Fabio Lobo devela varios encuentros con JOH y pagos a través de Hilda Hernández

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** La Fiscalía comenzó las preguntas a Fabio, quien reveló que entregó a Los Cachiros “la información de inteligencia que necesitaban”.

Tegucigalpa, Honduras

El juicio por narcotráfico contra el expresidente Juan Orlando Hernández comenzó este viernes en su noveno día en la Corte del Distrito Sur de Nueva York. Fabio Lobo, hijo del exmandatario Porfirio Lobo Sosa, continúa sentado en el estrado.

Al iniciar, el juez Kevin Castel recalcó a los presentes en la Sala que “es importante para el sistema judicial estadounidense que llevemos este caso hasta el final, de manera eficiente y justa. Señor Lobo, todavía está bajo juramento”.

La Fiscalía comenzó las preguntas a Fabio, quien reveló que entregó a Los Cachiros “la información de inteligencia que necesitaban”.

“¿De dónde sacaste la información?”, preguntó el fiscal; Fabio Lobo: “Pacheco Tinoco”; de nuevo el fiscal: “¿Qué te dijeron los Cachiros sobre Tony Hernández?”; Fabio Lobo contestó: “Que Tony trabajaba con ellos y que su hermano Juan Orlando como presidente del Congreso Nacional los estaba ayudando”.

Fabio Lobo recordó que lo arrestaron al estar Haití en el año 2015. “Fui a recoger un pago por droga, para Devis Rivera Maradiaga. Me trajeron a Estados Unidos y me declaré culpable de narcotráfico”, relató.

“Cuando me declaré culpable, mentí y dije que mi padre no tenía nada que ver con mis asuntos de drogas”, dijo. El fiscal preguntó: “¿Por qué mentiste?”; y él respondió: “No implicar a mi padre. Es difícil hablar de tu padre. Me sentenciaron a 24 años”.

Lobo, quien guarda prisión en los Estados Unidos, recordó que al principio habló de política con el expresidente Hernández, pero después “pedí favores, como ser jefe de la agencia encargada de los bosques”.

Igual, narró que, en una celebración del Partido Nacional, “JOH me dijo que quería ser presidente, por dos años… En el año 2009, JOH me invitó a cenar al restaurante El Patio en Tegucigalpa. Tony Hernández estaba allí y otro”, a quien le decía “Cinco”.

“Estaban hablando de un avión que habían secuestrado, quién se haría cargo. JOH dijo que había ´mercancía´ en el avión, y que los gastos deberían ser compartidos”, relató.

Luego, testificó que dos días después “recibí una llamada de ´El Sentado´. Nos reunimos en Gloria Hotel & Restaurant. Dijo que el avión King 200 llevaba 1.200 kilos de cocaína. Dijo que era propiedad de los hermanos Hernández y Valles”.

Fabio Lobo dijo el Cártel de Sinaloa le pidió ayuda en Puerto Cortés (norte de Honduras) y escuchó el nombre de JOH. “César Gastelum dijo que contribuiría a JOH para brindar apoyo en el futuro cuando JOH fuera presidente”. Reiteró que sobornó a Hernández “con dinero de la droga. El dinero se lo di a Hilda Hernández, en un helipuerto de Tegucigalpa, para la campaña de JOH. Posteriormente me reuní con JOH en mi casa. Dijo que sabía que yo estaba trabajando con los Cachiros”.

El hijo del expresidente Lobo, recordó que en 2013 se volvió a reunir con JOH “en el Hotel Honduras Maya. JOH dijo que tenía buenos amigos que contribuirían”, refiriéndose a “gente que gana dinero con el narcotráfico”.

Contó que hablando con JOH en el interior de un automóvil “le ofrecí contribuir a su campaña y dividir ganancias” y afirmó contribuir con “caja de 250.000 dólares, Estados Unidos. En mi casa, en una mochila (mochila). Lo puso en su camioneta”. El fiscal preguntó: “¿Estaba su seguridad allí?; Fabio Lobo: “Sí. Armado”.

Así también, narró que se comunicó con el general Pacheco Tinoco. “Lo encontré tres veces. En su oficina dos veces. Y la tercera vez con integrantes del cártel de Sinaloa. Querían el apoyo del general Tinoco. Se levantó y dijo: Es una trampa”.

Recordó habló con JOH sobre informantes de la DEA y todo lo sucedido.  “Durante un almuerzo en mi casa de Tegucigalpa. JOH me dijo que tuviera cuidado”, expresó.

“JOH me dijo que teníamos que tener cuidado con este tipo de personas, que debía pedirles sus identificaciones”, agregó. El fiscal indagó: “¿JOH dijo por qué?”. Fabio Lobo respondío: “Porque podría crear un problema para el General, para mí y para él. Su tono era enojado (molesto). Dije que lo siento”.

“Después pude avisar a los Cachiros con antelación qué propiedades y cuentas bancarias estaban a punto de ser embargadas; de Palacios Moya obtuve información. No necesitaba a JOH para eso”, manifestó.

El interrogatorio de Lobo finalizó diciendo que cooperó con DEA buscado un sentencia más baja, pero al reunirse con ellos sólo reveló “una parte”, aunque después dijo “todo”. OB/Hondudiario 

En nuestra Portada...

Coma