Un promedio de 79 migrantes retornados llegan diariamente a San Pedro Sula

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en telegram
Telegram
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email

*** Actualmente permanecen detenidos en suelo mexicano alrededor de 3 mil 636 hondureños esperando un retorno seguro a Honduras, informó el Instituto Nacional de Migración de México.

Tegucigalpa, Honduras

Las autoridades del Centro de Atención al Migrante Retornado de San Pedro Sula (CAMR-SPS) informaron que en promedio de 79 migrantes retornados llegan a diario desde Estados Unidos y México, los cuales salieron de manera irregular del territorio nacional y fueron arrestados por las autoridades norteamericanas.

La directora del CAMR-SPS, Ligia Ruiz, apuntó que en estas últimas cuatro semanas se han retomado las actividades en este centro, atendiendo a personas que vienen tanto de Estados Unidos como México, y precisó que el promedio al día es de 79 migrantes.

«A los migrantes se les trata de dar una calurosa bienvenida; lo primero que se les da es un plato de comida, atención médica, sicosocial, servicio de llamada telefónica y transporte hasta sus casas», manifestó Ruiz.

La directora del centro lamentó la escalada de casos que se ha dado en estos últimos meses, por lo que invitó a los hondureños a que hagan el esfuerzo para que todos y todas aprovechen al máximo la tierra, el buen clima y producir, y también, consumir lo que se hace en el país.

Según estadísticas migratorias de la Dirección General de Protección al Hondureño Migrante, en lo que va del año, más de 16.291 personas han sido retornadas al país.

Datos del Observatorio Consular y Migratorio de Honduras (CONMIGHO) indican que la mayoría de esos hondureños retornados provienen de México (14,024), Estados Unidos (2,006) y de Centroamérica (261).

Mientras esperaba hacer su llamada para indicarles a sus familiares que ya estaba en el país, Lesly Gutiérrez, originaria de Las Flores (Lempira), explicó que su viaje a Estados Unidos fue muy cansado porque se sufre mucho y no es fácil cruzar, ya que cuando son detenidos no son liberados cuando quieren, sino hasta que las autoridades dicen.

«Lo que más vi es cómo los niños sufren porque ellos piden comida y agua, caso diferente con uno, porque se la aguanta y ellos cómo; la verdad, sufren mucho», apuntó Gutiérrez.

«Uno deja el alma cuando se va del país, y si están pensando en irse, deben pensarla porque los carteles y los Zetas hacen esta travesía más difícil», concluyó la compatriota. OB/Hondudiario 

 

URL Corta: https://bit.ly/2QYGPLx
¡Escanéame!
Coma
Coma