Color y civismo en la celebración del 202 aniversario de independencia

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** Sin duda, las palillonas, pomponeras, cuadros de honor, bandas de guerra, pelotones, y todos los estudiantes fueron los grandes protagonistas de los desfiles.

Tegucigalpa, Honduras

Color, fervor y algarabía es lo que se vivió en la celebración del 202 aniversario de Independencia. Año con año y cada 15 de septiembre, los estudiantes rinden homenaje a la patria en todos los departamentos del país, pero es en la capital donde los actos cívicos y tradicionales desfiles se sienten con mucha más emoción.

En la capital Tegucigalpa, los desfiles iniciaron después de las 7:00 de la mañana, encabezados por la Secretaría de Educación, y las Fuerzas Armadas.

Antes, la presidenta Xiomara de Zelaya inauguró las festividades desde el Parque Central, junto al presidente del Congreso Nacional, Luis Redondo, la titular de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Rebeca Ráquel Obando, entre otros funcionarios y diputados.

El vistoso desfile de los colegios inició siempre desde los alrededores del Hospital Escuela, pasando por Plantas Tropicales, y de allí hasta la pista del estadio “Chelato” Uclés.

El instituto encargado de comenzar con los desfiles fue el Centro de Educación Básica Especial (CIRE), donde educan a estudiantes con capacidades especiales. Este instituto se presentó en el bloque La Familia y comenzó desde las inmediaciones de Plantas Tropicales para hacer su ingreso al coloso capitalino.

Para este año, el Comité Cívico Interinstitucional Permanente (COCIP) programó los desfiles agrupados por siete bloques distintos, cada uno con una temática distinta entre los cuales figuran: La Familia, La Esperanza, Identidad Nacional, Pueblos Originarios; Flora, Fauna y Áreas Protegidas; Vida y Obra de Francisco Morazán y Educación Técnica y Tecnológica.

Desde el comienzo, uno a uno los diferentes colegios recorrían la pasarela de concreto, con la misión de llegar al estadio, saludar a la Presidenta y ser ovacionados.

Uno de los más esperados como todos los años fue el emblemático Central Vicente Cáceres, en cada uno de los tramos que recorría el histórico colegio capitalino era vitoreado por los hondureños que se hicieron presentes para disfrutar de los desfiles.

Al entrar al estadio, la emoción y los gritos por uno de los favoritos creció, la música de la banda contagia contagiaba a las gradas, que era complementada por los movimientos de las palillonas vestidas con trajes color plata.

En las gradas del estadio se lucía una enorme manta con el nombre del Central Vicente Cáceres, demostrado por que es uno de los más representativos.

Así cada uno de los colegios desfiló, mientras eran vistos y apoyados por los hondureños presentes en el bulevar Suyapa, el ardiente sol y las altas temperaturas no fue impedimento para que la gente no apreciara el resultado de semanas de prácticas de cada uno de los institutos.

Sombrillas, sillas, la sombra de las carpas instaladas a la orilla de la calle y los pocos árboles fueron parte de las herramientas que usaron las personas para protegerse de sol y disfrutar de una manera más cómoda de los desfiles. Incluso el abandonado Trans 450 sirvió de “oasis” para que la gente pudiera descansar.

Sin duda, las palillonas, pomponeras, cuadros de honor, bandas de guerra, pelotones, y todos los estudiantes fueron los grandes protagonistas de los desfiles, cada instituto se esforzó y mostró sus mejores galas para celebrar los 202 años de independencia.

A las 12:00 del mediodía, la presidenta Xiomara de Zelaya se dirigió a la nación, luego de la entonación del Himno Nacional y los siete cañonazos de los 21 que se registrarán este viernes.

Minutos después, el momento más esperado, el fantástico show de los paracaidistas, que desde 10 mil pies de altura domaron los aires y el cielo para aterrizar de manera magistral en la cancha del “Chelato” Uclés, ante la emoción indescriptible de todos los presentes en el estadio. Este año, todos los paracaidistas lograron aterrizar en la cancha y algunos lo hicieron de manera perfecta al tocar suelo justo en el círculo central.

Los desfiles se extendieron hasta bien entrada la tarde, pues eran alrededor de 80 colegios los que tenían la responsabilidad de rendir honores a la Patria. OB/Hondudiario 

En nuestra Portada...