Honduras registra 11 sismos en un mes por el enjambre sísmico activo en el Golfo de Fonseca

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** El monitoreo realizado por la red sísmica de Honduras, El Salvador y Nicaragua, determinó que el enjambre en el Golfo de Fonseca inició el 26 de julio y hasta el 31 de julio se registraron más de mil microsismos.

Tegucigalpa, Honduras

Un total de 11 sismos de baja magnitud entre 1.2 a 3.5, registró Honduras en un periodo comprendido entre el 18 de julio hasta el 18 de agosto, debido al enjambre sísmico activo en el Golfo de Fonseca.

Luego de reportarse un movimiento telúrico el pasado 18 de julio de magnitud 6.5 sentido con intensidad moderada en Honduras, Nicaragua, Guatemala y con epicentro en El Salvador, siguieron varias réplicas y según el informe de los expertos continuarán debido a la interacción de las placas Caribe y Cocos.

La Secretaría de Gestión de Riesgos y Contingencias Nacionales (Copeco), informó durante el 18 de julio la primera réplica de magnitud 3.0 en el Golfo de Fonseca a 14 km al Suroeste de Amapala, Valle, el cual no fue percibido por la población. Para el 19 de julio se registró un nuevo sismo de magnitud 2.5 al Noroeste de Amapala, Valle.

A partir de la fecha, los temblores fueron recurrentes en varias zonas del territorio nacional. En Juticalpa, Olancho, tuvo lugar un sismo de magnitud 3.5 el 31 de julio; y para el 4 de agosto, el movimiento telúrico se registró en la comunidad de La Guadalupe, Cedros, Francisco Morazán, con magnitud 3.5 a causa de fallas locales.

Seguidamente, el 7 de agosto, la actividad sísmica se reportó desde la aldea Calpules, municipio de Olanchito, Yoro, de magnitud 3.1 localizado en la Falla El Aguán. Ese mismo día otra réplica  de magnitud 3.0 tuvo lugar en el municipio de Santa Fe en Colón, debido a Fallas locales.

Un día después, el 8 de agosto, un sismo de mayor incidencia con 4.8 de magnitud, se registró en Guanaja, Islas de la Bahía, según el informe de Copeco, la causa fue del Sistema de Fallas del Cisne, interacción de las placas Norteamérica-Caribe.

Horas más tarde, en Texiguat, El Paraíso, el sismo fue de 2.5. Para el 10 de agosto, Copeco informó que en la aldea El Tular de Nacaome, valle, el movimiento telúrico fue de magnitud 2.7.

De nueva cuenta, en Guanaja, Islas de la Bahía, se reportó otro temblor de 4.8 el reciente 17 de agosto debido al Sistema de Fallas del Cisne, interacción de las placas Norteamérica-Caribe. Y el 18 de agosto se reportó el último hasta la fecha, en Omoa Cortés de magnitud 4.0 la causa, de acuerdo a información de Copeco, fue por Límite de placas Norteamérica-Caribe.

Los recurrentes movimientos telúricos de menor alcance, con base en el patrón de sismicidad, el origen es por fallamiento local superficial en la corteza de la placa del Caribe. Además, advirtieron que el enjambre sísmico continuará durante tiempo indefinido, por lo que no descartaron la ocurrencia de temblores de mayor magnitud.

El monitoreo realizado por la red sísmica de Honduras, El Salvador y Nicaragua, determinó que el enjambre en el Golfo de Fonseca inició el 26 de julio y hasta el 31 de julio se registraron más de mil microsismos.

El Centro Nacional de Estudios Atmosféricos, Oceánicos y Sísmicos (Cenaos), hizo saber que la zona sur de Honduras, es de constante y alta actividad sísmica, debido al proceso de subducción entre las placas Caribe y Cocos, fallas locales y actividad volcánica en el Cinturón de Fuego del Pacífico.

De acuerdo con los informes del ente especializado, los temblores seguirán por tiempo indefinido y aunque no se ha reportado daño en la infraestructura, algunos ni fueron percibidos por la población, no descartaron que en algún momento se pueden desencadenar eventos sísmicos de mayor magnitud. PC/Hondudiario

 

En nuestra Portada...

Coma