirse completamente el procedimiento de extradición a requerimiento de la Corte del Distrito Sur de New York.

El Juez de Primera Instancia en febrero pasado resolvió conceder la extradición del expresidente, decisión que fue apelada por su equipo de defensa. No obstante, un mes después el Pleno de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), actuando como segunda instancia, rechazó los argumentos de la apelación y confirmó la decisión del juez natural designado, unánimemente por el primer cargo y por mayoría de votos en los dos cargos restantes.

Asimismo, la defensa técnica de Hernández Alvarado interpuso un recurso de Amparo ante la Sala Constitucional, alegando violación a sus derechos y garantías individuales, el cual fue declarado inadmisible de manera unánime por los miembros de una Sala Ad-Hoc conformada para conocer dicho recurso.

En cumplimiento al procedimiento de extradición establecido en el Auto Acordado aprobado por la CSJ en el año 2012, una vez que ésta fue confirmada por el Pleno de Magistrados, el expediente fue devuelto al Juez Natural designado de Primera Instancia, quién ordenó la entrega del ciudadano requerido, debiendo auxiliarse del Poder Ejecutivo a través de la Secretaría de Estado en los Despachos de Seguridad Pública, la Secretaría de Estado en el Despacho de Relaciones Exteriores y la Secretaría de Estado en el Despacho de Defensa Nacional.

Del poder al encierro

El 14 de febrero de 2022, fue el día en que se reveló que Estados Unidos pidió en extradición a Juan Orlando Hernández. El mismo día, pero en horas de la noche, agentes policiales de Honduras rodearon su vivienda y el 15 de febrero fue capturado en las puertas de su casa, es decir, 19 días después de dejar el poder.

Desde esa fecha, Hernández pasó recluido aproximadamente 70 días. Durante su cautiverio, el exmandatario recibía constantes visitas de sus familiares, además se le permitía hacer ejercicio.

El 27 de enero de 2014, Juan Orlando Hernández, originario de Gracias, Lempira, asumió como presidente de Honduras en el Estadio Nacional en Tegucigalpa, capital de Honduras. Al tomar el poder juramentó “ser fiel a la República, cumplir y hacer cumplir la Constitución y sus leyes”.

Hernández será recordado por su famosa frase de, “voy a hacer lo que tenga que hacer para recuperar la paz y tranquilidad de mi pueblo. Soy Juan Orlando Hernández”.

Los delitos

A Hernández Alvarado la Corte del Distrito Sur de New York le presentó 3 cargos; Cargo 1: Conspiración para importar una sustancia controlada a los Estados Unidos desde un lugar fuera del mismo, fabricar y distribuir una sustancia controlada, con la intención y el conocimiento de que dicha sustancia sería importada ilegalmente a los Estados Unidos y a las aguas a una distancia de 12 millas de la costa de los Estados Unidos y fabricar y poseer con la intención de distribuir una sustancia controlada a bordo de una aeronave registrada en Estados Unidos.

Cargo 2: Usar o portar armas de fuego, o ayudar e instigar el uso, el porte y la posesión de armas de fuego, a saber: ametralladoras y dispositivos destructivos, durante y en relación con poseer armas de fuego, incluidas las ametralladoras y dispositivos destructivos, en apoyo de la conspiración de importación de narcóticos de la que se le acusa en el cargo uno.

Cargo 3: Conspiración para usar o portar armas de fuego incluyendo ametralladoras y dispositivos destructivos, durante y en relación con poseer armas de fuego, incluyendo ametralladoras y dispositivos destructivos, en apoyo de la conspiración de importación de narcóticos al territorio de los Estados Unidos.

El exagente de DEA, Mike Vigil, adelantó que el juicio contra el expresidente Juan Orlando Hernández comenzaría en unos 70 días, una llegue a los Estados Unidos.

Vigil explicó que en el país norteamericano existe la Ley de Juicio Rápido, por lo que el exmandatario podría ser juzgado en poco tiempo.

La fuente refirió que la justicia estadounidense ha reunido suficientes pruebas para el juicio en contra de Hernández e incluso serían más amplias a las de su hermano, Antonio Hernández.

El exagente de DEA también anticipó que Juan Orlando Hernández estaría enfrentado una cadena perpetua, de ser condenado por la gravedad de las acusaciones.

Además, avanzó que la extradición de JOH (como popularmente se le conoce al expresidente Hernández) no será la última, porque “vendrán más solicitudes de extradición”. OB/Hondudiario 

URL Corta: https://bit.ly/3L16p9s
¡Escanéame!
Coma
Coma