Iglesia Católica pide velar y estar atentos a la última venida de Jesús

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** El Monseñor predicó que el elemento que el Evangelio San Mateo añade en esta parábola es el de estar preparados. “Velad, porque no sabéis el día ni la hora”.

Tegucigalpa, Honduras

El arzobispo de Tegucigalpa, Monseñor José Vicente Nácher Tatay, pidió durante la misa de este domingo, estar atentos a la última venida de Jesús, y ser prudentes como las diez vírgenes, parábola que simboliza el regreso del maestro a la tierra.

“En este sentido cada día, cada hora es importante. Estamos vigilantes, porque esperamos a Jesús y lo esperamos todo de Jesús. Con San Mateo elevamos nuestra mirada a la venida última de Jesús”, dijo el líder espiritual.

Explicó que la parábola de las cinco vírgenes sensatas y cinco necias se inscribe en la costumbre de la época de que el novio iba a casa de la novia a buscarla, pero antes debía negociar qué regalos iba a ofrecer a la familia de la novia.

Continuó diciendo que la imagen de las bodas, como expresión de alegría y vínculo profundo, aparece también en los dos últimos capítulos de la Biblia, que leídos con mirada contemplativa muestran que también estas bodas tienen el sello del Amor Trinitario, porque “el Espíritu y la Novia dicen: ‘Ven’ y porque luego, el oyente, identificado mediante esta sola mención con la Iglesia, es invitado a decir también él: ‘Ven’”.

Añadió que la Biblia termina con una palabra del Novio que corrobora todo lo anterior: “Sí, vengo pronto” y del oyente que responde entusiasmado: “Ven Señor Jesús”.

El Monseñor predicó que el elemento que el Evangelio San Mateo añade en esta parábola es el de estar preparados. “Velad, porque no sabéis el día ni la hora”. “Vigilancia” significa tener los ojos abiertos y los oídos atentos para discernir lo importante de lo pasajero, la verdad de la mentira, lo bueno de lo dañino.

Por lo que, instó a Velar “para que el demonio no os engañe con apariencia de bondad y no os duerma en la red del conformismo, de manera que olvidéis que aspiráis a la vida eterna. Estar despiertos significa escuchar la Palabra de Dios y ponerla por obra”.

Finalmente, enseñó que cada día, cada hora, son una oportunidad de encuentro con Jesús. “Esta vida no es monotonía ni soledad, sino gozo y encuentro, porque Jesús, el novio, nos conoce a cada uno por nuestro nombre y nos espera. La vida del cristiano es fruto de un doble ‘ven’”. PC/Hondudiario

En nuestra Portada...

Coma