Más de 42 mil hondureños deportados de EEUU y México en 9 meses 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** Miles de personas, incluyendo menores de edad, procedentes de Honduras intentan emigrar anualmente.  

Tegucigalpa, Honduras

Más de 44.000 hondureños fueron deportados, principalmente desde Estados Unidos y México, en los primeros nueve meses de 2023, un 42,2 por ciento menos que en el mismo periodo de 2022, según datos del Instituto Nacional de Migración (INM) de Honduras consultados este miércoles por EFE. 

Según las estadísticas oficiales, entre enero y septiembre el número de hondureños retornados al país desde Estados Unidos, México, países de Centroamérica y de Europa fue de 44.110 personas, frente a los 76.381 computados en el mismo lapso del año pasado. 

El país centroamericano recibió 28.563 migrantes deportados desde Estados Unidos, lo que supone un 18,3 por ciento menos frente a los 34.960 retornados durante el mismo periodo de 2022, señaló el INM. 

Por su parte, México ha enviado a Honduras alrededor de 14.163 ciudadanos detenidos, un 63,4 por ciento menos que los 38.715 hondureños deportados en los primeros nueve meses del año pasado. 

Las autoridades migratorias de Centroamérica deportaron 1.039 personas frente a los 2.540 de 2022, lo que representa un 59,1 por cietno menos, detalla el INM. 

Otros 345 hondureños fueron retornados a su país este año desde una veintena de países de Europa y Suramérica, mientras que en el mismo período de 2022 regresaron 166 de esas mismas naciones, agregó. 

La deportación de niños y adolescentes se redujo un 48,7 por ciento, dado que los primeros nueve meses de 2022 fueron 20.090 y en el mismo período de 2023 llegaron a 10.295, precisó la institución hondureña. 

Alrededor de 34.028 de los hondureños deportados ingresaron al país vía aérea, 10.050 por tierra y 32 por mar, precisó el INM. 

Miles de personas, incluyendo menores de edad, procedentes de Honduras intentan emigrar anualmente huyendo de situaciones como la violencia y la pobreza, dos de los principales flagelos que afectan al país. 

Los menores que cada año intentan llegar a Estados Unidos, según organismos de derechos humanos, lo hacen con la idea de reencontrarse con familiares o por la violencia que sufre el país. 

Los que viven en el exterior, principalmente en EEUU, envían remesas familiares, las que a agosto de 2023 superan los 6.114 millones de dólares, según cifras del Banco Central de Honduras. EFE 

 

 

En nuestra Portada...

Coma