Honduras «se muere lentamente» ante los efectos del cambio climático

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** En Honduras se habla de cambio climático, la gente entiende reforestación, y hay que hacerla, para garantizar el tema del agua, pero el cambio climático, va más allá. Honduras aún carece de una Ley de Cambio Climático, mientras se duerme en el Congreso Nacional el proyecto de Ley para el Manejo de los Desechos Sólidos y Líquidos.

Tegucigalpa, Honduras

Por: GERZON PADILLA: Aunque el tema del cambio climático está de moda, casi nadie entiende a qué se refiere y la mayoría de la población considera que solo es algo malo cuyos efectos deben ser disminuidos porque nos estamos quedando sin agua.

Eso es cierto, pero este tema engloba muchas cosas que hoy, en el 2020, es necesario tomar en cuenta porque el planeta se está muriendo y Honduras con él.

Para comenzar es necesario definir qué es y cuáles son las consecuencias de no tomar medidas pertinentes para disminuir sus efectos.

El cambio climático actual, es la alteración global del clima por causas artificiales derivadas de la acción del hombre, y se produce a diversas escalas de tiempo sobre todos los parámetros climáticos, desencadenando fenómenos extremos como: fuertes precipitaciones, huracanes más violentos, largas sequías, crecimiento del nivel del mar por el deshielo acelerado que generan las altas temperaturas e inundaciones.

Actualmente estamos frente a un efecto invernadero artificial que es generado por el hombre y las altas emisiones de gases, aunque existe un «natural» que permite la vida en la tierra tal y como la conocemos, con una temperatura media global de 14,5 ºC al retener parte del calor del sol que la tierra devuelve al espacio, como el tejado de cristal de un invernadero. Sin él, la temperatura media sería de -18 ºC y nuestro planeta, un lugar inhabitable.

En buen hondureño, sino se toman las medidas pertinentes se debe vivir con escasez de agua en el campo y la ciudad, afrontando los problemas de la inseguridad alimentaria por la pérdida de las cosechas y la inseguridad sanitaria por la falta de higiene.

Para conocer sobre este tema, Honduriario consultó con el experto César Quintanilla, quien ha participado en muchos congresos y cumbres mundiales que abordaron el cambio climático.

UN PROBLEMA GLOBAL

“El cambio climático es un problema con repercusión local, pero incumbe a todos de manera global”, dijo Quintanilla y es por eso que se toman acciones dentro del marco del Acuerdo de París, que establece medidas para la reducción de emisiones de gases de efecto de invernadero, a través de la mitigación, adaptación y resiliencia de los ecosistemas a efectos del calentamiento global, su aplicabilidad comienza este año, cuando finaliza la vigencia del Protocolo de Kioto.

El acuerdo fue negociado durante la XXI Conferencia sobre Cambio Climático (COP 21) por los 195 países miembros, adoptado el 12 de diciembre de 2015 y abierto para firma el 22 de abril de 2016 para celebrar el Día de la Tierra.

Quintanilla menciona que los gobiernos de los países industrializados se comprometieron a transferir tecnología, conocimiento y fondos a las naciones en desarrollo para reducir los efectos del cambio climático.

“En Honduras, yo he venido diciendo que se tiene que trabajar mucho en el tema de adaptación, que significa hacer acciones para disminuir los efectos. Por ejemplo, si sabemos que ya no llueve como en años anteriores, debemos hacer cosas diferentes, es decir, cultivar granos más resistentes a la sequía y a climas extremos, porque los suelos están deteriorados”, refirió el también abogado y presentador de televisión.

Agrega que cuando en Honduras se habla de cambio climático, la gente entiende reforestación, y hay que hacerla, para garantizar el tema del agua, pero el cambio climático, va más allá.

Esto es tan importante que se debe involucrar a todos los sectores de la población en el tema de la mitigación de los efectos del cambio climático, desde los funcionarios gubernamentales hasta los hondureños que se encuentran en casa.

ACCIONES DE ADAPTACIÓN

Quintanilla recomienda a la población administrar mejor el agua con la que se cuenta, reducir el gasto de energía y mejorar hasta los hábitos alimenticios, para contribuir en la disminución de los efectos ocasionados por el cambio climático.

Todo esto se debe tomar en cuenta, además de reforestar, evitar la destrucción indiscriminada del medio ambiente y el manejo adecuado de los desechos sólidos.

Por parte del gobierno se requiere mucho dinero y conocimiento para ejecutar proyectos que permitan reducir el efecto invernadero, no solamente coordinar acciones de reforestación.

En Honduras, el gobierno del presidente Juan Orlando Hernández ha dado prioridad a la ejecución de programas que permitan la disminución de los efectos del cambio climático.

Es por eso que en el 2016, se invirtieron alrededor de 600 millones de lempiras para la construcción de reservorios de agua, pequeñas represas y se atendieron más de 100 hectáreas con sistemas de riego https://bit.ly/35Nxl7d.

En enero del presente año, durante la Cumbre del Clima en Madrid, el mandatario solicitó a los países y bancos centrales, renegociar la deuda para la creación de programas que ayuden a mitigar los efectos del cambio climático.

Con todo esto, el gobierno hondureño aún no logra disminuir las cifras negativas que suponen los efectos del cambio climático.

La Alcaldía Municipal del Distrito Central se ha unido a este esfuerzo con la construcción de obras de infraestructura, para reducir los congestionamientos en el casco urbano donde se queman grandes cantidades de combustible, emitiendo gases que se acumulan en la atmósfera, calentando nuestro planeta.

Quintanilla expresa que pese a este esfuerzo, es necesario utilizar las nuevas tecnologías para la utilización de la energía renovable, como los vehículos que son movidos por una descarga eléctrica que podría provenir de una fuente eólica o solar.

“Las obras grises son necesarias, pero al mismo tiempo nos afectan, porque es carbono positivo, debido a que para hacer ese concreto se utiliza una gran cantidad de combustible que se quema”, señaló.

Hay que pasar a soluciones diferentes, más amigables con el medio ambiente. Quintanilla se refiere a aprovechar los espacios que se ubican en los bulevares, donde se puede plantar árboles frutales que permitan atrapar el dióxido de carbono y mitigar el hambre de muchas personas que vagan en la calle sin dinero.

El especialista recomienda también proyectos habitacionales con casas auto sostenible, en los que se pueda tratar el agua y todo sea aprovechado… “¡Incluso los edificios pueden contar con terrazas verdes!”.

Quintanilla indicó que ha visto recientemente en la Cumbre del Cambio Climático en Madrid, cómo los alcaldes de las ciudades más importantes del planeta hablaban de problemas similares. “Esas ciudades fueron creciendo de manera desproporcionada y cómo donde habían bosques ahora están habitados y no se encuentra ni un árbol”.

El problema es global y su solución atañe a los pobladores de todo el mundo. Entonces ¿por qué no unirnos?

VIVIR DE LA BASURA

Tegucigalpa es una ciudad de un millón y medio de habitantes y se necesita la contribución de todos, para disminuir los efectos del cambio climático, comenzando por el manejo adecuado de los desechos sólidos.

Quintanilla sugiere separar la basura orgánica e inorgánica en casa, y la recolección debe ser también en días diferentes, las personas como las autoridades estatales deben estar alineadas con las acciones de adaptación al cambio climático.

“No entiendo ¿por qué?, si es por desconocimiento o tema financiero. No deberían de existir basureros municipales, a cielo abierto, deberíamos estar aprovechando todo, que es materia prima, para generar energía”, agregó el especialista en este tema.

Dijo que han habido iniciativas como las de una fundación que le propuso a la Alcaldía del Distrito Central abordar este tema, (basura), pero se dijo que se está en la búsqueda de recursos inicialmente para hacer estudios de dicho proyecto.

“Creo que se deberían imitar las acciones de Río de Janeiro, por ejemplo, que tenían ese problema de la cantidad de vertederos y basureros, entonces llegó una empresa y propuso hacerse cargo de la basura para generar energía, generando ahora 88 millones de dólares mensuales, dinero que es compartido entre el gobierno local y la empresa ejecutora de proyecto”.

En otras partes ya están tomando acciones para solucionar este problema, “solo es de imitar lo bueno”. Hay países como México y más cerca, República Dominicana, que tiene hasta 13 plantas para generar energía a partir de los desechos sólidos. “Nosotros a diario generamos 850 toneladas que deben ser aprovechadas”.

RECURSO FINITO

Por su parte la gente puede comenzar a administrar bien el agua, “el cambio climático nos ha demostrado que es un recurso finito, el gasto de la energía eléctrica, la gente cree que porque paga el servicio tiene derecho a tener el televisor encendido, aunque no esté viendo su canal favorito. Si una persona reduce los consumos de energía en casa, evitará que se compre más”.

Agrega que lo mejor es que en casa se reduzcan los consumos, incluso de alimentos, especialmente de la carne, la Organización de las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud, estaban alertando sobre los consumos de carne a nivel mundial, lo que provoca la práctica de la ganadería de manera extensiva.

Cuando se practica la ganadería extensiva se acaba con bastante bosque, dañando así el medioambiente y emitiendo más gases acumulativos en la atmósfera.

Además, la cantidad de ganado que se va criando así, produce mucho metano, a través de la caca de la vaca, “el metano es peor que el dióxido de carbono, nada más que es un gas que desaparece a los 12 años en la atmósfera y el dióxido de carbono puede durar más de 100 años”.

Se está promoviendo el tema de consumir más frutas y verduras y hasta cambiar los hábitos alimenticios, “es difícil decirle a la gente que consuma menos carne. Tampoco se debe quemar la basura, porque se generan gases”.

DESCARBONIZANDO LA ECONOMÍA

En Centroamérica, Costa Rica ha tomado la delantera con un préstamo fuerte del Banco de Desarrollo Interamericano (BID), para instalar el primer tren eléctrico, con eso de forma masiva se va a transportar a diario unas 50 mil personas de bajos recursos para disminuir la quema de combustible.

“Con esto muchas personas ya no van a necesitar comprar vehículos, porque esos transportes de movilidad rápida dará la facilidad y la seguridad necesaria para ir de un lugar a otro”, explicó.

En la última Cumbre del Cambio Climático en Madrid, los costarricenses tuvieron acercamientos con el gobierno hondureño, a quien le prometieron asesorar para descarbonizar la economía, es decir reducir el consumo de combustible.

Descarbonizar es no usar los combustibles fósiles para la producción de alimentos y en la movilidad urbana, para reducir las emisiones de gases que afectan el medio ambiente.

Honduras solo ha avanzado en los últimos años en la generación de energía renovable, ya que antes era a base de térmicas, ahora el 60 por ciento de la energía que se produce es proveniente de fuentes renovables.

Mientras Honduras vaya haciendo esfuerzos, puede ir aplicando a fondos que los países industrializados colocan en el Fondo Verde del Clima.

De acuerdo con lo expresado por Quintanilla, Honduras aún carece de una Ley de Cambio Climático, mientras se duerme en el Congreso Nacional el proyecto de Ley para el Manejo de los Desechos Sólidos y Líquidos.

“Lastimosamente acá hablamos más de fútbol y de política que de las cosas más importantes”, comparó.

Tomando en cuenta que los países industrializados van lentos con la colocación de fondos verdes, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, pidió en la última Cumbre del Cambio Climático en Madrid, a los países y organismos a los que Honduras les debe que durante dos años le dejen de cobrar para que esos fondos se utilicen en la disminución de los efectos del cambio climático. Aún se debe esperar una respuesta.

Quintanilla considera que Honduras no está en pañales, está desnuda en proyectos de mitigación de los efectos del cambio climático, pero para que esto se haga realidad, es necesario que todos los sectores se unan, porque Honduras se está muriendo y es necesario actuar urgentemente salvar la naturaleza. Hondudiario

 

URL Corta: http://bit.ly/30lMkUU
¡Escanéame!