La idea era llamar a una convivencia pacífica entre países de la CELAC en crisis México-Ecuador

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** El canciller indicó que “es un tema extraño de interpretación a las normas de procedimiento” ya que la convocatoria se hizo respetando los establecido en 2011 en Caracas.

Tegucigalpa, Honduras
Canciller Eduardo Enrique Reina

El canciller de Honduras, Enrique Reina, reaccionó al cuestionamiento de cinco países miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) sobre la convocatoria de la presidenta hondureña Xiomara de Zelaya en su condición de presidenta Pro Tempore para tratar crisis diplomática entre México y Ecuador.

En ese sentido, el diplomático dijo que “la intención era llamar a una convivencia pacífica entre países hermanos”.

Además, indicó que “es un tema extraño de interpretación a las normas de procedimiento” ya que la convocatoria se hizo respetando los establecido en 2011 en Caracas donde la Presidencia Pro Tempore puede convocar reuniones extraordinarias en consulta con los Estados miembros o la Troika.

Los países que mostraron su desacuerdo son Argentina, Costa Rica, Paraguay, Perú y Uruguay, que a través de un comunicado expusieron que la normativa establecida para la toma de decisiones dentro de la CELAC debe ser por consenso.

También subrayaron que la Presidencia Pro Tempore no debe llevar a cabo acciones cuando la membresía o parte de ella expresa su oposición o disconformidad de manera reiterada.

Pese a ello, Reina manifestó que la reunión se llevará a cabo y se realizará de manera virtual para facilitar la participación de los distintos gobiernos.

El diplomático agregó que los países que decidan no participar están en su derecho, pero no pueden aducir una violación de normas de procedimiento, ya que estas se han seguido correctamente.

La situación entre México y Ecuador México se suscitó el pasado viernes cuando la policía ecuatoriana irrumpió en la embajada mexicana en Quito para detener al exvicepresidente Jorge Glass, quien se encontraba en calidad de asilado político en la sede consular.

En ese contexto, México rompió relaciones diplomáticas con Ecuador. PC/Hondudiario

En nuestra Portada...

Coma