Paz es lo que necesita el mundo ante lo que parece una tercera guerra mundial: cardenal Rodríguez

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** “Nosotros estamos muchas veces condicionados por las dudas, miedos, inseguridades. Es lo que muchas personas viven hoy, dudan de todo, no se fían de nada ni de nadie”, dijo durante la misa.

Tegucigalpa, Honduras
Cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga

El Cardenal Oscar Andrés Rodríguez llamó a través de la homilía dominical celebrada en la Basílica de Suyapa en la capital, a tener paz y confianza en Jesús sobre todo ahora que se han desatado guerras en el Oriente Medio.

El religioso hizo énfasis en la desorientación y el sin sentido en la vida. Recurrió al evangelio de San Lucas que describe con detalle los sentimientos de los discípulos ante la presencia del maestro resucitado.

Explicó que la escritura los presenta llenos de miedo por la sorpresa, afirma que creían ver un fantasma, así estaban los discípulos al hacer la experiencia interior de la presencia del resucitado.

“El miedo, la falta de confianza y con el miedo la soledad, la tristeza y la duda, el Señor Jesucristo les dice ‘¿Por qué se alarman? ¿Por qué surgen dudas en su interior? ‘, desconcierto es todo lo que se apodera de ellos”, enseñó el líder espiritual.

Rodríguez dijo que se refleja el estado de ánimo de aquellos discípulos cunado Jesús se presentó y les dijo paz con ustedes. “Como les hacía falta esa paz y como nos hace falta a nosotros esa paz, ahora que parece que hay en el mundo es una tercera guerra mundial por sectores”.

“Nosotros estamos muchas veces condicionados por las dudas, miedos, inseguridades. Es lo que muchas personas viven hoy, dudan de todo, no se fían de nada ni de nadie, todo tiene que pasar por el colador de las sospechas”, manifestó.

Mientras, esperanzó que el regalo de la Pascua es pasar de la duda a la confianza. El evangelio insiste con fuerza en la realidad del resucitado que se presenta en medio de los discípulos, ‘miren mis manos y pies soy Yo en persona’.

“El miedo les hacía creer que el Jesús resucitado era un fantasma, el miedo desploma, deforma siempre a la realidad”, apuntó. PC/Hondudiario

En nuestra Portada...

Coma