“Que la justicia de Dios que caiga sobre él”: Familiares de hondureños asesinados en Texas

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** El sospechoso se enfrenta a cinco cargos de asesinato.

Tegucigalpa, Honduras

Erika Rivera, familiar de dos de las víctimas en la masacre de Texas, Estados Unidos, declaró que, “ni muerto (Francisco Oropesa) nos va a devolver a nuestra familia, que sea la justicia de Dios que caiga sobre él”, tras conocer el arresto del mexicano que asesinó a sus seres queridos.

Oropesa es principal sospechoso de asesinar a los cinco hondureños en el tiroteo que ocurrió el pasado fin de semana en la localidad de Cleveland. Después de varios días de búsqueda finalmente fue capturado la tarde del martes 2 de mayo.

“Ni muerto (Francisco Oropeza) nos va a devolver a nuestra familia, que sea la justicia de Dios que caiga sobre él”, reiteró la familiar.

También dijo que el próximo viernes velarán a Diana Velásquez y será sepultada el día siguiente (sábado), no obstante, los cuatro cuerpos restantes serán repatriados a Honduras el fin de semana.

Diana Velásquez tenía residencia permanente en los Estados Unidos, mientras que el resto se encontraba de forma irregular en el país.

“Pido a Dios les de fuerza (familia en Honduras) y que llene todo vacío, también que nos pongamos a cuentas con él porque no sabemos la hora en que vamos a morir, por tanto, tenemos que estar preparados para irnos con Dios”, continuó diciendo la familiar.

Asimismo, se mostró conforme con los consulares hondureños, pues han estado pendientes y han apoyado en todo momento, así como otras personas.

Los hechos

El Sheriff del condado de San Jacinto, Texas, Greg Capers, confirmó este martes 2 de mayo que el principal sospechoso del delito, Francisco Oropesa, está bajo custodia policial luego de ser descubierto en un armario tras ser “avisados” por un ciudadano al FBI.

Del mismo modo, aseguró que la persona que avisó de la ubicación de Oropesa, tendrá derecho a recibir una recompensa de 80 mil dólares.

Cabe recordar, que Oropesa se enfrenta a cinco cargos de asesinato y está retenido bajo una fianza de cinco millones de dólares.

“Está entre rejas (Oropesa) y vivirá su vida entre rejas por matar a esas cinco personas”, afirmó Capers, enviando un mensaje tranquilizador a los familiares de las víctimas.

Francisco Oropesa es ciudadano de nacionalidad mexicana de 38 años de edad, quien había sido deportados mínimo cuatro veces desde el 2009, según las autoridades del país norteamericano.

El viernes por la noche el sospechoso se encontraba disparando con su fúsil semiautomático en el jardín de su casa en la localidad de Cleveland, Texas cuando un vecino se acercó a pedirle que dejara de hacer ruido para poder conciliar el sueño.

Seguidamente, el mexicano entró a la casa de sus vecinos y comenzó a dispararles a la cabeza y el cuello, como si se tratara de una ejecución, de acuerdo al informe policial.

En la casa se encontraban diez personas de las cuales fallecieron cinco Daniel Enrique Lazo (9 años), Sonia Argentina Guzmán (25 años), Diana Velásquez Alvarado (21 años), Obdulia Molina Rivera (31 años) y José Jonathan Cáceres (18 años).

Wilson García, quien fue a pedirle a su vecino que dejara de hacer ruido para conciliar el sueño de sus pequeños, es un sobreviviente del tiroteo, pues comenta que le dijo a su esposa que entrara a su casa porque Oropesa había cargado el arma, sin embargo, su esposa, Sonia Argentina Guzmán salió a la puerta y fue la primera en morir.

“Intento ser fuerte por mis hijos, mi hija lo entiende un poco, aunque es muy difícil cuando empieza a preguntar por mamá y su hermano (mayor)”, declaró García, que lloraba desconsoladamente mientras le ayudaban a mantenerse de pie. LA/Hondudiario

En nuestra Portada...

Coma