Tren hacia Cuero y Salado sin circular hace 18 meses, por indiferencia de autoridades

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en telegram
Telegram
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email

*** La Gobernación de Atlántida y el Ferrocarril Nacional no tienen una fecha para la rehabilitación de este transporte, que une a las comunidades de El Bambú, La Unión y Salado Barra, en El Porvenir. 

Por: Josué Quintana Gómez

La Ceiba, Honduras

Desde hace 18 meses no circula el pequeño tren hacia el Refugio de Vida Silvestre Cuero y Salado, uno de los santuarios de mayor interés para la ciencia y el ecoturismo en el departamento de Atlántida, bajo la excusa que no hay “recursos para rehabilitar el servicio” y la apatía de las autoridades gubernamentales.

Moradores afectados lamentan que desde febrero de 2020 no operan los pequeños ferrocoches motorizados, que servían como único medio de transporte terrestre hacia ese sector, en el municipio de El Porvenir.

Según Gobernación, algunos moradores son culpables porque han desmantelado la línea férrea; mientras empleados del Ferrocarril Nacional en la zona admiten que “debido a la pandemia por COVID-19 no han recibido fondos para reparar los coches”, que están guardados hace año y medio en una vieja bodega de la estación en La Unión.

“Uno de los problemas con ese ferrocarril hacia Salado Barra es que algunas personas comenzaron a robarse el hierro y eso ha generado inconvenientes, se tuvo que poner un sistema de vigilancia. La gente no entiende la magnitud del daño que provocan al patrimonio público y al turismo”, dijo a Hondudiario la gobernadora de Atlántida, Noelmy Arzú.

“Esa es una zona con mucho potencial turístico, tiene gran diversidad de aves y fauna. La vicealcaldesa de El Porvenir (Diana Alemán) ha mostrado bastante interés en el tema”, añadió la funcionaria.

Al ser consultada sobre las soluciones a corto plazo, Arzú contó que como enlace del Gobierno central, se comprometió con la alcaldía de El Porvenir para “darle seguimiento a las vías de acceso y mantener ese ferrocarril, aunque en realidad casi ya no hay porque se lo han robado”.

“Lo que se necesita es reactivarlo. Es difícil para mí dar fechas porque son procesos que hay que darles seguimiento, pero es imposible saber cuándo. Hay proyectos que tenemos que acelerar en este período que queda porque finaliza este gobierno y debemos cumplir”, concluyó.

Hondudiario acompañó, este año, giras para el monitoreo de aves en el Refugio de Vida Silvestre Cuero y Salado. Se constató que el hierro de las líneas ferroviarias está en mal estado pero completo, por lo que recientemente no fue hurtado como insistió Arzú.

Además, se observó que la madera y puentes están en mal estado. La única forma de llegar es sobre una “burra” empujada por motociclistas, que tienen que hacer varias maniobras peligrosas.

“El medio para llegar acá es el ferrocarril pero este paró desde febrero del año pasado. Lo ideal es que se pueda reactivar con las medidas de bioseguridad. Para que pueda volver a operar tienen que darle mantenimiento pero desde el Ferrocarril Nacional se dice que no hay fondos”, opinó al respecto el guía turístico local, Jarol Peralta.

“Este transporte para nuestra comunidades es primordial; aquí es un área protegida que ya tiene su categoría de manejo y debemos de prevenir más impactos”, concluyó.

Desde la Fundación Cuero y Salado (FUSCA) se reconoció que inoperancia del tren hacia el Refugio ha encarecido los presupuestos de acceso para la investigación y actividades de conservación.

Además, recordaron, que aunque son comanejadores del área protegida son un usuario más y han gestionado ante el Ferrocarril Nacional la reactivación del servicio.

“Esperamos que el Estado de Honduras designe cuanto antes los recursos necesarios para llevar a cabo la reactivación. Por nuestra parte, insistiremos hasta que se hagan las gestiones correspondientes”, cita un comunicado divulgado en abril de este año.

Ana Paz, directora de FUCSA, dijo a Hondudiario que no solamente ellos como comunidad científica están afectados, también las comunidades y sus actividades económicas.

“FUCSA puso a disposición de la comunidad el transporte con que se cuenta, una burra. Hay pobladores que cobran 500 lempiras cada viaje. Estamos siendo sumamente afectados”, opinó.

“Nos informan del Ferrocarril Nacional que siguen con las gestiones, pero lógicamente debemos seguir indagando con ellos porque son los responsables del servicio”, concluyó.

El “trencito” es la única forma de llegar desde La Unión a Salado Barra (municipio de El Porvenir) y debido a su descarrilamiento los residentes deben empujar, con gran esfuerzo, las “burras” que son plataformas de madera con ruedas, otros las arrastran con motocicletas.

La principal actividad económica del sector es la pesca, ganadería, turismo y cultivo de cocos, pero hay dificultad para comerciar. Lugareños dijeron a Hondudiario que durante todos estos meses de “abandono” ocurrieron accidentes en las burras, entre los más recientes fue el de un comerciante de carne se salió con todo y burra de los rieles, sufrieron lesiones y perdieron parte del producto.

Estudios no se detienen en el santuario:

Pese al año y medio sin tren de acceso a la reserva, FUCSA, Fauna y  Flora International (FFI), la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y la Asociación Hondureña de Ornitología (ASHO -AvesHonduras) han impulsado varias actividades de conservación e investigación.

A inicios de este mes, por ejemplo se retomaron el monitoreo de calidad del agua, “tomando datos de 25 sitios con el objetivo generar un registro sistemático del estado fisicoquímico de los sistemas fluviales del refugio”.

FUCSA alertó que el acceso a algunos puntos “es complejo por el crecimiento del asolvamiento del rio San Juan, cercano a la Laguna de Thompson”, zona que la profundidad era en promedio de 2-3 m hace unos meses.

Entre otros estudios, el Centro Universitario del Regional Atlántico (UNAH–CURLA) midió el impacto de los plásticos en playas, el estado de los manglares, monitoreo de Carbono Azul, pastos marinos y la población de manatíes.

Las Barras de Cuero y Salado son el Sitio 619 a nivel mundial que fue protegido bajo el Convenio de Ramsar, dicho tratado fue el primero para la protección y aprovechamiento controlado de los humedales.

    

Fotos: Andrés Matute 

 

 

URL Corta: https://bit.ly/3hMkcom
¡Escanéame!
Coma
Coma