Más de 41,500 casos de VIH se registran desde 1985 en todo el país

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** En el 2022, la tasa de mortalidad por VIH, en Honduras, fue de 1.1 por cada 100,000 habitantes, misma que fue superada por Gracias a Dios que alcanzó una tasa de 4.6, que la ubica como la más alta del país durante ese año.  

Tegucigalpa, Honduras

Al menos 41,582 casos de VIH se registran, en los 18 departamentos del país, desde 1985 a junio del 2023, de los cuales, 26,177 son VIH avanzados y 15,405 asintomáticos, se reveló en el marco de un evento auspiciado por el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH). 

En la jornada se informó que, Atlántida, en el Caribe hondureño, se constituye en el departamento con la mayor tasa acumulada de prevalencia de casos con 859.1 por cada 100,000 habitantes, seguido por Islas de la Bahía con 833, Cortés 806.3 y Gracias a Dios con 712.2. 

Además, se reveló que, San Pedro Sula, zona norte de Honduras, es la ciudad que presenta la mayor cantidad de casos de personas viviendo con VIH, seguida por Tegucigalpa, La Ceiba, el Progreso, Choloma, Tela, Choluteca, Puerto Cortes, La Lima, Comayagua y Villanueva. 

San Pedro Sula también registró, entre el 2020 y el 2021, la tasa de mortalidad más alta del país con 3.1 y 4.8 por cada 100,000 habitantes superando la tasa nacional que fue de 0.9 por cada 100,000 habitantes en el 2020 y de 1.3 en el 2021. 

Los datos fueron revelados en el marco de la Asamblea Nacional e Intercambio de experiencias, que se realiza en Tegucigalpa, con representantes de las Redes de Promoción y Defensa de los Derechos Humanos de 15 departamentos del país, y que es auspiciado por el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH) con el apoyo de Global Communities y del Fondo Mundial. 

La delegada Adjunta Primera del CONADEH, Yumila Díaz, indicó que gracias al apoyo de Global Communities y del Fondo Mundial existe un mayor acercamiento con las comunidades para desarrollar procesos encaminados a disminuir los índices de estigma, discriminación y violencia hacia las poblaciones clave y vulnerables por la epidemia del VIH. 

Por su parte, el representante de Global Communities, Mario Cooper exhortó a las defensoras y promotoras de derechos humanos, que realizan una labor voluntaria, a seguir sembrando y regando esa semilla para defender a los sectores más vulnerables. 

“Ustedes realizan una labor importante en sus comunidades y marcan la línea del conocimiento y la defensa de los derechos humanos desde el pueblo mismo y los invito a que no desmayen, lo prediquen y lo comuniquen”, dijo.  

Preocupa alta tasa de mortalidad  

Una de las preocupaciones expresadas por las autoridades de la Secretaría de Salud (SESAL), es el incremento de casos y de mortalidad que ha experimentado el departamento de Gracias a Dios, en los últimos años. 

En el 2022, para el caso, la tasa de mortalidad, en Honduras, fue de 1.1 por cada 100,000 habitantes, misma que fue superada por Gracias a Dios que alcanzó una tasa de 4.6, que la ubica como la más alta del país durante ese año.  

Solo en el 2021, fueron diagnosticados, en ese departamento, 36 nuevos casos de personas con VIH, un año después se presentaron 45 nuevos casos y, para el 2023, se espera que haya un aumento debido a las barreras culturales ya que muchas personas no permiten que se les realicen las pruebas para detectar el virus. 

Mujeres embarazadas con más atención 

El doctor Arón Bueso, del Punto Focal de la Unidad de Vigilancia de la Secretaría de Salud detalló que hay sectores prioritarios para la atención como las personas privadas de libertad y las mujeres embarazadas. 

Explicó que, en el caso de los privados de libertad siempre se aborda porque es una población confinada que muchas veces tiene relaciones sexuales sin ningún tipo protección. 

En el caso de las mujeres embarazadas porque hay una normativa que indica que, en su control prenatal, debe tener, por lo menos, una prueba de VIH. 

En el 2022, se les practicó la prueba a unas 70 mujeres embarazadas, al menos 35 ya conocían su estado serológico mientras que, para la otra mitad era un diagnóstico nuevo. En el primer semestre del 2023 hay una tendencia elevada de mujeres embarazadas infectadas con VIH. 

Otra de las preocupaciones de las autoridades de salud es el alto número de niños menores de 4 años infectados con VIH porque hay una transmisión vertical debido a que la madre conocía su diagnóstico, le puso poco interés y abandono el tratamiento respectivo. 

La jornada tiene como objetivo reflexionar sobre los retos del quehacer como integrantes de las Redes para incidir en la disminución de los índices de estigma y discriminación, además, sobre el impacto y las lecciones aprendidas para impulsar acciones que contribuyan a la respuesta del VIH. Hondudiario  

 

 

 

En nuestra Portada...

Coma